Menú Cerrar

Personajes multiarquetípicos: ¿qué son y cómo identificarlos?

code geass multiarquetipico

Personajes multiarquetípicos: ¿cómo manejar un personaje que representa varias cosas?

Cuando construyes personajes es difícil tener presente todos los elementos simbólicos que les permitirán tener un gran impacto en la historia y ayudarte a explorar todas las ideas que te impulsaron a escribir para empezar. Es por eso que, para simplificarme la vida, me gusta utilizar el concepto de personajes multiarquetípicos.

No lo busques, lo cierto es que no existe en ningún lado. Es algo que inventé para mí y que me ha ayudado bastante a aterrizar mis personajes. Por esa razón quiero compartírtelo, con la esperanza de que también te resulte de ayuda.

Si quieres aprender más al respecto, ¡no pares de leer!

¿Qué es un personaje multiarquetípico?

Como el nombre sugiere, un personaje multiarquetípico es aquel que permite al autor explorar la profundidad de más de un arquetipo de forma simultánea en la historia.

Si llevas tiempo leyendo este blog, quizás te estés preguntando algo como “Pero, JEFS, ¿no serían casi todos los actores de una historia personajes multiarquetípicos? Es decir, un personaje bien construido nunca será una sola cosa, ¿eso no haría que el concepto sea algo redundante?”. Bueno, a como yo lo veo, no.

Fíjate en la definición con más cuidado. Estoy hablando de un personaje que permite al autor explorar más de un arquetipo, lo cual significa que el hecho de un personaje sea multiarquetípico o no, en realidad depende de la visión que el escritor tenga para la historia y el personaje.

Aunque es cierto que la gran mayoría de los personajes bien construidos presentan características de varios arquetipos, las historias en las que participan no suelen enfocarse en la mayoría de ellos. Al contrario, por lo general trabajan uno y, a lo mucho, dos arquetipos, ya que de por sí un arquetipo ofrece tanta complejidad que se te puede ir una historia completa explorándolo.

Yo utilizo esta idea para analizar mis personajes y entender cuál de ellos es multiarquetípico según el manejo que estoy haciendo de la historia, y eso me ayuda a trabajarlo con la profundidad necesaria.

Si por otro lado, descubro que no es multiarquetípico, entonces puedo simplemente dedicarme a manejar con la mayor profundidad posible el arquetipo que representa y aumentar la eficiencia narrativa de mi relato.

¡Es por eso que creo que esta idea te puede ayudar!

¿Cómo saber si el personaje es multiarquetípico?

Ahora, te voy a admitir que el proceso para descubrir si un personaje es multiarquetípico o no es un poco difícil. ¿Por qué? Bueno, porque, para empezar, necesitas conocer muchos arquetipos y entenderlos a fondo; también necesitas entender el rumbo de tu historia y tus personajes, lo cual nunca se puede hacer desde el inicio.

Es por esa razón que no suelo preocuparme demasiado por esto HASTA QUE TERMINO EL LIBRO. Por supuesto, mientras lo trabajo tengo esta idea presente en mi cabeza, pero no quiero encerrar a mi personaje en un arquetipo ni tampoco romper mi enfoque de forma innecesaria.

Una vez que llegué al final y pude comprender la totalidad de mi historia y he desarrollado con detalle a los personajes, entonces me pongo a analizar a cada uno para descubrir si son multiarquetípicos o no.

Una vez que lo hago, empiezo a fortalecer los símbolos necesarios para que los arquetipos de interés para la historia tengan un mayor impacto y relevancia narrativa.

¿Y cómo lo hago? Bueno, empiezo por determinar cuál o cuáles son los arquetipos centrales del personaje y cuáles son los secundarios. Deja te explico qué quiere decir cada concepto.

Arquetipo central

Los arquetipos centrales son los más evidentes en el personaje. Por lo general, suelen ser aquellos que están atados a su personalidad y rol principal en la historia.

Por ejemplo, si analizáramos a Harry Potter, diríamos que sus arquetipos centrales son los del Elegido y el everyman.

Si analizáramos a Han Solo, su arquetipo central sería el antihéroe.

En el caso de alguien como Jean Valjean, estamos hablando del arquetipo de Pecador Redimido.

Los arquetipos centrales son aquellos que están fuertemente amarrados al personaje y que son cruciales para entenderlo. Esto es lo más importante porque un arquetipo central siempre debe ser explorado en una historia. De lo contrario, ¿para qué incluiste a este personaje?

Si tu personaje, de entrada, tiene más de un arquetipo central, entonces será multiarquetípico sí o sí y necesitas trabajar todos los que introduciste.

Arquetipo secundario

Los arquetipos secundarios están más relacionados con el arco del personaje y, a diferencia de los centrales, son dinámicos y evolucionan a lo largo de la historia.

La mejor forma de diferenciarlo del arquetipo central, es que, si se lo quitas al personaje, este no pierde su identidad. Por ejemplo, Naruto al final de su historia entra dentro del arquetipo de El Elegido, pero no es un arquetipo central para él porque la construcción del personaje nunca estuvo fundamentada en las características de ese arquetipo.

Naruto no es alguien especial solo porque tenga un destino que cumplir, sino porque se ha esforzado toda su vida por crear vínculos con otras personas y cuidar dichos vínculos. Es justo ahí donde nace la filosofía de vida que lo hace quien es.

Dicho de otra forma, incluso si te consta que tu personaje en el futuro obtendrá características de otro arquetipo, puedes ignorarlas desde el punto de vista narrativo porque no es el enfoque de la trama en este momento.

A su vez, puede ser que descubras que necesitas desarrollar un arquetipo secundario para que la trama pueda explorar una perspectiva importante para ti.

Si volvemos a los ejemplos anteriores, tenemos que Han Solo tiene los arquetipos secundarios de criminal con corazón de oro y rebelde sin causa; mientras que Jean Valjean posee los de padre bueno y hombre justo.

Encontré a mis personajes multiarquetípicos, ¿ahora qué hago?

Ahora, una vez que definiste cuáles son los arquetipos centrales y secundarios, es hora de que definas cuál de ellos de verdad es importante para la narrativa.

Si resulta que más de uno lo es, entonces el personaje es multiarquetípico y debes enfocarte en explotar al máximo cada uno de ellos. Quizás tengas que cambiar ciertas escenas o diálogos, pero la buena noticia es que, como identificaste algo que ya está en la historia, no deberías tener que hacer grandes modificaciones en la trama.

Es por eso que no me preocupa no tener esto estructurado antes de que acabo mi obra. Simplemente es un ejercicio para reforzar mis personajes y su viaje narrativo. ¡Es una técnica que utilizo para enriquecer mis historias!

¡Y con eso acabamos! Espero que este concepto te haya resultado un poco interesante.

¿Qué piensas? ¿Te gusta la idea? ¿Se te hace muy complicada? ¡Dime tu opinión en los comentarios!

Publicado en Escribir

1 comentario

  1. Vincent Parra

    Hey, bastante bueno este artículo. Estas reglas sutiles que mencionas pueden servir a muchos para entender y crear las obras que les gusten xD apoyo hermano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.