Menú Cerrar

Analicemos monstruos: el legendario hombre lobo

hombre lobo

Analicemos monstruos: el hombre lobo

La gran mayoría de los fanáticos de historias sienten algún tipo de fascinación por los monstruos. Quizás no hasta el punto de activamente buscar películas y libros que los tengan, pero sí por lo menos para emocionarse cuando aparece uno. Tal vez, por eso no es tan extraño que el hombre lobo tenga tantas oportunidades para mostrarse.

Sin embargo, esa prevalencia también ha hecho que el sentido simbólico de la criatura haya perdido mucho peso con el paso de los años, hasta el punto que el movimiento ambiental lo ha empezado a utilizar para representar una especie de reconexión con la naturaleza.

Eso no tiene nada de malo, por supuesto, pero creo que vale la pena rescatar un poco lo que hizo que este monstruo pasara milenios en la conciencia popular. Si te interesa aprender más, ¡sigue leyendo!

Breve historia del hombre lobo en la literatura

Aunque podemos apuntar 1885 como el año en que el hombre lobo apareció con mayor fuerza en la literatura moderna, gracias al libro Olalla de Robert Louis Stevenson, lo cierto es que la historia del hombre lobo es milenaria.

En casi todas las culturas del mundo se encuentran mitos y leyendas sobre hombres lobo, incluso si en algunos de estos sitios no hablamos exactamente de un hombre lobo, sino de un “hombre hiena” o un “hombre leopardo”.

Las características de la criatura varían entre distintas culturas, pero, en general, se trata de un monstruo peligroso que se alimenta de la carne humana, a veces por placer y otras veces sin desearlo en realidad.

Los hombres lobo son criaturas sanguinarias y peligrosas que se alimentan del débil, pero también pueden ser entes trágicos que han sido maldecidos y cometen estas fechorías en contra de su voluntad.

Es una idea muy profunda que se ha ido trabajando y explorando a lo largo de los siglos hasta llegar a la versión moderna que tenemos del hombre lobo, donde actúa más como una criatura noble, un sabio o un… interés romántico.

Características tradicionales del hombre lobo

Como mencioné antes, los hombres lobo tienen características muy particulares dependiendo del mito del que provengan. En algunos sitios son débiles contra las balas de plata y en otros casos pueden ser derrotados si se les golpea con un cuchillo en la parte de atrás del cuello.

Por eso, déjame que te comparta las características más comunes que suelen compartir las distintas versiones del hombre lobo:

  1. Es un cazador astuto y sanguinario, incluso si su versión humana no disfruta matar.
  2. Es una criatura que sale de noche.
  3. Su mal es producto de algún tipo de maldición o sortilegio.
  4. No puede ser curado.
  5. Pueden traspasar su maldición a través de su mordida.
  6. El hombre lobo, aunque astuto, suele no tener control de sí mismo.

Cada versión tiene sus propias particularidades, pero la mayoría comparten una o varias de estas características, lo cual nos da pistas muy interesantes sobre lo que representa en realidad esta criatura.

Valor simbólico del hombre lobo

El hombre lobo representa la dicotomía existente en el ser humano que separa sus instintos más salvajes y bajos, de su pensamiento racional y moral.

El hombre lobo es el monstruo que se esconde en el alma de todos nosotros y que amenaza con salir cuando nos dejamos llevar. Por eso es que los mitos lo colocan como una bestia nocturna, porque sale cuando creemos que nadie nos ve.

Es por esto que algunas historias lo consideran un monstruo malvado que mata a consciencia y otras una criatura atormentada por la tentación: todo depende de la exploración que el autor le quiere dar a esa lucha interna.

Quizás desee explorar cómo el hombre puede encontrar placer en la destrucción.

O quizás quiera explorar lo difícil que resulta lidiar con nuestra propia maldad cuando esta ya se salió de control; incluso si hacemos todo lo posible por hacerlo.

Q, tal vez, ¡las dos ideas al mismo tiempo!

Esto es algo que vemos en Harry Potter con Remus Lupin y Fenrir Greyback, ya que el primero lucha contra su situación mientras el segundo la disfruta y activamente busca asesinar.

Como sea, es una maldición, porque el ser humano es privado de sus pensamientos más racionales, pero también de los más sublimes, perdiendo eso que lo hace “persona”. Por eso, es irrelevante que sea un “lobo”, un “oso” o un “leopardo”. Lo importante es que ya no es “humano”, sino una bestia indomable.

También por esto es común que el hombre lobo no tenga una cura definitiva para su condición. Las opciones son asesinarlo o, en el mejor de los casos, mantenerlo bajo control.

Tal vez pensarás que eso es extremadamente duro, pero en realidad tiene mucho sentido desde el punto de vista narrativo.

¿Por qué? Bueno, porque, si el hombre lobo representa la maldad impresa en lo profundo del ser humano, ¿es realmente posible curarlo? ¿Podrías tener a un ser humano sin el potencial de hacer el mal? Pues, no podrías si quieres mantener su libro albedrío, y eso es lo interesante del hombre lobo.

Como monstruo, puede ayudarte a explorar la capacidad de redención del ser humano así como el poder que la tentación puede tener sobre nuestras vidas. ¿Tu hombre lobo se deja llevar por sus instintos? ¿Los pelea sin éxito? ¿Los pelea CON éxito?

Existen rutas narrativas muy interesantes que puedes tomar con esta clase de criatura si piensas tomarte en serio el dilema filosófico y moral que ofrece. ¿Es el hombre un monstruo? Y si lo es, ¿qué puede hacer al respecto? ¿Matar a la bestia antes de que lastime más? ¿Ayudar a la persona a que tenga sus demonios internos bajo control?

La respuesta es incierta, pero tu historia puede llevar a la audiencia a través de un interesante viaje de descubrimiento.

¡Y con eso acabamos! Espero que este artículo te haya ofrecido algo interesante y ahora hayas renovado tu respeto por el hombre lobo como elemento narrativo.

Si te gustó este contenido, deberías leer este otro sobre el vampiro, ¡seguro que llamará la atención!

Publicado en Escribir

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.