Menú Cerrar

¿Qué es un antihéroe y cuáles son sus características?

logan

¿Qué es un antihéroe y cuáles son sus características?

Casi todos amamos a los antihéroes, pero no todos saben exactamente qué es lo que los define y mucho menos las características que los conforman.

Por supuesto, esto no es una crítica, ya que estos suelen ser personajes tan complicados e idiosincrásicos, que muchas veces hasta es difícil identificar quién es un antihéroe y quién no.

Si quieres entender este concepto a la perfección de una vez, ¡no pares de leer este artículo!

¿Qué es un antihéroe?

Todos conocemos a los héroes clásicos. A veces los queremos y nos dejamos inspirar por ellos, pero hay veces en las que nos aburren con su eterno sentido moralista, y esa voluntad férrea que nos hace mirarnos a nosotros mismos con vergüenza.

Si bien los buenos héroes siguen teniendo fallas y es posible relacionarnos con ellos, es fácil que, con el tiempo, nos sintamos cada vez más separados de ellos y nos cueste poner en perspectiva su lucha.

Ahí es donde los antihéroes se vuelven bastante atractivos, no solo porque nos dan algo nuevo y fresco, sino que, por simple comparación, nos ayudan a redescubrir aquellas cosas que amamos de los héroes tradicionales.

Eso es porque un antihéroe es aquel personaje que realiza acciones heroicas, pero que no lo hace por motivos necesariamente morales o virtuosos, sino que tiene motivaciones que son más egoístas u oscuras.

Por ejemplo, lo que hace que Punisher sea un antihéroe es que no combate el crimen por proteger al débil o elevar la justicia, sino porque quiere vengarse del mal que le han hecho.

Lo que hace que Deadpool sea un antihéroe es que no se pone su traje por el bien de los demás, sino porque le genera una enferma satisfacción hacer lo que hace.

Estos personajes son bastante entretenidos de ver porque reflejan esa parte de nosotros que no está del todo alineada con nuestros ideales, sino que hacen las cosas por razones más humanas e indecorosas que por motivos sublimes y heroicos.

¿Cuáles son las características de un antihéroe?

Ahora que sabemos lo que es un antihéroe, es hora de que hablemos un poco sobre las características que necesitan tener estos personajes para ser realmente efectivos.

Tiene su propio sistema moral

Crear un antihéroe no significa que puedas arrojar la moralidad por la ventana e ignorar la importancia que este elemento tiene en la construcción de historias.

Dicho de otra forma, decir “mi protagonista es un antihéroe” no te da carta blanca para eludir los conflictos filosóficos y morales de tu historia.

¿Por qué? Pues, porque un antihéroe igual necesita tener un sistema moral que lo guíe. Puede estar tan roto como quieras, pero debe ser congruente y claro, de forma tal que realmente existan ciertas actitudes heroicas dentro de él o ella.

Recuerda que no estamos hablando de un villano (que también debería tener su propio sistema moral, pero funciona de una forma algo distinta), sino de alguien que, dentro de sus imperfecciones, está actuando de una manera heroica que mejora el mundo en el que habita.

Además, un sistema moral fuerte hace que nos enamoremos de estos personajes más rápido, porque les añade complejidad y los hace admirables a su propia manera.

Vive un arco que lo acerca al prototipo de héroe, pero no lo convierte en otra persona

Un buen antihéroe siempre está luchando con la parte oscura de su ser y la parte buena, la parte heroica que todos lo que le rodean quisieran ver más a menudo.

Su arco debería estar relacionado con esta lucha, con enfrentar la oscuridad de su ser, reevaluarla y tomar una decisión que, si bien no lo convertirá en alguien completamente distinto (aka un héroe en toda la regla) sí lo hará una mejor persona.

De hecho, este punto es clave y es la razón por la que en Watchmen, por ejemplo, Rorschach es un anithéroe y Ozymandias es un villano.

Es un personaje con muchas debilidades morales graves

Por supuesto, no puedes crear un antihéroe sin darle debilidades muy fuertes que nos hagan entender de inmediato que no estamos frente a nuestro típico protagonista.

Pero cuando digo “fuertes”, ¡quiero decir FUERTES! Hazlo que sea alcohólico, un mal esposo, un mal padre, un imbécil, un racista o una persona violenta y abusiva.

El punto es que se tiene que sentir como alguien atormentado hasta cierto punto, al que le cuesta hacer lo correcto y no caer en sus propios vicios.

Esto es, quizá, lo más fundamental en la construcción del personaje, porque debe haber un balance entre sus defectos y sus virtudes, o de lo contrario las personas no lograrán generar empatía con él.

Existe bondad dentro de él o ella

Usualmente no es difícil incluir características bondadosas en nuestros héroes, pero en los anithéroes es otra historia.

