La premisa: ¿qué es y cómo desarrollarla?

La premisa es usualmente lo primero en lo que pensamos cuando nos disponemos a escribir nuestra primera historia, pero ¿qué sucede cuando lo que estás buscando es una idea fresca e interesante para iniciar un proyecto nuevo?

En esos casos es cuando más problemas encontramos, porque definir el concepto detrás de tu historia es más difícil de lo que parece, y hacerlo mal condenará para siempre el futuro de tu creación.

Si quieres aprender qué es exactamente una premisa, la importancia que tiene y cómo debes construirla, ¡lee este artículo hasta el final!

¿Qué es la premisa de una historia?

premisa, La premisa: ¿qué es y cómo desarrollarla?

Una premisa es la idea fundamental del relato que explica, de manera simple, la trama.

Las premisas bien construidas deberían ser capaces de dar una idea bastante acertada de lo que se trata una historia con una sola línea.

Por ejemplo:

Star Wars: un campesino se enfrenta contra un imperio intergaláctico con la ayuda de poderes sobrenaturales.

Harry Potter: un huérfano va a una escuela mágica y vive aventuras increíbles.

Por supuesto, todas las historias tienen una premisa y, en la mayoría de los casos, una forma muy eficiente de explicarla, pero no todos los autores saben cuál es la que ellos mismos crearon.

¿Por qué es tan importante?

premisa, La premisa: ¿qué es y cómo desarrollarla?

Entender tu premisa y ser capaz de resumirla te obliga a extraer aquello que es más importante sobre tu obra. A aterrizarlo de forma tal que tú, como autor, estés claro de cuál es la esencia de la historia que estás construyendo.

Esto te puede ayudar muchísimo a crear una narrativa congruente donde todo nace de la misma fundación. A su vez, también te puede ayudar a entender si la premisa es lo suficientemente interesante para convertirse en un éxito comercial.

¡También tienes que pensar en vender!

¿Cómo construirla?

Ahora que sabemos qué es una premisa y cuál es su importancia, es hora de que conversemos un poco sobre cómo se construye.

Ten presente que los siguientes puntos que voy a presentar sirven tanto para una persona que no tiene idea de qué historia quiere crear como para una que ya la empezó.

¡Sigue leyendo!

Piensa en el problema que quieres manejar

premisa, La premisa: ¿qué es y cómo desarrollarla?

Una de las principales razones por las que vale la pena meterse de lleno en una visión artística, es que puede permitirte explorar algo complejo y difícil que no sabes articular.

De una forma u otra, los artistas imprimen en sus obras sus preguntas sobre la vida, y las novelas no son una excepción. Al contrario, contar una historia es probablemente el ejercicio de exploración más profundo que hay.

Entonces, una de las primeras cosas que debes entender es que la obra que estás escribiendo o que quieres escribir va a tratar de explorar un tema que a ti te preocupa e interesa. Puede que lo haga de una forma graciosa y sarcástica, o con un contexto fantástico y simbólico; eso realmente no importa. Lo que importa es que trates de entender cuál es ese problema.

Una vez que lo identifiques, entonces el siguiente paso es entender cómo tu premisa te ayuda a explorar ese conflicto. ¿Te da las herramientas que necesitas para hacer todas las preguntas pertinentes sobre el tema? ¿Puedes introducir situaciones que expongan a los personajes a dilemas relacionados con la problemática que te tortura?

Por ejemplo, Precious quería manejar preguntas interesantes sobre la victimización, y por eso la premisa es:

Una joven marginada, con poca autoestima y subida de peso intenta superar todas las injusticias que la rodean para lograr algo con su vida.

Es la premisa ideal para trabajar con muchísima profundidad la temática, y la honestidad con la que se manejó el relato permite que de ese tema central se despeguen muchas ideas geniales y llenas de idiosincrasia.

¡Así es como relacionas la labor artística de tu obra con la premisa!

Procura que sea algo fácil de explicar

premisa, La premisa: ¿qué es y cómo desarrollarla?

La premisa, justamente porque es la forma más eficiente de explicar tu historia, debería ser muy corta y sencilla de entender.

No caigas en la trampa de creer que tu historia es “muy compleja para ser resumida en una línea”. Eso solamente desmuestra que todavía no la entiendes lo suficientemente bien para explicarla fácilmente.

Y no te preocupes si sientes que tu premisa simplifica demasiado tu historia porque eso siempre sucederá. Lo que importa es que transmita la idea central de tu relato.

Asegúrate que puedes expandirla tan lejos como necesita la historia

premisa, La premisa: ¿qué es y cómo desarrollarla?

Hay veces en las que podemos pensar en premisas muy interesantes y llamativas, pero una cosa es un concepto atractivo y otra cosa muy distinta es lo que puedes sacar de él.

Por ejemplo, la premisa de 1984, un gobierno autoritario que controla cada aspecto de la vida de sus ciudadanos, es muy interesante, pero no es algo con lo que realmente puedas crear una larga saga de libros.

Es algo corto y centralizado en el individuo, por lo que querer darle más longitud terminará por lastimar la historia. Por eso es que películas como Los Juegos del Hambre y Divergente se sienten tan superficiales: están tan enfocadas en sacarle cada gota de jugo a la premisa, que no se preocupan porque realmente estén construyendo una historia que profundice de forma eficiente en las preguntas que presenta.

Si estás pensando crear una saga larga, debes asegurarte que tu premisa te ayude a crear puertas narrativas, ya sea por el mundo en el que te permite estar o por la clase de conflictos que presenta (buenos ejemplos son el Señor de los Anillos y Las Crónicas de Narnia).

Por otro lado, si quieres una historia corta y condensada, entonces asegúrate que tu premisa es enganchante de entrada (como en Frankenstein y Alicia en el País de las Maravillas).

¡Ya llegaste al final del artículo! Espero que te haya resultado útil e interesante. Si quieres seguir aprendiendo más tips sobre escritura, no te pierdas este artículo sobre la estructura narrativa según John Truby. ¡Te encantará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.