Menú Cerrar

Breaking Bad: ¿es tan buena como dicen o no?

breakingBad

Breaking Bad: ¿tan buena como dicen?

Ya ha pasado casi una década desde que Breaking Bad acabó, pero eso no significa que ha desaparecido de la mente de los que la experimentaron. Aunque esta serie no es perfecta, lo cierto es que tiene muchos componentes interesantes que la hacen una buena opción para cualquier fan de las historias oscuras y dramáticas.

En este artículo te quiero hablar un poco sobre ella con la esperanza de que puedas definir si esta serie es para ti. ¡Empecemos de una vez!

Nota: ¡sin spoilers!

Sinopsis de Breaking Bad

Walter White es un químico talentoso que, por una razón u otra, quedó estancado, llegando a los cincuenta años siendo un maestro de escuela con problemas financieros, un hijo de dieciséis años, una bebé en camino, y con la sensación de haber desaprovechado su vida por completo.

Poco después de su cumpleaños, Walter se entera que tiene un cáncer de pulmón inoperable que lo matará en cuestión de meses. Preocupado por el hecho de que su muerte causará la ruina económica para su familia, decide empezar a cocinar metanfetaminas y juntar suficiente dinero para que aquellos que ama estén bien sin él.

¿Te la recomiendo?

Aunque la premisa de la serie es de por sí interesante, créeme cuando te digo que no estoy más que arañando la superficie.

Breaking Bad tiene algunas de las mejores construcciones de personaje que verás, además de que le fascina meter a la audiencia en medio de conflictos morales intensos y difíciles.

Breaking Bad es una serie que está más interesada en que la audiencia piense por su cuenta a decirle de plano qué es lo correcto o lo incorrecto. Existe un caos hermoso en este show que realmente permite que, sin importar qué tanto se salgan las cosas de control, siempre se sienta real y aterrizado.

No es para todos porque tiene una crudeza muy particular además de un ritmo narrativo propenso a volverse lento, pero es una gran experiencia para aquellos que no tienen problema con esos detalles.

Puntos fuertes y débiles de Breaking Bad

Este artículo está completamente libre de spoilers, pero de todas formas haré lo mejor que pueda para transmitirte los pros y los contras de Breaking Bad. ¡Aquí te van!

Fuerte: construcción de personajes

Como mencioné antes, la construcción de personajes de Breaking Bad es realmente buena y se nota que los escritores respetan muchísimo la agencia de sus actores.

Lo curioso aquí es que, aunque están bien construidos, realmente la gran mayoría de ellos te caerán mal porque la serie siempre los invita a romper barreras morales y cometer actos egoístas y crueles.

Para aquellos que no están muy familiarizados con el inglés, la expresión “breaking bad” se refiere una persona decente que empieza a volverse malvada. Está claro que Walter White es el que mejor representa el concepto, pero lo cierto es que esto se lo puedes aplicar a una gran cantidad de personajes.

Los eventos de la serie les hacen responder de formas muy particulares ante los contextos morales que enfrentan, y eso da pie a momentos extremadamente memorables y personajes complejos e idiosincrásicos.

Incluso los personajes que te frustran y desesperan, son consistentes en su desarrollo y no es fácil lograr ese balance.

Muy fuerte: construcción de escenas

Si eres un cineasta, entonces Breaking Bad es algo que debes ver sí o sí. ¿Por qué? Bueno, porque Breaking Bad es una de esas series que lleva al extremo el mantra cinematográfico de “muestra, no digas”, que funcione como una advertencia contra el exceso de exposición directa.

Las escenas de Breaking Bad están extremadamente bien construidas porque siempre buscan que la audiencia interprete lo que piensan y sienten los personajes basándose en sus acciones.

Eso también permite que exista una gran carga simbólica en las escenas, lo cual colabora con la profundidad temática de la narrativa.

Muy fuerte: exploración de conflictos morales

Breaking Bad no es una simple historia de narcos ni drogas, sino una exploración moral sobre la existencia humana.

