Menú Cerrar

El resentimiento como elemento narrativo: ¿cómo trabajarlo?

orochi resentimiento

El resentimiento como elemento narrativo: ¿cómo trabajarlo?

El resentimiento es uno de los sentimientos más peligrosos y difíciles de llevar que existen, y es precisamente por esa razón que necesitas entenderlo para poder incluirlo en una historia con éxito.

Si aprender todo sobre el tema, ¡estás en el lugar indicado!

¿Qué es el resentimiento?

El resentimiento es un sentimiento persistente de disgusto hacia alguien que cometió (o se considera que cometió) un perjuicio contra ti.

Es recurrente hasta el punto de volverse obsesivo, pudiendo tomar años deshacerse de él por completo.

Algo interesante es que el resentimiento puede surgir no solo contra personas, sino también contra ideas y grupos. Así como podemos estar resentidos con nuestro mejor amigo cuando nos traiciona, también podemos sentirnos de esa forma contra la pandilla del pueblo que le vendió drogas a tu hermano.

Ese resentimiento te hace ver al grupo como si fuera una unidad y por eso se vuelve tan fácil odiarlos a todos como si fueran la misma persona.

Nota: a su vez, ¡el resentimiento también puede estar dirigido hacia uno mismo!

El resentimiento va de la mano de la venganza y es en buena parte lo que hace al vengador un ser tan terrible porque su motivación no es únicamente la búsqueda de justicia por el mal percibido, sino la “destrucción” de aquel que lo lastimó; es una motivación oscura que se esconde detrás de una supuesta misión altruista.

¡Todo esto hace del resentimiento una emoción compleja y extremadamente poderosa para generar drama en las historias!

¿Cuál es su propósito como elemento narrativo?

El resentimiento en sí no es lo que obliga al personaje a actuar. En realidad, eso lo hace el daño percibido que causa el resentimiento para empezar.

El propósito del resentimiento es fungir como justificación ciertas acciones de los personajes y también cuestionar su capacidad para el perdón.

Entonces, el resentimiento es un elemento narrativo que se utiliza para guiar los conflictos internos del personaje, haciendo que tome decisiones oscuras porque el odio lo motiva. Dicho de otra forma, el resentimiento es un instigador que permite a un personaje hacer “excepciones” y romper su sistema moral de manera sistemática.

Digamos que la ira y la impulsividad son elementos narrativos que buscan una reacción explosiva, y el resentimiento se utiliza para crear una reacción compleja y consciente. Es lo que impide que un vengador se olvide de su venganza, porque cada vez que lo intenta se apodera de él una sensación incómoda y asfixiante.

Dicho esto, el resentimiento tiende a aparecer en las historias de dos formas distintas, y es importante entenderlas para poder manejar con maestría el elemento narrativo. ¡Aquí te van!

Resentimiento consciente

Este es el resentimiento que el personaje reconoce como uno de sus principales motivadores. No se intenta justificar o minimizar los actos malvados que se comete contra el enemigo, sino que se celebran y disfrutan abiertamente.

Esto es algo que vemos en Gone Girl cuando Amy revela su terrible plan y vemos la clase de persona que en realidad es. Todas sus acciones dementes fueron realizadas con la clara intención de destruir a su esposo.

Ella no pretende que sus acciones son justas, sino que están justificadas por el mal percibido con anterioridad.

Este resentimiento es agresivo y suele dar al personaje que lo vive un aura malvada de forma instantánea. Es muy bueno para crear villanos imponentes y terribles, pero es muy probable que no gocen de mucha complejidad (aunque no necesariamente).

Resentimiento inconsciente

Este, por su parte, es el resentimiento que ejemplifica de una forma más profunda lo que quiero decir cuando menciono que esta emoción es una de las más peligrosas que existen.

El resentimiento inconsciente es aquel que el personaje no conoce o acepta como principal motivador. El personaje constantemente busca justificarse y minimizar sus acciones aludiendo a una meta superficialmente altruista y heroica.

Esto lo vemos en Avatar: La Leyenda de Aang con el personaje de Jet, un muchacho que jura y perjura que su motivación es liberar a las personas oprimidas por la nación del fuego, pero que está dispuesto a asesinar a todo un pueblo de personas inocentes si eso le permite acabar con unos cuantos soldados enemigos.

La idea altruista busca esconder su verdadera motivación, la cual es alimentada por el resentimiento: vengarse de la nación del fuego por lo que le hizo a su familia matando a todos los que se crucen por su camino.

