Menú Cerrar

Masculinidad tóxica: ¿por qué los hombres ven historias violentas?

john wick masculinidad toxica

Masculinidad tóxica: ¿por qué los hombres disfrutan historias violentas?

Desde hace un tiempo para acá he visto un concepto que se repite constantemente y que me parece extremadamente dañino para los hombres y mujeres por igual: masculinidad tóxica.

El problema de este concepto es que nace de una incomprensión extrema de lo que la figura mitológica del hombre en realidad es. Se le acusa de ser una idea que eleva la violencia, la destrucción y la tiranía como valores y que rechaza la feminidad, huyendo de los sentimientos y menospreciando a los débiles que sí los muestran.

Esto no es lo que promueven las grandes historias “para hombres” y lo cierto es que tampoco es una visión profunda de lo que la violencia aporta a una historia y a un personaje.

Si te interesa aprender más al respecto, ¡no pares de leer!

Diferencias en las preferencias de géneros entre hombres y mujeres

Por mucho que los medios insistan al respecto, los hombres y las mujeres no son iguales, y la prueba más grande está en “por qué” unos prefieren esto:

Crítica | Una cuestión de tiempo
About Time

Y otros prefieren esto:

Crunchyroll - Foros - Name some anime characters you rather not see cry or  get angry?
One Piece

Ambas cosas, cuando están bien construidas, contienen elementos increíbles y profundos que son extremadamente valiosos para cualquiera, independientemente del sexo al que pertenezca.

Sin embargo, hoy no se habla de la feminidad tóxica, sino de la masculinidad tóxica, y por eso me voy a enfocar en las preferencias de los hombres y explicar por qué a ese cavernícola que se sienta a tu lado le gusta ver dibujitos con un sujeto al que se le pone el pelo amarillo y tira lucecitas por las manos, o le fascina ver una historia de gángsters y policías en las que matan a otros tipos como perros.

Nota: antes de continuar, lamentablemente, tengo que hacer un disclaimer para que algunos no se ofendan. Este artículo no está hecho para atacar a las mujeres ni sus gustos en lo absoluto. De hecho, quien tenga tiempo leyendo el blog sabe que soy un gran defensor de las comedias románticas y considero que es un error que los hombres las eviten solo porque “son para niñas”. El propósito de este video es invitarte a redescubrir los elementos narrativos y simbólicos que componen la figura mitológica de la masculinidad y cómo esa versión tradicional del hombre no es algo tóxico que se debería suprimir, sino que es algo que nos conviene a todos preservar. Al mismo tiempo, no estoy diciendo que las mujeres no se puedan sentir inspiradas por las mismas historias que los hombres, ni que no existan hombres que se salgan del molde tradicional. Aquí voy a hablar en un sentido extremadamente generalizado que te va a ayudar a entender a la MAYORÍA de los hombres, no a las excepciones.

Nota 2: …

Nota 3: va a haber gente que sacará de contexto todo lo que diga de todas formas, ¿verdad? Bueno, ni modo, esperemos que la caja de comentarios no sea un desastre… ¡Aquí vamos!

¿Cuáles son los géneros preferidos por cada sexo?

En este estudio publicado en Frontiers in Psychology liderado por Peter Wühr, Benjamin Lange and Sascha Schwarz, podemos ver las diferencias de preferencias entre géneros de los distintos sexos.

Captura de pantalla 2022 07 13 171945
Gráfica del estudio mostrando las distintas preferencias entre sexos

Rápidamente, nos damos cuenta que los hombres prefieren con mayor prevalencia que las mujeres películas de Acción, Aventura, Eróticas, Fantasía, Horror, Misterio, Ciencia Ficción, Guerra y Western.

Las mujeres, por otro lado, prefieren con mayor prevalencia historias de Drama y Romance.

Los géneros de Animación, Comedia, Crimen, Historia, Heimat y Thriller, son bastante comparables entre ellos hasta el punto que el estudio los coloca como neutrales.