Una vez que empiezas a ver la serie y analizarla, te darás cuenta rápidamente de que la preparación y venta de drogas no es más que un vehículo para colocar a los personajes en situaciones morales difíciles y ver cómo lidian con ellas.

¿Hacen lo correcto? ¿Hacen algo terrible? ¿Protegen su propio pellejo a costa de alguien más o actúan de forma protectora? ¿Están dispuestos a matar y robar si la ocasión los invita a ello?

Casi todo lo que hacen los personajes los lleva a este tipo de dilemas y, como audiencia, es extremadamente intrigante descubrir lo que harán.

Débil: el ritmo narrativo puede ser muy lento

Una de las desventajas de inclinarse de una forma tan exagerada en la exposición indirecta, es que las escenas pueden sentirse lentas, especialmente si te está costando identificar el propósito que tienen algunas.

Esto puede causar que te aburras o tengas la impresión de que no está sucediendo nada.

Para bien o para mal, el enfoque en los conflictos morales también produce que, cuando esos conflictos no existen todavía, Breaking Bad baje drásticamente su velocidad y que luego la recupere de golpe de repente.

Eso crea un ritmo que sube y baja constantemente, haciendo que tu interés se vaya y vuelva en intervalos determinados. Esto puede no ser un problema para algunos, pero estoy seguro que puede ser un detalle importante para otros.

Si estás dispuesto a tenerle paciencia a la serie de vez en cuando, ¡entonces esto no debería ser un impedimento!

Débil: subtramas sin sentido

Aunque la calidad narrativa de Breaking Bad, por lo general, es bastante buena, lo cierto es que no es perfecta. Hay detalles pequeños aquí y allá, pero si tuviera que marcar uno como error sin duda sería la forma en que ciertas subtramas se manejan.

Por ejemplo, hay un personaje secundario que aparentemente está en terapia por un problema de cleptomanía, pero podrías quitar por completo esta subtrama y la historia no cambiaría en lo absoluto, ni siquiera lo haría la construcción del personaje.

Lo mismo sucede con otro personaje que se obsesiona momentáneamente con la colección de minerales. Esto no nos dice ni desarrolla nada nuevo sobre el personaje, es simplemente algo que empieza a hacer y luego abandona.

Este problema se acentúa si consideramos que Breaking Bad ya tiene un ritmo narrativo lento, porque empiezan a aparecer escenas que no tienen razón para existir.

En el medio: la “inteligencia” de Walter

Este es un problema que puede ser tanto algo positivo o negativo dependiendo de cómo lo veas. Verás, el protagonista, Walter, se supone que es una persona bastante inteligente y que utiliza su astucia para salir de los terribles problemas en los que se mete.

El tema aquí es que el personaje no es ni la mitad de inteligente de lo que crees que es, y constantemente se mete en problemas completamente evitables si hubiera utilizado un poco más la cabeza o dejara los sentimientos de lado.

De repente saca ideas geniales, pero luego se le van detalles (a mi parecer) obvios.

La cuestión aquí es que esto no es una mala construcción de personaje porque la serie hace un trabajo excepcional en establecer cómo piensa Walter y siempre resulta creíble que meta la pata como lo hace.

Digamos que su nivel de inteligencia es consistente y por eso pienso que esto es solamente malo si te frustras en exceso al ver que un tipo tan inteligente no piensa en ciertas cosas que a ti se te ocurrieron decenas de capítulos atrás.

De la misma forma, puede ser positivo si disfrutas que el desarrollo del personaje sea tan impecable y humano.

Yo estoy en un algún punto en el medio, pero tu situación puede ser diferente. ¡Tenlo en cuenta!

¡Y con eso llegamos al final del artículo! Espero que te haya dado suficiente información para que tomes una decisión por tu cuenta.

Si ya viste Breaking Bad, piensas darle una oportunidad o ya te convenciste de que no es para ti, ¡dímelo en los comentarios!

Publicado en Series

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.