Esto nos permite identificar que, detrás de todos los terribles actos que se han hecho en nombre del bien, existe un resentimiento oscuro avivando las llamas y que explica cómo alguien puede ser capaz de arruinar la vida de cientos de personas y considerarse un héroe al final del día.

El resentimiento es una emoción tóxica que destruye a tus personajes y los corrompe, y la única forma de escapar de él es a través del perdón en alguna de sus formas. Por ejemplo, quizás no se perdona al malhechor, pero se “perdona su vida”, y eso puede ser suficiente para que el resentido empiece su proceso de curación.

Si se resiste a ceder en lo absoluto, se terminará convirtiendo en un monstruo igual o peor que aquello a lo que se enfrenta.

¿Cómo construir y aprovechar el resentimiento en una historia?

Construir un resentimiento poderoso y profundo no es nada fácil y muchos escritores novatos cometen errores graves que disminuyen drásticamente la calidad del elemento y, por ende, de su historia.

¡Deja que te comparta algunos tips para que eso no te suceda!

Justifícalo con bases reales

Uno de los mayores errores que puedes cometer al construir el resentimiento es darle bases falsas. Con esto me refiero al clásico “yo no maté a tu padre, él sigue vivo” que súbitamente le quita todo su sentido al odio del personaje y anula de forma instantánea los elementos que el resentimiento estaba estableciendo hacia esa persona.

No. Si el personaje está resentido porque su padre fue asesinado, deja que sea cierta esa parte. Puedes cambiar los detalles y matizarlos, pero incluso ahí el personaje debe tener razones para continuar resentido.

Esto es importante porque, como mencioné antes, el resentimiento es un elemento que cuestiona la capacidad del perdón del personaje y facilita la expansión de su conflicto interno; si en realidad no hay nada que perdonar, entonces tampoco hay conflicto interno.

Asegúrate que tenga consecuencias negativas para el resentido

El resentimiento, al ser un elemento que se experimenta de forma idiosincrásica, es algo que daña y consume al que lo vive mucho más que aquel al que se dirige el sentimiento.

Quizás le impide conectar con otras personas, aceptar una nueva normalidad que lo haría feliz o dejar de torturarse a sí mismo.

Si bien el resentimiento es una especie de combustible que permite al personaje planear su venganza y regodearse imaginando los peores escenarios para su enemigo, lo cierto es que todo eso viene a cambio de la salud mental y moral del personaje.

Esto debe quedar representado en tu historia para que el elemento tenga profundidad.

Haz que forme parte del arco del personaje

El resentimiento lleva al personaje a traicionar su sistema moral y eso solo es interesante si lo incluyes con su evolución a lo largo de la historia.

El resentimiento debe formar parte de las razones por las que el personaje toma ciertas decisiones y se mueve por la trama.

Sin esto, será muy difícil que la audiencia entienda al personaje y sea capaz de humanizarlo. Recuerda que el resentimiento es una emoción muy poderosa y compleja.

Si quieres que la audiencia la sienta de la misma forma que el actor de tu historia, necesitas que esta tenga relevancia narrativa.

¡Y con eso acabamos! Ahora ya entiendes el resentimiento desde el punto de vista narrativo. Si te gustó este contenido, deberías leer este otro sobre los arcos de redención. ¡Seguro que te fascinará!

Publicado en Escribir

4 comentarios

  1. jm

    que hay jefs, de verdad que eres bueno en esto.
    una pregunta te has visto psycho pass, pues estaba leyendo una critica y decia algo como
    La popular serie cyberpunk producida por IG está lejos de ser un anime perfecto: tiene bastantes fallos en el guión, el plan final del antagonista no encaja dentro de todo el contexto, algunos secundarios tenían problemas de caracterización, el mensaje que transmite es totalitarista y no somos pocos los que encontramos más similitudes de las convenientes con Minority Report.
    Sin embargo, y, bajo la humilde opinión de este redactor, es posiblemente el mejor anime del que se ha encargado Urobuchi.
    piensas que lo que dice es cierto, pues no soy muy bueno para el analisis

    • J.E.F.S

      ¡Hola, JM!

      Pues, de hecho, mi artículo sobre Psycho Pass sale el 13 de Junio, pero te adelante que, aunque me pareció que la primera temporada es genial hasta casi el final, después de eso baja drásticamente su calidad. En el artículo entro más en detalle. ¡Luego me dirás si estás de acuerdo o no!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.