Probablemente, mucho de lo que vemos en este estudio no es una sorpresa para la mayoría. Tan es así, que muchas de las predicciones estereotípicas de los investigadores dieron en el clavo.

Ahora, ¿por qué existe esta diferencia?

El género dramático y el romántico son absolutamente espectaculares y profundos. Con historias maravillosas y clásicos legendarios.

Solamente tienes que leer una novela de Jane Austen para entender lo fascinante que pueden ser estos géneros.

Pero, si son tan buenos, entonces, ¿por qué los hombres no van tras ellos con el mismo ímpetu que persiguen la fantasía y…

Captura de pantalla 2022 07 13 171959

Ummm…

Captura de pantalla 2022 07 13 172014 1

… la aventura?

Al final del día, las historias nos inspiran cosas, nos hacen sentir emociones particulares y nos transmiten mensajes diferentes. Si somos fanáticos de un género, es porque ese género tiende a ofrecernos elementos con los que conectamos de una forma más profunda y personal.

Entonces, la diferencia debe estar en los elementos que las historias de Acción, Aventura, Fantasía, Horror, Misterio, Ciencia Ficción, Guerra y Western tienden a enfocarse (sí, dejé el género erótico fuera porque creo que sabemos que lo que atrae ahí no es precisamente el mensaje ni la trama).

Algunos de esos elementos son:

  • Guerreros valientes.
  • Una hermosa princesa o damisela a la que salvar.
  • Un mundo repleto de grandes problemas.
  • Un territorio inexplorado que alberga peligros y gloria.
  • Villanos poderosos e intimidantes.
  • Héroes que ganan contra todo pronóstico a través de mucho esfuerzo.
  • Batallas épicas donde los personajes constantemente superan sus límites.
  • Fuertes protectores.

La mayoría de las grandes historias de estos géneros contienen varios de estos elementos (incluso si no los presentan a todos) y los hombres se sienten atraídos a ellos porque esconden algo extremadamente valioso que les habla hasta lo más profundo de su alma.

Sin embargo, a muchas mujeres estos elementos las traen sin cuidado. De hecho, la mayoría, incluso si aman historias de estos géneros, no suelen hacerlo (principalmente) gracias a todo lo que mencioné antes, sino a otras cosas más particulares.

Déjame darte un ejemplo.

Mi esposa y yo somos fanáticos de la película de El Último Samurai, una historia de guerra y drama con toques épicos.

Yo adoro esta película por lo que representan los samuráis: la valentía con la que se enfrentan a la muerte, la estoicidad con la que soportan el peso del mundo sobre sus hombros, cómo son capaces de cambiar el mundo a través del coraje y el sacrificio, y la admiración que obtienen de sus enemigos que empiezan a verlos como un ideal fantástico.

Mi esposa, por su parte, adora esta película por la visión tan hermosa que tiene de la vida, de cómo ensalza las pequeñas cosas y muestra que la excelencia es una virtud que se vive todos los días, de cómo todos tienen un propósito que está tanto impreso en su corazón como en el mundo que los rodea, de cómo en un mundo tan violento puedes crear un paraíso hermoso si eres capaz de resistirte al cinismo y los vicios.

Ahora, la interpretación de mi esposa es genial y me fue de mucha ayuda cuando analizamos la película juntos, pero también demuestra cómo cada uno se enfocó en cosas distintas y se sintió más conectado con elementos diferentes.

Si la película no hubiera tenido eso que mencioné antes, lo más probable es que a ELLA no le hubiera gustado tanto, como terminó siendo con Salvando al Soldado Ryan, por ejemplo, que se parece en muchos sentidos a El Último Samurái y, por ende, a mí sí me encantó.

Para entender esto más a fondo, tenemos que comprender entonces uno de los arquetipos más importantes que conforman la figura mitológica del hombre: el guerrero.

¿Qué es un guerrero?

