Menú Cerrar

¿Cómo construir el arco de redención de un personaje?

zuko

¿Cómo construir el arco de redención de un personaje?

Existen muchos tipos de arcos de personaje y casi todos son igual de memorables, pero si tuviéramos que hacer un top 3, estoy seguro que más de uno elegiría el arco de redención para que forme parte del podio.

Para ser completamente honesto, yo también formo parte de ese grupo, y en este artículo me gustaría tanto explicarte las maravillas de esta ruta narrativa así como ayudarte a construirlo correctamente en tu historia.

Si te interesa el tema, ¡sigue leyendo!

¿Qué es un arco de redención?

En palabras llanas y sencillas, un arco de redención es simplemente el camino que recorre un personaje malvado o que arrastra pecados importantes, y que eventualmente lo lleva a la posibilidad de redención, es decir, la “readquisición de su alma”.

Hago énfasis en “posibilidad”, porque un arco de redención no necesariamente debe culminar en la conversión del personaje para que realmente tenga peso narrativo, puesto que estar cerca de la redención y fallar también forma parte del símbolo. Digamos que ser malvado y redimirte, y ser malvado y rechazar la oportunidad de redención son dos caras de la misma moneda.

¿Para qué sirve?

La redención es un símbolo bastante complejo justamente porque tiene una dualidad muy clara que puede variar mucho dependiendo de la historia.

Es decir, el hecho de que la redención tenga dos caras (una en la que la redención puede ocurrir y otra en la que no) hace que exista una tensión palpable en la obra, porque nunca puedes saber exactamente de qué lado caerá la moneda.

Sin embargo, si quieres, como escritor, saber de qué lado debe caer la moneda, entonces debes entender la diferente utilidad de cada uno.

En cuanto al arco de redención que ofrece resultados fructíferos, esto se usa principalmente para añadir complejidad moral al conflicto y ofrecer un mensaje positivo que eleva el bien y se burla del mal.

Esto es ideal para historias que manejan tramas con lados “buenos y malos” muy marcados, donde los villanos y los héroes están claramente definidos, porque el hecho de que un villano malvado se redima a pesar de los horrores que haya hecho, de inmediato está diciendo implícitamente que esto lo podría hacer cualquier otro malhechor (o bienhechor).

Por supuesto, esto de por sí no es lo que genera complejidad, sino el hecho de que aceptar la premisa anterior también significa aceptar que existe bondad incluso en aquellos que consideramos villanos y nada más.

Es por eso que Darth Vader es tan memorable, porque en una historia donde el bien y el mal están claramente separados, su arco demuestra que las personas tienen el potencial de pasar de un lado a otro cuando sea, y eso permite que sus decisiones se sientan cruciales y moralmente significativas.

Lo mismo sucede en Downton Abbey con Thomas y también en Full Metal Alchemist con Scar.

Ahora, si hablamos del otro lado de la moneda, un personaje que falla en su redención principalmente se utiliza para potenciar el arco del resto de los personajes. Es un símbolo que engrandece a aquellos que sí tomaron el camino correcto.

Por ejemplo, el arco de Gollum es un arco de redención fallido que justamente pone en perspectiva la lucha de Frodo, que si bien no tuvo un arco de redención como tal, demuestra de una manera sumamente profunda la clase de daños psicológicos y espirituales que al anillo produce en aquellos que lo cargan.

De la misma forma, el Lex Luthor de Smallville también falla en su redención, y eso hace que el símbolo sea más dramático cuando se contrapone con Clark Kent y lo que significa para él ser un héroe que no pudo salvar a su mejor amigo de sí mismo.

Ojo: ninguno de los dos arcos es mejor que el otro.

Como mencioné antes, es la existencia de ambos lo que permite que los arcos de redención sean muy tensos, porque nunca sabes cuál será el resultado. Tanto una cosa como la otra es perfectamente factible.

Elementos que necesitan estar presentes

¡Y ya llegó el momento de hablar de los elementos que necesitas incluir para que pueda tener lugar un arco de redención!

Como siempre, asegúrate que consideras cada uno a fondo en tu historia. ¡Empecemos!

Debe existir una verdadera caída en el mal

Este elemento está de primero porque es, por mucho, el más importante y porque es muchísimo más fácil ignorarlo de lo que parece.

A lo mejor creerás que es “obvio” que necesitas que tu personaje haga cosas malas para que luego pueda redimirse, pero aquí hay una trampa muy difícil de eludir que atrapa a muchos escritores y es realmente lo que hace que estos arcos sean difíciles de escribir bien: ¿cómo puedes lograr que tu personaje haga algo increíblemente horrible y de todas maneras tus lectores acepten su conversión?

