Narrador testigo: ¿qué te quita y qué te da?

Así como hay estilos de narrador muy recurrentes en las historias, existen unos cuántos que no se ven con tanta frecuencia, y ese es el caso del narrador testigo.

Pero que eso no te haga pensar que este tipo de narrador es deficiente o muy difícil de utilizar. En realidad, eso es solo una muestra de que el narrador testigo es la mejor opción para historias con una meta muy particular y justo de eso hablaremos en este artículo.

Si quieres aprender más, ¡lee hasta el final!

¿Qué es un narrador testigo?

narrador testigo, Narrador testigo: ¿qué te quita y qué te da?

Como su nombre lo sugiere, el narrador testigo es aquel que cuenta una historia desde la perspectiva de alguien que presenció los eventos de la trama, pero no tomó un rol protagónico.

En sí, se trata de alguien que está narrando la historia de otro personaje quien realmente es el enfoque narrativo de la obra.

Este tipo de narrador es bastante curioso porque es similar al narrador en tercera persona limitado o equisciente, pero tiene la particularidad de estar dentro de la historia como si fuera un narrador en primera persona.

Esa combinación tan particular es lo que hace que sea un narrador que se usa esporádicamente, porque no todas las historias realmente pueden aprovechar esa cualidad única.

Algunos ejemplos muy buenos de este tipo de narrador son las historias de Sherlock Holmes y El Vampiro de John Polidori.

Ejemplo:

“Lucio miró a su alrededor con una sonrisa y supe que había descubierto algo importante. Traté de preguntarle qué era, pero antes de que pudiera abrir la boca, salió corriendo de la habitación. Confundido, lo perseguí mientras un sinnúmero de interrogantes aparecían en mi cabeza”.

Ventajas del narrador testigo

Si la pregunta que está sobre tu cabeza es “¿qué clase de historias se benefician del uso del narrador testigo?”, estoy seguro que conocer las ventajas que aporta te responderá esa duda. ¡Aquí te las comparto!

Ideal para explorar personajes misteriosos e interesantes

Explorar personajes misteriosos y extraordinarios desde el punto de vista protagónico, usualmente es muy difícil, ya que existen pocas cosas que se pueden dejar a la imaginación de la audiencia.

A medida que la trama avanza, narrativamente te verás obligado a mostrar cada una de las facetas del personaje, hasta que el misterio pierda todo su encanto. Esto no es algo malo en sí, pero lo es si justamente tu intención es que una buena parte del peso narrativo recaiga sobre ese misterio.

En este tipo de escenarios, es donde el narrador testigo brilla por dos razones en particular:

  • Los misterios del personaje están mejor escondidos;
  • La audiencia vive la historia y descubre el misterio junto a un personaje íntimamente relacionado con los eventos de la trama.

Si tu idea es trabajar un personaje misterioso e interesante, ¡este narrador puede ser el ideal para ti!

Perfecto para contar historias con acertijos y misterio

Lo que mencioné antes no solamente beneficia a personajes misteriosos, sino que también favorece a las tramas que contienen una gran cantidad de acertijos y misterio.

Esto es lo que vemos en la historia de Edgar Allan Poe El Extraño caso del Señor Valdemar, donde todo se cuenta a través de un testigo que presenció los perturbadores eventos que toman lugar en la historia.

Como la resolución del acertijo depende de la información proporcionada por el narrador testigo y su entendimiento de lo que sucede, el escritor tiene muchísimo control sobre la experiencia de la audiencia, permitiéndolo manejar con mayor facilidad la tensión de la obra y el ritmo con el que sus lectores arman las piezas del rompecabezas.

Te permite involucrar de una forma particular a la audiencia en la historia

A diferencia de otros tipos de narradores, el narrador testigo tiene la ventaja de estar metido en el embrollo del asunto (como el narrador en primera persona), pero de todas formas tener una visión externa (como un narrador omnisciente), ya que lo que está haciendo en realidad es contando lo que el personaje importante, el verdadero protagonista, realiza.

Eso quizás no parezca muy interesante, pero en realidad es lo máximo, porque la audiencia no solo presencia lo que el personaje hace, sino que lo hace desde dentro de la historia, permitiéndole sentirse todavía más cercana a ese personaje misterioso e interesante que la historia presenta.

Si quieres mitificar a tu protagonista, ¡este narrador te puede ayudar muchísimo!

Desventajas del narrador testigo

A la hora de trabajar este narrador, también hay ciertas desventajas que debes tomar en cuenta. ¡Aquí te las comparto!

Mucho peso sobre los hombros del narrador

El narrador testigo tiene la dificultad de que el personaje interesante no es el que cuenta la historia, y eso puede impactar gravemente el interés de tu audiencia en la historia.

Sin embargo, que eso no te asuste ni te haga pensar que debes darle más desarrollo a tu narrador. En realidad, esto se puede compensar con una lírica poderosa e interesante.

En este caso, no es tan importante quién es el narrador testigo, sino cómo el narrador testigo es capaz de compartir los eventos de la historia de una forma atractiva y llamativa.

La lírica que utilizan estas historias debe ser muy poderosa, con párrafos eficientes y bien construidos, con diálogos refinados con un propósito claro.

De lo contrario, la historia se volverá aburrida muy rápidamente y no habrá forma de rescatarla.

Tiene una naturaleza expositiva en su centro

Como, al final del día, un testigo cuenta las cosas de forma retrospectiva, el narrador testigo es fundamentalmente un diálogo expositivo.

Eso significa que mantener un buen ritmo narrativo suele ser muy complicado con este tipo de narradores, especialmente si no se te ocurren formas naturales de introducir al personaje en cada uno de los eventos cruciales de la trama.

La resolución del misterio define el clímax de la historia

Seguro te encantó escuchar que este narrador te ayudará a trabajar a fondo los misterios de tu obra, pero deja te comparto una adevertencia al respecto: las historias con estos narradores GIRAN en torno a ese misterio, por lo que su resolución termina siendo crucial para el desenlace de la misma.

Es decir, todo el desarrollo se encargará de hacer que tu audiencia esté expectante, deseando descubrir de una vez cuál es la pieza faltante del rompecabezas. Si lo que les terminas entregando no está a la altura de lo que has construido, la experiencia de la audiencia se irá al caño y tu historia será un desastre.

De cierta forma, un narrador testigo te obliga a jugártela toda al misterio de la obra. Potencia sus probabilidades de éxito, claro, pero aumenta también las consecuencias negativas de crear un misterio con una respuesta aburrida y poco interesante.

¡Y con eso acabamos! Ojalá hayas disfrutado este contenido y aprendido algo nuevo sobre este tipo de narrador.

Si te quieres leer otros contenidos parecidos sobre elementos narrativos, ¡no olvides suscribirte al newsletter del blog!

One Reply to “Narrador testigo: ¿qué te quita y qué te da?”

  1. Excelente análisis del narrador testigo, alguna vez he considerado utilizarlo pero encuentro que fluyo mucho narrando en primera persona. También he tratado de escribir con narrador omnisciente pero me bloqueo, es como si fuera más fácil narrar una historia tal y como si yo mismo la hubiese vivido.

    Aún así me ha gustado mucho el artículo y definitivamente, algún día tengo que intentar escribir algo desde el punto de vista de un testigo, los escritores necesitamos desafíos que estimulen nuestra creatividad.

    Buen blog, me encanta descubrir páginas de colegas. Por acá estaremos leyendo. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.