Para empezar, la bondad en un antihéroe siempre debe estar un poco escondida, como que el mismo personaje se resiste a mostrarla más seguido. Recuerda que estamos hablando de un personaje con debilidades graves, pero que, dentro de sus imperfecciones, tiene un cierto sentido moral y la capacidad de hacer el bien.

Esa es una combinación muy compleja que es difícil construir bien, pero es vital para que el personaje realmente brille con luz propia.

Es por algo que al inicio de Deadpool vemos cómo le hace un favor a una chica protegiéndola de un acosador, pero, al mismo tiempo, lo hace de una forma agresiva, enferma e inmoral (y chistosa, pero no toquemos ese tema ahora).

Ahí, lo que se nos está comunicando con los símbolos es que dentro de lo desquiciado que está el personaje, debajo de toda esa fachada despreocupada y cínica, está un buen hombre.

Necesitas colocar esta clase de elementos para que realmente cuentes con este arquetipo de personaje. Si no lo haces, tendrás a un simple sujeto que hace lo que quiere; no un verdadero antihéroe.

Ejemplos y tipos de antihéroes

Nada es mejor para entender un concepto narrativo (especialmente cuando hablamos de arquetipos) que analizar ejemplos claros de dicho concepto.

Como mencioné antes, los antihéroes son bastante comunes en las historias, pero eso no evita que muchos los confundan con villanos con un sentido moral torcido. ¡Con los siguientes ejemplos te mostraré distintas formas de construir este arquetipo que dejarán todo más claro!

El Chico Malo – Han Solo (Star Wars)

9 cosas que (probablemente) no sabías sobre Han Solo

Han Solo es un personaje legendario en la cultura popular precisamente porque es un arquetipo de antihéroe clásico. Es el chico malo y rebelde, pero con un corazón de oro que le permite ser valiente y moral cuando menos lo esperas.

Estos personajes pueden diferencias perfectamente lo que está bien de lo que está mal, pero deciden ignorar su compás moral por beneficio propio.

Lo que hace que la dinámica narrativa que introduce Han Solo a la historia sea tan positiva, es que sus constantes negativas a tomar la acción heroica elevan a los personajes que no necesitan tanto convencimiento y hacen que su eventual ayuda tenga el doble de significado porque sabemos que no fue fácil para él otorgarla.

Su egoísmo e instinto de auto preservación son las debilidades centrales que le impiden ser un héroe en toda la regla, y ese conflicto lo hace más humano y cercano a nosotros.

El corrupto – Greed (Full Metal Alchemist)

Greed (Fullmetal Alchemist) HD fondos de pantalla descarga gratuita |  Wallpaperbetter

Greed como personaje, es un concepto interesante porque comparte su cuerpo con otro personaje que sí es heroico.

Es una idea muy profunda que nos simboliza la dualidad del ser humano, que a su vez está en el centro del concepto del antihéroe.

Greed es la clase antihéroe que no está del lado de nadie, sino del suyo propio, algo parecido a Gatubela y Black Cat, por ejemplo. A diferencia de los chicos malos como Han Solo, los antihéroes corruptos tienen un sentido de moralidad roto que les hace creer que lo que están haciendo no tiene nada de malo.

Esto permite que su interacción con una figura heroica los reforme, generando un conflicto bastante poderoso e interesante que los lleva por un arco de redención particular.

El vengador – Arya Stark (Game of Thrones)

Aumentará la lista de la muerte de Arya Stark luego de la batalla contra  Cersei?

Arya forma parte de uno de los tipos de antihéroe que seguro identificarás con mayor facilidad: el vengador. En este mismo artículo ya mencioné otros dos que forman parte de este grupo (Punisher y Deadpool) y seguro a ti se te podrán ocurrir unos cuántos más.

Arya vivió en carne propia muchos eventos traumáticos (como la muerte de su padre y el asesinato de su maestro) a manos de los villanos de la historia. Esto le hizo generar un odio particular por estas personas que se vuelve el eje central de sus motivaciones.

Su misión en la vida se vuelve hacerle pagar a estos monstruos por sus crímenes, pero no por una razón heroica, sino por la obsesión de la venganza.

Estos antihéroes suelen ser los más crueles de todos, ya que su historia muchas veces los arrastra por un arco inverso de personaje del que es difícil salir sin la ayuda de otro personaje que le permita redimirse y volver al camino de la rectitud.

Estos personajes son particularmente importantes si quieres introducir en tu historia el dilema maquiavélico de “el fin justifica los medios” y hacer que tu audiencia se lo pregunte una y otra vez.

Cabe destacar que muchos escritores caen en la trampa de creer que, para que este tipo de antihéroes culminen su arco de forma positiva, es imperioso que renuncien a culminar su venganza; es decir, que le perdonen la vida al villano final.

Aunque esto puede ser cierto en algunas historias, no aplica para todas. La venganza también tiene un rol justiciero que parte de la necesidad de arreglar el mal o la injusticia percibida. El tema está en que tu antihéroe no debe acabar con el villano por razones inmorales y egoístas, sino porque determina que es lo correcto o quizás para salvar a alguien más.