¿Podrías lograr que Frolo del Jorobado de Notre Dame se redima? Probablemente no. ¿Podrías conseguir que la gente perdone a Griffith? Estoy seguro que no. ¿Podrías conseguir que la bruja de la Bella Durmiente se redima? Bueno, supongo que podrías crear un reboot bastante ridículo e intentarlo, pero tendrías que cambiar tanto la historia que ya no tendría nada que ver con la original.

Eso es porque esos villanos no fueron pensados con un arco de redención en mente, y por lo tanto pueden hacer tantas cosas horribles como quieran. Sin embargo, en un arco de redención estamos, técnicamente, hablando de un héroe que perdió el camino; alguien que después de hacer cosas horribles todavía tiene el potencial de volverse bueno, alguien que tiene una conciencia.

¿Ya estás viendo donde está la dificultad? El problema es que debes crear un villano con alma de héroe, y esto es tan difícil que muchos escritores se van por la ruta sencilla (y falsa) de darle un conflicto inexistente a su personaje.

Algo así como:

—Quiero redimirme porque maté a mi esposa.

—¡Eso es terrible! ¿Mataste a tu esposa?

—Bueno, no la maté, me fui a trabajar y cuando volví la habían matado, pero como la abandoné, prácticamente soy el asesino.

—Hmmm… si tú lo dices…

Esto no es realmente actuar “como villano”, no es actuar con verdadera maldad, y como no hay maldad, no puede haber una verdadera redención.

En una historia de redención debe existir un verdadero mal hecho, algo genuinamente terrible que es 100% culpa del personaje y no de la casuística.

Un buen ejemplo de esto es Zuko de Avatar: la leyenda de Aang. El personaje actúa como un villano hecho y derecho, pero también tiene una motivación muy humana y debilidades graves que hacen que su caída te produzca empatía.

Por eso, cuando Zuko se transforma puedes creerle y perdonarle, porque entiendes que su villanía era un producto de una ceguera moral importante, no de la carencia de cualidades heroicas.

Es difícil encontrar el balance ideal para que un personaje que asesine, traicione o humille pueda también volver al lado del bien, pero es importantísimo encontrarlo para que el arco realmente sea memorable.

El catalizador de la conversión debe ser muy poderoso

Esto es clave tanto en los arcos que culminan con una redención como los que no.

Lo importante aquí es entender que el catalizador no es simplemente lo que hace que, en el momento climático, el personaje haga lo correcto, sino que es el elemento que permitió que el camino de redención empezara.

En el caso de Darth Vader, fue el cambio en el corazón de Luke al enterarse que era su padre; en el caso de Zuko, fue el amor de su tío; en el caso de Loki del Universo de Marvel, fue el amor de su hermano; en el caso de Gollum, fue la amabilidad y empatía de Frodo.

Estos son catalizadores poderosos, pero lo son principalmente por la estrecha relación que tienen con el dolor de los personajes:

Darth Vader: se sentía perdido en el lado oscuro de la fuerza, y que Luke creyera en él le ayudó a creer en su propia salvación.

Zuko: se creía inútil y sin valor sin la aprobación de su padre, y el amor de su tío, incondicional incluso en su peor momento, le enseñó a valorarse y respetarse a sí mismo.

Loki: su conflicto nació al descubrir su origen y creer que no tenía una familia ni un lugar al que ir, y el amor de Thor le demostró que eso no era cierto.

Gollum: su dependencia del anillo le hacía odiar a otros y creer que lo odiaban a él, pero la comprensión de Frodo le ayudó a creer que había algo más allá del tesoro.

Si logras entender el conflicto central de tu personaje, entonces podrás introducir un catalizador que realmente sea poderoso y memorable.

Debe existir un profundo conflicto interno

Para que un personaje pueda convertirse y redimirse, debe existir un rastro de conciencia en su mente, y esto solo puede reflejarse en una historia por medio de un conflicto interno complejo y difícil de superar para el personaje.

Incluso Gollum, que al final no consigue convertirse, necesita justificarse a sí mismo la idea de traicionar a Frodo y a Sam, y esto es una demostración muy clara de que no puede existir una redención verdadera si no haces que el personaje empiece a evaluar sus propias acciones a través de una brújula moral.

El conflicto interno, además, es lo que ayudará a que la audiencia viva el viaje de salvación junto con el personaje, y así será mucho más sencillo creer que la transformación es real y tiene bases sólidas.

La decisión final debe estar amarrada a la temática

Ahora, aquí va la parte crucial, la que definirá si tu audiencia aceptará el resultado del arco de redención y obtendrá emociones fuertes y memorables a partir de él.

Y, como seguramente ya sabías si tienes tiempo leyendo este blog, la única forma de que un elemento realmente tenga relevancia en la narrativa es por medio de su relación con la temática.