Las historias para hombres suelen presentar personajes que se enfrentan contra hordas de enemigos y situaciones imposibles con poco más que sus cuerpos y su astucia.

Los héroes son guerreros increíbles o sujetos que están por convertirse en uno, y que para lograr el éxito deben pasar por mucho dolor y encontrar formas de superar sus límites. El sexo del protagonista en estas historias es irrelevante, lo importante es que comparta estos elementos simbólicos. Si lo hace, inspirará a la audiencia y, especialmente, a los hombres que de por sí se sienten llamados por lo que el género ofrece.

Pero, ¿qué significa en realidad ser un guerrero? ¿Es simplemente un sujeto llamado a la violencia y que siente placer en la destrucción y el poder?

Pues, puede ser, pero ese no es el ideal de guerrero que compone la figura mitológica del hombre. De hecho, esa versión del guerrero suele representar a los villanos, no a los héroes.

El guerrero es una figura que se sobrepone a los vicios de su propia alma, alguien que, más que pelear contra monstruos e invasores, pelea contra sí mismo para superarse. Esto es importante porque nos ayuda a entender que el guerrero no ejerce la violencia de una forma impulsiva y destructiva, sino consciente y con propósito. Usa la fortaleza moral tanto o más que la fuerza física. Es alguien que quiere alcanzar la cúspide de todo lo que alguien puede llegar a ser.

Algunos sectores te dirán que el guerrero persigue esa superación justamente para ser el que somete a los demás en lugar del sometido, y que todos los hombres son básicamente tiranos o tiranos en potencia, pero esa visión es extremadamente cínica y falsa.

Lo cierto es que el guerrero ideal no busca eso solo para beneficiarse a sí mismo, sino que lo hace principalmente por los que lo rodean y para sentir que tiene un valor en este mundo.

El valor del hombre

Hoy en día se cree que a los hombres les “intimidan las mujeres exitosas”, pero ese no es el problema. El problema es que (muchas veces, no siempre) un hombre ve a una mujer exitosa y piensa “no me necesita”, y por lo tanto tiene que ir a otro lado donde encuentre su propósito.

A diferencia de las mujeres, es difícil para un hombre sentir que tiene un valor intrínseco para la sociedad desde que nace. Las mujeres dan vida y, por mucho que eso se menosprecie hoy en día, solo por ese hecho son una pieza absolutamente crucial de la vida humana y algo que hay que cuidar a muerte.

Lo que ustedes hacen, chicas, es excepcional y nosotros no podemos hacer más que apoyar mientras ocurre. Si además de este milagro que albergan desde que vienen al mundo, son hermosas, buenas, inteligentes, comprensivas, sabias y quién sabe qué más, pues, se vuelve imposible no colocarlas en un pedestal y, si están tan arriba, ¿cómo rayos se supone que vamos a llegar a ustedes?

Pues, precisamente, siendo un guerrero, alguien que no solo es una persona entera y bien construida, sino que puede cuidar y proteger como debe ser. Y con proteger no me refiero a golpear a otros hombres, me refiero a construir una casa, a traer el sustento, a ser el pilar del que te sostienes cuando todo se viene abajo.

Y cuando entran los hijos en la ecuación y se habla de ser “padre”, pues el rol del guerrero se vuelve todavía más complejo y profundo, porque entonces no solo está amando y protegiendo al presente, sino también al futuro.

De repente, ese valor intrínseco que no sentías tangible, se vuelve real; se vuelve algo que puedes tocar y ver con tus ojos, y tu pecho se llena de propósito y de alegría.

El héroe como arquetipo mitológico del hombre vs la masculinidad tóxica

Ahora, no estoy diciendo que el guerrero es el único arquetipo que compone la figura mitológica del hombre. De hecho, podríamos decir que es en realidad un subarquetipo.

