Menú Cerrar

La falla: la mentira que el personaje cree

jorobado

La falla: la mentira que el personaje cree

Si llevas tiempo aprendiendo sobre el arte de construir historias, seguramente te has topado mil y un veces con alguna variante de la frase “asegúrate que tus personajes tengan fallas”.

Esto de buenas a primeras puede parecer muy obvio, pero donde muchos escritores se equivocan es en entender qué es lo que realmente significa, desde el punto de vista narrativo, darle una “falla” a su personaje.

Si quieres aprender más sobre el tema, ¡lee hasta el final!

¿Qué es una falla?

Narrativamente hablando, una falla no es simplemente un defecto de un personaje o por lo menos no en el mismo sentido en el que hablamos de defectos en el día a día.

¿Es un defecto que tu personaje sea feo?

¿Es una falla que sea estúpido?

¿Es una falla el hecho de que sea religioso o ateo?

Muchas historias utilizan estos elementos u otros parecidos para dar vida al conflicto de sus personajes, pero si simplemente crees que su inclusión te ayudará estás muy equivocado.

En realidad, ninguna de las características que mencioné antes son fallas en sí mismas. Solo lo son cuando están amarradas a , como dice John Truby, “la mentira que el personaje cree”.

Es decir, lo malo no es que el personaje sea feo, sino que CREA que su fealdad lo hace un monstruo indeseable.

El problema no es que sea estúpido, sino que CREA que es muy inteligente y siempre tiene la razón.

No se trata de si es ateo o religioso, sino que CREA que por tener esa creencia es mejor que los demás.

Es importante entender esto porque de lo contrario puedes caer en la trampa de crear fallas falsas que no ayudarán a tu personaje a crecer a lo largo de la historia.

Por ejemplo, la “falla” que se le da a Rey en Star Wars es que no sabe quién es ni de dónde viene porque no conoce a sus padres, pero ella no CREE que el hecho de no saber esos detalles la haga menos persona o alguien incapaz de recibir amor y darlo.

No hay una “mentira” y por eso la falla no cuenta desde el punto de vista narrativo.

¿Cuál es su importancia?

Las fallas son importantes porque son un catalizador para el cambio. La mentira que cree el personaje le hace actuar de una forma errada que le evita crecer como persona y ser alguien mejor de lo que es.

Sin fallas, no pueden existir arcos de personaje porque el desarrollo del personaje se vuelve una línea recta, donde termina igual que como empezó.

No creas que porque tu protagonista al final se vuelve un semidiós superpoderoso significa que creció en la historia. En realidad, el crecimiento solo puede ocurrir en el interior, en su filosofía de vida, comprensión del mundo que lo rodea y desarrollo de virtudes (o vicios en el caso de un arco inverso).

Robarle esto a tus personajes, en especial a los protagonistas, no solo los convertirá en Mary Sues o Gary Stus, sino que les impedirá cautivar a tu audiencia.

¿Cuáles son las características de una falla narrativamente bien construida?

Si quieres que te quede todavía más claro cuáles son las características que necesita tener una falla para tener impacto narrativo, ¡aquí te va una pequeña lista con las más importantes!

Es lo que justifica el arco del personaje

La falla “madre”, por decirlo de alguna forma, es aquella que se encuentra en el arco de tu personaje. Digo esto porque está claro que tus personajes pueden tener más de una falla y eso está muy bien, pero sirve de poco si no te aseguras que al menos una de ellas dé pie a su arco de personaje y que la desarrollas bien.

Por ejemplo, hablando de un personaje con muchas fallas como Deadpool, podemos mencionar su adicción a las drogas, su inmadurez, la facilidad con la que asesina, su dificultad para trabajar en equipo, y un sinnúmero de defectos más, pero las mejores historias de este antihéroe son aquellas que, aunque presentan cada uno de estos vicios, colocan uno en su centro y lo exploran a fondo.

El arco del personaje nace de una falla específica que el escritor magnifica para que la audiencia entienda la lucha del personaje y por qué su eventual victoria o derrota es significativa.

Genera verdadero conflicto en la historia

Piénsalo de esta forma. Supongamos que se aproxima un examen bastante difícil, pero tú, extremadamente confiado en tu inteligencia, decides no estudiar ni un minuto. Al día siguiente, tu profesor te devuelve tu prueba corregida y… ¡resulta que sacaste un hermoso y brillante 10 de 10!

Desde el punto de vista narrativo, lo que demuestra la falta de consecuencias y conflicto en relación con la “mentira que crees” es que no era una mentira en lo absoluto. De hecho, resulta que tenías razón y que efectivamente eres tan inteligente que no necesitas estudiar ni un minuto.

Es decir, lo que pensaba tu audiencia que era una falla no era más que un espejismo que no aportó nada a la historia.

Es por esto que debes asegurarte que las fallas de tu personaje generan conflictos reales en la historia. Y cuando digo “reales” me refiero a problemas que surgen de algo concreto que está amarrado a la falla, no de una malinterpretación o la mala suerte.

Por ejemplo, si resulta que recibes tu examen con cero de calificación, pero te quejas y descubres que el profesor te puso esa calificación porque te odia y en realidad merecías un diez, la falla sigue siendo falsa, porque el conflicto no nace de tu falla, sino de la del profesor, arruinando tu hipotético arco de personaje.

Está basada en una perspectiva equivocada

Aquí volvemos a la definición básica de falla: es la mentira que el personaje cree. Ya sé que lo he repetido hasta el cansancio en este artículo, pero es que de verdad es importante que se te quede grabado a fuego. ¡Por eso lo vuelvo a mencionar en esta lista!

Si piensas escribir una historia o estás trabajando en una, trata de pensar en cómo la falla que colocas en tus personajes (especialmente los principales) afecta la forma en la que se ven a sí mismos y al mundo.

Si es avaricioso, ¿lo es porque cree que la riqueza es lo único que puede darle felicidad o porque cree que solo es bueno haciendo dinero?

Si es un mentiroso, ¿lo es porque piensa que todos son igual de falsos que él o porque no cree que la verdad existe para empezar?

Si es un soñador, ¿lo es porque no aprecia lo que tiene o porque es ignorante de la crueldad del mundo exterior?

Lo cierto es que existen miles de formas en las que tu personaje puede estar mintiéndose a sí mismo, y es gracias a eso que puedes explorar su historia con idiosincrasia, incluso si ya otras miles de obras han trabajado arcos parecidos.

¡Y ya con eso acabamos! Si disfrutaste este artículo, seguramente te encantará este otro sobre cómo desarrollar motivaciones en un personaje. ¡No te lo pierdas!

Publicado en Escribir

4 comentarios

  1. PokeG

    Hola, excelente artículo.
    Ya lo pregunté una vez, pero pero si acaso, me gustaría saber si podrías hacer un artículo sobre el incluir tramas de viajes en el tiempo así como hiciste antes el de universos paralelos.

  2. E

    Hola
    Sería bueno un artículo sobre “el sentimento de culpa” o “la culpa” como recurso narrativo o el simbolismo que hay detrás de ello para la construcción de un personaje o el arco del mismo y cómo desarrollarlo en la trama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.