Menú Cerrar

Father Stu: así se debe ser una historia “basada en la vida real”

father stu

Father Stu: así se debe ser una historia “basada en la vida real”

He visto muy pocas películas de Mark Wahlberg que no me han gustado, así que no dudé mucho en cuanto HBO me recomendó ver Father Stu en su plataforma.

Sin embargo, tenía muchas reservas, no solo porque se trataba de una película con un claro mensaje católico, sino porque es una historia “basada en la vida real”.

Si llevas tiempo leyendo este blog sabes que, por lo general, no soy fan de esta clase de historias porque considero que, con la excusa de “eso fue lo que sucedió”, los escritores se dan el lujo de construir una historia sin ton ni son que carece de toda lógica narrativa.

Quizás pensarás algo como “Pero, JEFS, la vida de las personas es así, muchas veces carece de lógica”, pero no hay nada más equivocado.

La vida de las personas SIEMPRE tiene lógica justamente porque están basadas en la realidad. Lo que sucede es que tú no CONOCES los detalles que hacen que el rompecabezas tenga sentido.

¿Alguna vez te has sentado a escuchar con paciencia y atención la historia de una persona que no entiendes? Si lo has hecho, entonces sabes que las personas no son “aleatorias e indescifrables”, sino “complejas y profundas”.

Las historias basadas en la vida real rara vez logran alcanzar esta profundidad en la construcción de la trama y de los personajes que participan en ella… pero vaya que Father Stu es un ejemplo claro de que es posible.

Por esa razón quiero hablar un poco de ella, ¡con spoilers menores, por supuesto!

Sinopsis de Father Stu

Father Stu nos cuenta la historia de la vida de Stuart Long (apodado Stu), un boxeador amateur, ateo empedernido y uno de esos sujetos que no aguanta desplantes de nadie.

Es un tipo decidido, con una voluntad fuerte, pero con un carácter fuerte e indomable que lo mete en problemas mucho más seguido de lo que esperarías.

Stu viene de una familia rota y disfuncional que arrastra un fuerte trauma a raíz de la muerte del hermano menor de Stu cuando este era muy joven. Su padre es un alcohólico depresivo que tiene una relación cargada de odio y resentimiento con el hijo que le queda y consigo mismo.

Ahora, a pesar de todo este trasfondo y el profundo ateísmo de Stu, quien considera que si hay un Dios este no es más que un enfermo que lo odia a él y a su familia, este rudo boxeador emprende un viaje increíble que lo lleva a convertirse en sacerdote.

¿Te la recomiendo?

Eso último puede parecer un salto extremo (porque lo es), pero créeme cuando te digo que la película hace un trabajo excepcional para ilustrar toda la complejidad detrás de esa transformación.

Al contrario de muchas películas basadas en la vida real, Father Stu tiene una estructura narrativa de muy alto nivel que prioriza el arco del protagonista por encima de todo y lo utiliza como fundamento para reforzar todos los componentes de la historia.

Lo mejor de todo es que son precisamente las fallas y las cualidades únicas de Stu como persona las que impulsan la trama en todo momento, permitiendo que veas cómo evoluciona a lo largo de la historia sin perder jamás su esencia.

Honestamente, Father Stu es simplemente una historia muy bien contada y que tiene un alto potencial de llegarte al corazón, independientemente de las creencias que tengas.

¡Esa es justamente la marca de una gran obra narrativa!

Fortalezas y debilidades de Father Stu

Como mencioné antes, Father Stu es un producto de muy alta calidad. Desde el punto de vista narrativo, hay muy pocas cosas de las que quejarse.

Dicho esto, sí existen “peros” y quiero que los sopeses con los aciertos para que sepas si es para ti.

¡Aquí vamos!

Muy a favor: el protagonista

El mejor personaje de la película es sin duda el protagonista, pero no solo por lo poderoso y dramático que es su arco, sino porque el sujeto es genuinamente entretenido.

Si al escuchar la palabra “sacerdote” te imaginaste una película conservadora y “limpia”, creo que tus expectativas se verán más que subvertidas.

Stu es un tipo que dice lo que siente cómo lo siente, y si eso requiere decir groserías cada dos palabras, golpear a un tipo en la cara o burlarse directamente de la religión en frente de un montón de creyentes, lo hará.

Esto lo hace extremadamente entretenido porque nunca sabes lo que hará, pero sabes por seguro que te sacará una sonrisa.

Además de eso, su conflicto interno está muy bien trabajado, lo que te permite conectar muy profundamente con él y los personajes que lo rodean.