Para que esto funcione, necesitas entender cuál es el mensaje final de tu historia y cómo el arco de redención se relaciona con él.

Si hasta entonces habías manejado que convivir con el mal es algo que deja secuelas si te dejas tentar, entonces quizás lo que convenga es que tu personaje no se redima.

En cambio, si tu temática gira en torno al viaje del héroe, probablemente necesitas que el villano sea efectivamente salvado, y de esa forma reflejar la victoria moral del protagonista.

El punto es que debe amarrarse, o de lo contrario terminarás con un arco falso e insatisfactorio, como el de Jamie Lannister en Game of Thrones, que simplemente ignoró todos los símbolos del personaje y la historia para forzar un final dramático.

¡Y eso es todo! Espero que este artículo te ayude a construir arcos de redención increíbles.

Si te gustaría leer otros contenidos similares, ¡considera suscribirte al newsletter del blog!

Publicado en Escribir,Libros,Películas,Series

11 comentarios

  1. Nala

    Hola, Jef, recientemente he estado leyendo algunos blogs y artículos sobre escritura (ya que es algo que me interesa) y quisiera que me apoyaras dándome tu opinión sobre la redención de uno de mis personajes.
    El personaje en cuestión es un ninja, quien junto a su compañero(quien es su hermano adoptivo), investigaran una serie de asesinatos, el personaje a quien su maestro/padre no les permite participar en la guerra que se les avecina, se siente frustrado debido a que cree que su maestro no lo ve con el potencial suficiente como para luchar en la guerra después de que él y su compañero hayan salido vivos del campo de batalla. Los dos investigan los asesinatos y cuando dan con el asesino, el compañero le prohíbe matarlo, ya que en las creencias de su familia, se tiene que juzgar al criminal antes de hacer alguna acción, el personaje se enfurece y arremete contra su compañero, es vencido por él y mientras su compañero se retira, este le grita e insulta, rompiendo el corazón de su hermano y alejándose de él. Años después, el personaje se encuentra con otro ninja, quien lo manipula para que cometa crímenes contra sus enemigos, después de que el personaje se diera cuenta que solo fue un peón, traiciona al ninja y busca a su antiguo compañero, ya que necesita su ayuda debido a que el asesino que habían capturado, escapo de prisión, en el camino, el compañero siempre se muestra frío y poco amigable ante el personaje, lo que hace que el personaje se rompa y se de cuenta que lastimo a alguien muy preciado, aceptando sus errores, el personaje múltiples veces a lo largo de la historia, hace acciones con las que su compañero se da cuenta que ha cambiado y finalmente decide perdonarlo, aunque ya no vuelven a tener la misma relación de hermandad que tenían en el pasado.

    Esto es apenas un borrador de lo que tengo, se lo mostré a muchos amigos y algunos me dieron sus opiniones al respecto, pero quería saber la opinión de alguien más (alguien completamente ajeno a mi) y también algunos consejos que pudieras darme.

    • J.E.F.S

      ¡Hola, Nala!

      Bueno, obviamente me faltan detalles, pero de entrada no me parece un arco de redención en sí, porque tu personaje no está tratando de compensar un pecado real, simplemente tuvo un encontronazo con su hermano adoptivo que hizo que la relación se rompiera. Si quieres que sea de redención, necesitas que suceda algo más drástico, algo de verdad malvado (como que efectivamente mate al sujeto que buscaba). Después, necesitas que existan razones de peso para que quiera redimirse y no sé si esa historia de venganza tenga los elementos necesarios; después de todo, no se te debe olvidar que la venganza tiene un elemento justiciero y es complicado que el personaje se sienta mal por lo que hizo si considera que fue justa compensación al mal recibido. Tendrías que añadir otro elemento, como que la hija del hombre asesinado y el personaje se enamoran, y resulta que había una buena razón para lo que hizo el criminal.
      El punto es que para que haya redención el personaje debe reconocer que hizo algo mal y tuvo que hacer algo verdaderamente malo.
      Esto no significa que lo que tienes no sirva, simplemente que no es un arco de redención. Puede ser my útil para tu historia si lo que quieres es que a partir del conflicto con su hermano adoptivo se enriquezca el arco de tu personaje principal, que quizás puede girar en torno a su impulsividad o el odio en su corazón por lo que ha sufrido.

      ¡Espero que esta respuesta te sirva!

