¿Deberías contratar un corrector de estilo antes de publicar?

Ahora tienes tu obra en la que estuviste trabajando por meses, llevas rato enviándola a editoriales sin éxito y finalmente te decidiste a publicar por tu cuenta. Si estás en ese punto, es normal que una de las siguientes preguntas que te hagas es si deberías contratar un corrector de estilo antes de autopublicar.

Es una pregunta interesante y justo en este contenido te quiero hablar sobre qué tan necesario es y puedas decidir por tu cuenta cuál es el mejor curso de acción.

¡No pares de leer!

¿Qué es un corrector de estilo?

contratar un corrector de estilo, ¿Deberías contratar un corrector de estilo antes de publicar?

Un corrector de estilo es un experto en temas de gramática y sintaxis, que será capaz de ayudarte a corregir fallas en tu escritura, incluyendo temas ortográficos, de formato y conexión de ideas.

NO ES ALGUIEN QUE CORREGIRÁ TU NARRATIVA ni reescribirá tu trabajo. Eso es algo tanto bueno como malo, porque si tu narrativa está mal construida un corrector de estilo no te ayudará, pero esto también significa que no debes temer que un corrector modifique tu estilo de escritura, los símbolos de tu narrativa o la construcción de escenas.

Es muy importante entender esto porque hay personas que genuinamente creen que contratar un corrector de estilo es peligroso porque su libro terminará siendo muy distinto a lo que ellos crearon, y ese en realidad no es el caso.

¿Qué ventajas aporta?

Para empezar, contratar un corrector de estilo es algo que cuesta dinero. Es un servicio que estás contratando y una de las primeras preguntas que te deberías hacer es: ¿qué obtengo a cambio de mi dinero ganado con esfuerzo?

¡Aquí te van tres ventajas claves!

Perfecciona tu gramática

contratar un corrector de estilo, ¿Deberías contratar un corrector de estilo antes de publicar?

Es muy probable que estés convencido de que tu gramática es ejemplar, que entiendes a la perfección cada uno de los aspectos del español, que nunca colocas una coma de forma equivocada o cometes un error de sintáxis, pero la realidad es que eso no es así.

¿Cómo lo sé? Bueno, porque incluso escritores increíbles como Stephen King, George R.R Martin o Tolkien tenían correctores de estilo que les ayudaban a pulir sus historias.

Esto no significa que ellos fueran malos escritores ni mucho menos, sino que la gramática es un tema muy complejo y que nuestros propios vicios del lenguaje nos dificultan la tarea de encontrar errores que quizás no son tan obvios de buenas a primeras.

Los correctores de estilo son expertos en detectar estos errores, ayudándote a que tu obra luzca mucho más profesional.

Elimina los errores de dedo

contratar un corrector de estilo, ¿Deberías contratar un corrector de estilo antes de publicar?

Los errores de dedo muchas veces aparecen aunque hayamos revisado doscientas veces el mismo capítulo. Esto no es porque seas malo corrigiendo, sino porque después de la quinta lectura tu atención se dispersa, y ya eres incapaz de fijarte en estos pequeños errores.

Los correctores de estilo tienen un talento natural para este tipo de cosas y se asegurarán que esto no suceda, lo cual tiene un mayor impacto de lo que crees, porque un error de dedo es algo que la mayoría de lectores no se toman a la ligera, especialmente si pagaron para leer tu trabajo.

Ayuda a la fluidez de la lectura

contratar un corrector de estilo, ¿Deberías contratar un corrector de estilo antes de publicar?

Gracias a todas las pequeñas tuercas y engranajes que el corrector de estilo apretará, tu narrativa y el flujo de lectura se verá ampliamente mejorado.

Si alguna vez has leído una obra amateur en una plataforma como Wattpad, seguramente te has dado cuenta que existe una gran diferencia entre una obra correctamente redacta y una que falla comas, contiene errores de dedo y presenta párrafos con fallas de lógica.

Entonces, eso debería ser una demostración muy clara de que siempre vale la pena dar un paso extra para que tu historia esté perfectamente escrita.

¿Es necesario?

contratar un corrector de estilo, ¿Deberías contratar un corrector de estilo antes de publicar?

Ahora, es muy probable que quizás en algún punto hayas decidido cotizar a un corrector de estilo y te hayas dado cuenta que no son precisamente baratos.

Lo cierto es que este tipo de trabajo es muy demandante y, dependiendo de la longitud de tu obra, es probable que hoy en día no tengas el dinero para alcanzar la tarifa que te piden los correctores de estilo cercanos a ti.

Ahí es donde la pregunta “¿es necesario?” se vuelve más relevante y la mejor forma de responderlo es con el viejo y clásico “depende”.

Si tu gramática es lo suficientemente buena, haz pasado una inmensa cantidad de tiempo revisando tu trabajo y la gran mayoría de tus lectores de prueba disfrutaron tu lírica, entonces es muy factible que empieces a autopublicar sin necesidad de invertir en un corrector de estilo.

Sin embargo, si todo sale bien y empiezas a obtener ganancias ya sea por tu libro o por otros negocios que tengas, sí te conviene volver a la obra y contratar a un corrector de estilo para que la termine de pulir.

Créeme que ninguno de los libros que las grandes editoriales publican deja de pasar por este filtro. No importa si el mismísimo Dostoyevsky resucitó y está buscando publicar la secuela de Crimen y Castigo. Incluso él tendrá un corrector de estilo (en ocasiones, incluso más de uno) que revisará su obra y se asegurará que todo está en orden.

Otro punto a tener en cuenta

contratar un corrector de estilo, ¿Deberías contratar un corrector de estilo antes de publicar?

Después de todo esto, quiero que te quede muy claro algo: de nada te sirve que tu historia tenga una perfecta gramática si la narrativa es deficiente.

Por eso, si no tienes la capacidad de invertir en un corrector de estilo, por lo menos deberías intentar trabajar con un crítico que te ayude a encontrar fallas narrativas y te aconseje sobre construcción de personajes.

Las comas y los acentos son importantes para que la lectura sea capaz de fluir, pero al final del día lo que hace o rompa una historia es su estructura narrativa. ¡Eso no lo debes olvidar!

¡Y eso es todo! Espero que este contenido te haya resultado informativo. Si te interesa que alguien analice tu historia puedes participar en la dinámica quincenal que ofrezco en Facebook o, incluso, contratar mis servicios. ¡Ponte en contacto y hablemos sobre el tema!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.