Si haces eso, ¡tu arco podrá contener tanto un final positivo como la muerte del villano! ¡Scar de Full Metal Alchemist es un buen ejemplo de eso!

El pecador – Kratos (God of War)

Así era el diseño original de Kratos en God of War

Existen personajes que rechazan su heroísmo no por razones egoístas o inmorales, sino porque han cometido tantas atrocidades que les cuesta perdonarse a sí mismos.

Estos son personajes que viven atormentados por la crueldad que ejercieron en el pasado y cuyo arco de redención involucra, sobre todo, que acepten que esa maldad no es todo lo que son, sino que pueden aspirar a más.

Ahí es donde entre Kratos, particularmente en su versión del videojuego que salió en 2018. Kratos fue traicionado y engañado por los dioses del Olimpo, quienes lo llevaron a asesinar a su esposa y a su hija, y caminar el resto de sus días con las cenizas de sus cadáveres pegadas a su piel.

Kratos entra en una ira demoledora y vengativa contra los dioses, asesinándolos a todos y llevándose un sinfín de vidas inocentes en el camino.

Años después de este evento apocalíptico, Kratos tiene un hijo y de él depende enseñarle a no dejarse llevar por el odio y la ira como él lo hizo. El problema es que él todavía no cree que sea algo más que un monstruo, y eso dificulta muchísimo su relación con su hijo.

Esto también lo vemos con otros antihéroes como Iron Man, Gollum o Jessica Jones.

Como seguro ya te diste cuenta, el arco de redención es una herramienta crucial en el caso de estos personajes, independientemente de si lo completan satisfactoriamente o no.

La ira – Wolverine (X-Men)

Logan' hace historia en las nominaciones de los Oscar y consigue lo que  ninguna otra película de superhéroes había logrado

La ira es un antihéroe cuyo principal problema gira en torno a su actitud hacia el mundo, quizás por una filosofía rota o un genio particularmente agresivo.

Wolverine es una de las mejores representaciones de este tipo de antihéroes, ya que su constante conflicto interno para mantener la bestia interna controlada siempre debe estar en el centro de esta clase de personajes.

La debilidad del personaje yace en su decepción por el estado del mundo (cuestionando el valor que las acciones heroicas tienen en sí, ya que de por sí no creen que el mundo merezca ser salvado y que nada de lo que hagan hará una diferencia significativa) y su propia maldad (que los aterra y les hace creer que son igual o peores que los villanos a los que se enfrentan). De hecho, precisamente porque son capaces de identificar su propensidad al mal, es que se obligan a sí mismos a realizar actos heroicos: una parte de ellos quiere creer que el bien existe y que ellos son aliados del mismo.

Esa característica particular es lo que les permite ser tan complejos e interesantes, aunque también los hace difíciles de escribir con éxito. La película de Logan es un ejemplo perfecto en caso de que quieras ver cómo se hace en la práctica.

Por supuesto, quiero destacar que estos personajes no necesitan ser violentos como tal. También pueden ser exageradamente cínicos y fríos, como Jagger por ejemplo. La ira puede estar presente de una forma más profunda y disimulada, y el símbolo no se romperá.

Los antihéroes son geniales

La verdad es que a mí me fascinan este tipo de personajes, por lo que espero que este artículo realmente te haya ayudado a crear uno increíble.

Si es así, ¡asegúrate de compartir el nombre de tu historia en los comentarios de abajo y contarme un poco sobre tu antihéroe o antiheroína!

Publicado en Escribir

15 comentarios

  1. onielydaniela

    Oye!!!!!!! yujuuuuuu soy yo de nuevo mira amigo, tengo una duda es que ¿Es bueno agregarle a mi historia una breve descripcion con referencias graficas?, lo que trato de decir, si puedo agregar un dibujo o una imagen. Ya que tambien dibujo.

    • Ivan

      Según yo si puedes hacerlo, he visto muchos libros así. El problema sería que te saltaras una descripción escrita para sustituirla por el dibujo. La imagen es como un extra, si la agregas estaría genial pero si la quitas no se debe sentir que le falte nada a tu historia. A menos que sea una novela grafica o un comic, en ese caso las imágenes son tan importantes como los diálogos.

    • J.E.F.S

      Sí importa, pero eso no significa que no puedas crear un diseño único. La idea es que el diseño de un personaje te diga cosas sobre él de forma implícita. Si quieres saber más, este artículo te puede ayudar:
      https://blog.jefsescritor.com/diseno-de-los-personajes-en-una-novela/

      Con respecto a lo otro, ¡claro! Un antihéroe puede tener la personalidad que quieras. Lo que lo hace un antihéroe es su filosofía y motivaciones, lo demás lo puedes mover como quieras.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.