      • Nala

        La verdad es que no quería que el personaje principal hiciera acciones tan crueles, más que nada por que tenía miedo de que al hacerlo alguien tan despiadado en su forma de actuar, no se pudiera tomar enserio su arrepentimiento por lo que hizo. Más que nada por la gran variedad de historias que he visto, donde el personaje es más un villano y termina siendo redimido de una forma muy poco creíble (Naruto con Sasuke por ejemplo)

  2. Necronex

    ¡Hola Jef! Soy yo, Necronex (el que hablo de la historia sobre un familiar humano y su ama, si no recuerdas no hay problema) leí este y el artículo el arco de redescubrimiento y surgió en mi una duda, veras, la protagonista femenina de mi historia es alguien muy arrogante y altiva, mimada y ricachona, además, debido a las diferencias sociales de la época medieval y al hecho de que son pocos los privilegiados que pueden usar magia. Se siente superior a los plebeyos y personas inferiores a su estatus de noble (esto incluye al propio protagonista pero lo tolera mejor porque se supone que como familiar, él tiene el mismo potencial mágico que su ama) ahora, aquí está mi pregunta: como puedo hacer que un personaje “malo” en este sentido moral, pueda llegar a ser la “chica amable y bondadosa” que espero para el final de la historia? Porque en no estamos hablando de un villano, sino de alguien de corazón y actitud malas que menosprecia a otros. En este caso entra el arco de redención de alguna manera? Porque la siento un poco similar a suko de avatar

    Me ayudan mucho tus consejos, eres grande uwu, espero tu respuesta

    • Necronex

      Pensé en darle una paliza xd, tipo “quitarle la arrogancia demostrándole que siempre hay un pez más grande” pero no estoy seguro de si eso sería muy real, o como construirlo para que de verdad se siente real un cambio asi

      • J.E.F.S

        Hola, Necronex! haha ¡claro que me acuerdo! Bueno, de entrada, es una buena idea que reciba un golpe de realidad encontrando a alguien que sea más capaz que ella, pero por sí solo no te servirá para un arco de redención porque, basado en lo que me has dicho del personaje, solamente herirás su orgullo y quizás que busque superar a esa persona, realmente no activarás una conversión en su forma de ser.

        Lo mejor que puedes hacer es que esos vicios que tiene le produzcan consecuencias negativas muy importantes, como la pérdida del cariño de alguien que estima, la destrucción de la vida de alguien que valora (o de sí misma) o que la lleven a cometer un error del que no se puede echar para atrás fácilmente.

        Si quieres que se redima, primero necesitas que toque fondo (por su propia culpa) para que tenga una razón real para arreglar sus defectos como persona. Te recomiendo leer Las Crónicas de Narnia, en particular el primer y tercer tomo de la saga (El león, la bruja y el ropera y La Travesía del Viajero del Alba). ¡Ambos tienen arcos de redención muy bien realizados y te servirán como referncia!

        • Necronex

          Vale, muchas gracias, trataré de sacar el tiempo para leerlos

          Ahora, (y discúlpa que siga molestandote, pero soy muy novato aún y no entendí muy bien xd) dices que debo hacer que cometa errores ovacionados por su actitud, y que estos le cuesten algo. En ese caso puedo hacer que poco a poco, debido a que “todo está empezando a salir mal” desde la llegada del prota, ella se vaya poniendo más y más ansiosa, haciendo cosas cada vez más impulsivas y que finalmente le hagan perder su prestigio por completo (al menos en la academia prestigiosa de magia en la que estudia) ¿Cierto? Algo como “bajaste tu nivel cada vez más, y ahora estás tan abajo que ya no vales nada”

          No sé si me doy a entender o si entendí bien lo que dices, pero de verdad quiero aprender y lograr escribir una historia decente. Así que porfavor dime algún ejemplo o algo más para saber qué rumbo tomaré con respecto a ese desarrollo que te planteo

          • Necronex

            Si no te es mucha molestia, te escribiré por el mensaje privado de Wattpad, soy tu seguidor y empezaré a leer jagger para inspirarme mas

          • J.E.F.S

            ¡Sí, algo así! No tiene que necesariamente perder su estatus, sino algo que de verdad necesita. Es algo así como cuando en la trilogía de El Padrino, Michael va corrompiéndose y, aunque su posición como jefe de la mafia toma fuerza y prestigio, su vida personal se destruye lentamente por culpa de las acciones que toma, eventualmente dejándolo solo y destruido por dentro.

            Quitarle a tu personaje su posición social puede servir, pero solamente si en realidad existen razones muy profundas para que valore ese elemento.
            Es decir, si le gusta que le presten atención solamente por vanidad, no hay tanto poder en que se lo quites. Sin embargo, si busca la atención porque en su casa sus padres la maltratan y lo único que quiere es que alguien la trate bien y la admire, entonces hay más peso en los símbolos.

            En pocas palabras, lo que pierde debe ser algo que necesita en lo más profundo de su ser, incluso si ella misma no es capaz de entender qué es hasta que es demasiado tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.