Detrás de toda esa personalidad ruda y arrogante, se esconde un individuo repleto de fallas, trauma, resentimiento y dolor, y eso es justamente en lo que se enfoca la película.

No te equivoques, esta película no tiene la menor intención de que creas que Stu es una especie de santo; de hecho, la película expone muy claramente que su “interés” por la religión nace única y exclusivamente de su deseo de querer acostarse con una católica particularmente guapa llamada Carmen.

Sí, esa es la clase de película de la que hablamos.

Muy a favor: los personajes secundarios

Otra manía que me desespera de las historias que se basan en la vida real, es que los personajes secundarios están ahí muchas veces simplemente porque “bueno, ahí estaban en realidad, ¿qué quieres que haga?”.

En Father Stu eso no sucede. El padre, la madre, Carmen e incluso los sacerdotes que acompañan a Stu en el seminario tienen sus propios arcos de personaje que fortalecen drásticamente la temática.

Estos personajes no solo están llenos de personalidad, sino que también son tridimensionales y tienen sus propias motivaciones, fallas y luchas que la película explora a la perfección, siempre teniendo a Stu como eje de todas ellas.

En particular, el padre de Stu tiene uno de los mejores arcos que he visto en un personaje secundario en mucho tiempo, y lo digo muy en serio.

A favor: la honestidad de la temática

La temática de Father Stu gira en torno a si una persona, por muchas fallas que tenga, puede cambiar y cómo eso afecta el mundo a su alrededor.

Esta temática se explora de una forma extremadamente honesta, no solo porque los personajes son tridimensionales y están llenos de fallas que aportan valor narrativo a la historia, sino porque el aspecto más “controversial” de la historia se maneja a la perfección: la religión.

A diferencia de muchas películas de este estilo como God’s Not Dead o Unplanned, Father Stu no quiere pretender que la religión es una maravilla y que los que van a misa son los buenos de la historia.

En lo absoluto. Esta película muestra tanto las virtudes de la religión como sus vicios.

Un ejemplo claro está en cómo presenta a la Iglesia Católica, exponiendo tanto su rigidez dogmática y burocrática, así como su labor altruista.

Otro sería como incluso entre los sacerdotes hay quienes dudan de su misión y sus creencias.

Y otro más sería como aquellos que no creen en Dios o en la religión tienen muy (PERO MUY) buenas razones para no hacerlo.

La película no intenta “convertirte al catolicismo”, ni siquiera intenta venderte la idea de que vayas a misa.

Lo único que quiere es explorar el sufrimiento humano y cómo se puede aprovechar como fuerza de cambio, y lo cierto es que la historia de Stu es más que perfecta para meterse de lleno en esa incógnita.

Si te preocupa toparte con un sermón dominical, no te apures. Father Stu es primero una historia antes que nada, y es una muy buena.

En contra: fácilmente se vuelve “cheesy”

Ahora, por mucho que diga que esta película es honesta, es incuestionable que tiene muchas escenas con diálogos “cheesy” de “Dios es mi salvador” y cuestiones por el estilo que de vez en cuando le dan un aire “sermonioso” a la película.

Esto no ocurre seguido, pero ocurre, y si tienes poca tolerancia a este tipo de cosas, puede ser que te terminen arruinando la película.

Por suerte, los diálogos están en general muy bien construidos y actuados, por lo que creo que el balance es mucho más positivo que negativo, pero depende de ti definir si es perfecto o no.

En el medio: maneja una perspectiva claramente religiosa

Es incuestionable que las creencias personales que tengas afectarán el disfrute que tengas de la película.

Si eres una persona muy católica, seguramente te la pasarás bien; si, por otro lado, rechazas con fuerza la religión, entonces te será muy difícil que tomes lo que la película tiene para ofrecer.

Esto no es ni malo ni bueno y por eso lo pongo en el medio.

Si tienes una mente abierta y estás dispuesto a ver la película por su contenido narrativo, estoy seguro de que te gustará, pero al final del día depende de ti y es perfectamente válido y factible que Father Stu no sea de tu agrado.

¡Y con eso llegamos al final! Lo que sí te puedo decir es que, si estás pensando en escribir una historia basada en la vida real, Father Stu es un gran espejo en el que te debes ver.

No puedo dejar de reforzar que, desde el punto de vista narrativo, esta película tiene una calidad altísima, y quizás solo por eso valdría la pena verla.

Si te gustó este contenido, quizás quieras leer este otro sobre Arcane: League of Legends. ¡Una serie que tiene mucho que ofrecer también!

Publicado en Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.