Menciono al guerrero justamente porque muchas personas confunden la prevalencia de violencia en las historias para hombres como algo tóxico y enfermo, una opinión que nace de la superficial perspectiva de que toda la violencia es mala y que todo debe resolverse con palabras, cuando la realidad es mucho más compleja que eso.

¿Te vas a defender de un león con un discurso? Bueno, podrías hacerlo, pero no lo recomendaría.

En esa situación, necesitas la violencia y el hecho de que la uses no es algo malo, ¿por qué? Porque el propósito para el que utilizas la violencia importa, el contexto importa, y justamente el rol del guerrero es adquirir la sabiduría suficiente para utilizar su fuerza para favorecer al mundo, no destruirlo.

Ahora, si este es un subarquetipo, ¿cuál es el arquetipo principal? Pues, muy sencillo, el del héroe.

¿Y qué es un héroe en el contexto simbólico? Un cúmulo de valores y virtudes imprescindibles que varían un poco de cultura a cultura.

No es violencia, destrucción, opresión, maldad y masculinidad tóxica.

Es servicio, superación, valentía, sacrificio, templanza, instinto protector; y todas esas cosas que están relacionadas con el concepto tradicional de masculinidad.

Por supuesto, hay historias muy malas y dañinas que corrompen este concepto, y por eso es importante entenderlo con profundidad; pero el chiste es comprenderlo para fomentarlo como se debe, no condenarlo o procurar que los hombres se hagan mujeres, porque para “ser mujer” ya las tenemos a ustedes.

Los hombres tienen que “ser hombres” y la versión más profunda que tenemos de lo que significa yace en el corazón de esta figura mitológica y esas historias extrañas que ve tu novio en Crunchyroll o en la sección de Acción de Amazon Prime (no en todas, por supuesto).

Tu cavernícola tiene un corazón como el tuyo, solo conecta con él de forma distinta

Las historias que elevan la figura tradicional del hombre no se han conservado por miles de años por casualidad.

Hay algo profundo y valioso ahí, y no deberíamos sepultarlo sin más.

Todas esas frases que hoy horrorizan a la gente como “tienes que ser fuerte” o “los hombres no lloran”, no surgieron de la nada ni tampoco son tóxicas cuando son bien entendidas.

“Ser fuerte” no significa que no puedes ser vulnerable o débil, significa que no puedes quedarte vulnerable y débil para siempre, sino que tienes que aguantar y salir hacia adelante porque los demás te necesitan.

“Los hombres no lloran” no significa que no puedes llorar, significa que para los hombres llorar no sirve de mucho.

A mí me he impresionado toda la vida ver cómo mis hermanas o mi esposa tienen una sesión tremenda de llanto y luego se sienten tan aliviadas que superan cualquier problema.

Yo, cuando termino de llorar, me siento más miserable porque el problema que me agobió sigue existiendo. No es hasta que lo soluciono que la ansiedad se va y soy capaz de sentirme mejor.

A los hombres se le dice “no llores” para que aprendan a resolver; a no quedarse con el hueco en el pecho, sino salir a llenarlo. Después de un tiempo, “no llorar” se vuelve lo más fácil del mundo porque ya te acostumbraste a que la mayoría de los problemas tienen solución y que no hay por qué agobiarse.

¿Alguna vez te has sorprendido tú al ver cómo tu padre, tu hermano o tu esposo se mantienen firmes y fuertes en una situación terrible y trágica? Es probablemente porque, a través de aguantarse las lágrimas, descubrieron de lo que están hechos, y por eso saben que ese desastre tampoco los supera.

Un hombre con esta madurez sabe que puede llorar cuando tiene que hacerlo y no se siente menos hombre por eso, pero el tema es que la forma más fácil de llegar a ese punto es justamente pretender que nada te puede hacer llorar. De otra forma, no conocerás tus límites.

Puede ser difícil de entender, pero eso no le quita su valor, y es justamente lo valioso lo que debemos conservar.

