Menú Cerrar

Escaleta de personaje: ¡aprende a construirla!

escaleta de personajes

Escaleta de personaje: ¡aprende a construirla!

Si estás buscando una herramienta que te permita llevar tus historias al siguiente nivel, difícilmente conseguirás una más poderosa y útil que la escaleta de personaje.

Esto es algo que le recomiendo a todos mis seguidores que hagan antes, durante y después de la construcción de sus obras, ya que otorga beneficios en cada una de las etapas del proceso artístico.

Si quieres aprender más sobre la escaleta de personajes y sobre cómo yo construyo la mía, ¡no pares de leer!

¿Qué es una escaleta de personaje?

La escaleta de personaje es un documento que contiene la información más relevante que existe sobre un personaje. Por supuesto, lo que es “relevante” y lo que no, es algo que cada autor debe decidir por su cuenta, y es por eso que siempre debes procurar crear un estilo de escaleta que vaya contigo.

La escaleta de personaje es genial no solo para que tus personajes sean más consistentes y se sientan más vivos, sino para que puedas conocerlos a fondo y permitir que se desenvuelvan de una forma más orgánica y natural a lo largo de la historia.

A su vez, esta herramienta es particularmente importante cuando trabajas una trama compleja, con muchos personajes que entran y salen del relato, y que tienen motivaciones variadas e idiosincrásicas.

¿Puedes vivir sin ella?

Ahora, mentiría si no te digo que hay muchos escritores que no utilizan una escaleta de personaje, ya sea porque son capaces de tener toda la información sobre sus personajes en la cabeza o porque prefieren “improvisar” un poco más su escritura.

Si bien no puedo negar que pueden existir autores que consigan tener éxito así, lo cierto es que para la gran mayoría de nosotros no será así. ¿Por qué? Bueno, porque construir personajes de alta calidad no es nada fácil, y la escaleta es una herramienta que duplica o triplica la probabilidad de que puedas lograrlo.

Para empezar, la escaleta TE OBLIGA a pensar de una forma más objetiva y enfocada en tus personajes, y eso ya es un ejercicio que te beneficiará, incluso si no terminas la escaleta o se te olvida dónde la dejaste guardada.

Técnicamente, puedes vivir sin ella, pero la pregunta que deberías hacerte es “¿por qué lo harías?”. Crearla solo te trae ventajas y lo único que debes invertirle es tiempo. ¡Es por eso que no dejo de recomendar esta práctica!

La escaleta de personaje que yo utilizo

Como mencioné antes, la escaleta de personaje cambia según el autor porque lo que tú consideras relevante para tu historia puede ser muy distinto a lo que yo considero importante.

Por ejemplo, yo no estoy interesado en la fecha de cumpleaños de mis personajes, pero quizás tu historia quiere manejar una temática relacionada con los signos zodiacales. En ese caso, claro que te interesa la fecha de nacimiento de cada uno de tus personajes para saber a qué signo pertenecen.

Este es un ejemplo tonto, pero espero que ilustre lo variada que puede ser la construcción de la escaleta de personaje y de esa forma puedas ver con claridad que mi propósito aquí no será decirte cómo debe ser tu escaleta, sino darte una base que te permita construir una propia.

Y ya sin más, ¡deja que te comparto los elementos que incluyo en mi escaleta de personaje!

Nota: cabe destacar que no necesitas incluir a TODOS tus personajes en la escaleta. Solamente a aquellos que tienen una aparición importante y regular en la misma.

Backstory

La backstory es una parte crucial de mi construcción de personajes porque es la que me permite entender a fondo a cada uno de ellos. Si sé de dónde vienen, puedo entender mejor a dónde irán, y de esa forma aumento las probabilidades de que su agencia se respete a lo largo del relato.

En mi escaleta procuro que la backstory tenga los detalles más importantes para la historia, sin enfocarme demasiado en aquello que no aparecerá en la trama. Por lo general, esta backstory ocupa la mitad de una página, pero eso solo aplica con mis personajes más relevantes y complejos.

La backstory empieza desde los orígenes del personaje y llega hasta que hace su primera aparición en la obra.

Arco del personaje

Admito que esto no es algo que siempre puedo colocar al inicio de mi historia porque no siempre tengo claro desde el inicio cuál es el arco que mi personaje debe vivir.

Dicho esto, al construir la backstory suele surgir de forma orgánica la falla central de mi personaje, lo cual a su vez me indica el arco que debe vivir en la historia y, por ende, su rol en la narrativa.

Con el personaje principal esto tiende a ser más sencillo, pero con los personajes secundarios es un poco más complicado porque, para empezar, no todos tendrán arcos bien marcados en la historia y no siempre sus fallas se prestan para que vivan arcos que fortalezcan la temática de la historia.

Cuando sucede eso último, replanteo la backstory del personaje o lo remuevo por completo de la obra.

Motivaciones

Las motivaciones son aquello que el personaje persigue, aquello que le hace “levantarse de la cama todas las mañanas”.

Para crear personajes que se sientan reales, necesitas establecer y entender sus metas, de forma tal que sus acciones siempre tengan en consideración aquello que el personaje valora. Si soy capaz de definir la motivación de mi personaje, voy por buen camino, si no puedo hacerlo, entonces tengo que trabajar en él un poco más.

Poderes

Yo le pongo “poderes”, pero en realidad se refiere a todas las habilidades particulares que tiene el personaje que le permiten o le pueden permitir tener alguna ventaja o diferenciarse del resto del elenco.

Esto puede ser desde habilidades telequinéticas hasta simplemente ser capaz de forzar una cerradura.

El punto es entender cuál es el campo de competencia del personaje para tener una idea de las rutas narrativas que me aportará.

Subtramas

En esta sección coloco todas las subtramas en las que está inmiscuido mi personaje de una forma u otra. Por lo general, esta parte me ayuda a entender todos los conflictos que encierran a un personaje de forma tal que nunca deje algo olvidado por ahí.

Esta es la parte que más actualizo mientras escribo y la que más visito una vez que acabe la historia para encontrar posibles errores en la trama.

¡Y eso es todo! La realidad es que puedes agregar muchas cosas como tener un apartado específico para las fallas (yo no lo uso porque me interesa ver la falla en el contexto de la backstory), una información detallada sobre las facciones a las que pertenece, el carácter del personaje o incluso el diseño que le diste.

Como esos elementos no los considero merecedores de un apartado específico, no los coloco en mi escaleta, sino que los menciono de pasada en mi backstory, no los tengo aquí. Quizás, tú quieras hacerlo de otra forma y eso no solo está bien, ¡sino que es lo que te recomiendo!

Toma ideas de aquí y construye tu propia escaleta de personaje. Si lo haces, ¡asegúrate de hablarme de ella en los comentarios!

Publicado en Escribir

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.