La mayoría de los hombres quieren ser guerreros en lo más profundo de su corazón y por eso las historias que más disfrutan tienen esta clase de personajes.

¡Y con eso ya termina este extenso artículo! Lo cierto es que no tengo la menor idea de la reacción que pueda causar y me interesa escuchar tu opinión al respecto.

¡Hazlo en la sección de comentarios aquí abajo!

Publicado en Escribir

5 comentarios

  1. Nix Verseau

    Muchas gracias por traer más luz al tema. Como chica siempre he querido entender este lado de los hombres y también es importante porque varios de mis personajes principales son masculinos.

    De hecho hace poco vi un par de vídeos analizando Arcane y por qué la forma en la que fueron escritos los hombres y mujeres fue tan efectiva. Son diferentes, y demuestran valores diferentes, pero no de un modo en el que se les condene por sus atributos más tradicionales, sino que se les profundiza y se les da poder con estos, con defectos y todo (sin mencionar que ya de por sí el cast es lo suficientemente variado para no quedarse con una única idea, o que su género sea lo que los limite). Hay que ser muy ingenioso y empático sobre todo.

    Y bueno, creo que también entiendo mejor a mi hermano con este artículo ^^ así que a mi me ha encantado.

  2. Francisco Méndez Hernández

    De hecho hace un tiempo vi un video de respuesta a esa noción n de “masculinidad tóxica”. Los tres rasgos masculinos que se critican son violencia, competitividad y riesgo. Aquella violencia que trae conflictos también destruye tiranos y trae protección, aquella competitividad ambiciosa puede contruir méritos, carreras y negocios existosos, así como que los riesgos tontos de los hombres los hace tomar riesgos heroicos. La verdadera respuesta esa “masculinidad tóxica” no es menos masculinidad sino una mejor masculinidad. Lo anterior significa sacarle un provecho colectivo a estos atributos masculinos para la sociedad, en aquellos heroes que defienden a los débiles, aquel padre que trabaja para traer dinero a su casa y aquel hombre que arriesga su vida para salvar a otro. Quitar esos tres atributos solo dejaría a los hombres malos ya existentes sino que le acompañarían hombres débiles, sin ninguna noción de responsabilidad y cobardes que solo permitirían que esos hombres malos hagan de las suyas contra otros. Por lo que necesitamos el equilibrio entre nuestro espíritu racional y animal porque si damos supremacía a alguno de estos atributos innatos solo nos quedan hombres débiles y malvados. Los hombres no dejarán de ser malos siendo menos masculinos sino cuando dejen de ser malos. La virtud y el defecto no es algo exclusivo de los sexos sino más bien atributos que pueden tener más influencia dentro de uno que del otro más no significa que puedan tener esos atributos.

  3. Red Ghost

    Por el título por un momento creí que hablarías sobre como Hollywood ha idealizado a este tipo de personajes desde las películas de los 80’s donde el protagonista prácticamente era a prueba de balas e invencible. Me sorprendió ver que abarcaras más en general sobre este tema, fue muy interesante tener una nueva perspectica respecto a las frases “se fuerte” y “los hombres no lloran”, me gusta el significado que aportaste a estas expresiones, ahora lo veo de una manera distinta.

    Otro buen artículo! 😉

  4. Anónimo

    Es interesante ver cómo has abstraído este concepto, y lo has devanado y apartado del resto de impurezas que lo vienen tapando desde hace rato con las culturas y enseñanzas que estamos teniendo actualmente. Buen artículo.

  5. Scare

    Es que no pudiste decirlo mejor, la perspectiva actual que generaliza al hombre con esa masculinidad tóxica confunde o no comprende del todo el sistema del mismo. Lo normal es encontrar hombres que disfruten de ese tipo de géneros, pero dicho está, tampoco tendrían que ser los únicos. Todos podemos encontrar la motivación en gustos distintos.

    Muy buen artículo. 😉

Responder a Francisco Méndez Hernández Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.