¿Cómo construir una trama compleja?

Por mucho que nos guste ver películas sencillas, en las que puedes simplemente apagar tu cerebro y entretenerte un rato, lo cierto es que una trama compleja siempre resultará gratificante.

Por supuesto, una cosa es consumir una historia compleja y otra cosa muy distinta es escribirla. Hay muchos elementos que es importante manejar a la perfección si quieres que todas las vueltas y giros de tu historia tengan sentido, sin importar cuántos factores estén jugando en la narrativa.

Si quieres descubrir cómo hacerlo, ¡lee este artículo!

¡Planéala!

construir una trama, ¿Cómo construir una trama compleja?

Digo, es obvio que este tenía que ser el primer consejo. Justamente el problema de crear un mundo grande, con muchos personajes, subtramas, conflictos temáticos y misterios grandes, es que es muy complejo considerar todo si dependemos exclusivamente de nuestra memoria.

La planeación es una parte vital de la producción de historias, y mientras mejor te vuelvas en ella, más probable será que tus obras sean poderosas y entretenidas.

Cuando planees tu historia, lo primero que debes hacer es plantearte los hechos que quieres que ocurran en el relato. No tienes que planear toda la historia hasta el final, pero debes entender por lo menos la premisa de lo que quieres construir y cómo deberían ser los personajes que te ayudarán a mover la trama hacia adelante por medio de sus motivaciones y deseos.

También es buena idea que crees una perfil para cada personaje importante de la historia, de forma que tengas una comprensión más profunda de ellos y realmente puedas captar su esencia.

En lo personal, yo siempre detallo lo siguiente sobre mis personajes a medida que los voy creando:

  • Historia personal.
  • Arco de personaje en la historia.
  • Motivaciones.
  • Habilidades.
  • Debilidades.

Me ayuda mucho porque de esa forma puedo determinar qué es lo que el personaje haría en una determinada situación, lo cual permite que sus acciones se sientan más naturales y propias, como si fuera una persona real.

Crea una temática central

construir una trama, ¿Cómo construir una trama compleja?

Lo primero que diferencia a una trama compleja de una más sencilla, es la profundidad con la que maneja la temática.

Una película u obra literaria que no se toma a sí misma en serio, tiene la ventaja de que su temática puede tener solamente un área explorada y, realmente, a nadie le importará.

Como sucede en películas como La Máscara, donde la temática está relacionada con controlar esa parte de ti que suprimes todos los días, o Mentiroso, Mentiroso, donde el mensaje gira en torno a cómo las mentiras que nos hacemos a nosotros mismos y los demás van deformando nuestra persona.

Si bien no hay nada malo con estas películas y se podría decir que hicieron su trabajo a la perfección, una trama compleja debe manejar de muchas maneras su temática y explorarla en la mayor cantidad de ángulos posible.

Por ejemplo, hablemos de una historia que maneja muchos elementos y estudia la temática del fascismo y la guerra de una manera extraordinaria: Bastardos sin Gloria.

Desde el inicio de la película, se manejan las áreas grises morales de la guerra, presentándonos un villano que actúa como si su trabajo fuera un beneficio social, un hombre que traiciona a sus vecinos para proteger a su familia y una víctima que huye despavorida para salvar su propia vida.

Cada uno de estos elementos sirve para explorar la temática central y eso lo que demuestra es que nuestro querido Quentin Tarantino, el director de la película, desde el inicio sabía muy bien qué era lo que quería transmitir con su obra y se aseguró de que cada símbolo tuviera un propósito.

Esa es la clave para cualquier historia con una trama compleja: tener una temática central clara y establecerla desde el principio.

Asegúrate que cada subtrama explora la temática de una manera distinta

construir una trama, ¿Cómo construir una trama compleja?

Ahora, como mencioné antes, el chiste de crear una historia con una trama que tiene varios elementos, facciones, motivaciones y personajes, es que la temática central pueda ser explorada desde muchos ángulos.

Es por eso que las subtramas son tan importantes en este tipo de historias: porque muestran varios tipos de argumentos sobre un mismo concepto y permiten que la audiencia tenga herramientas para sumirse en una reflexión profunda e interesante.

Por ejemplo, en El Señor de los Anillos tenemos la temática de cómo la tentación y el llamado constante del mal nos puede arrastrar a la desgracia si no la resistimos, pero también cómo la bondad brilla con más fuerza cuando ganamos esa lucha.

Las distintas subtramas de la historia exploran esta misma temática de distintas formas:

  • Frodo y el anillo: cómo el contacto con la maldad más pura debilita el corazón de los virtuosos, pero los acerca a la santidad si consiguen resistir.
  • Sam y Gollum: cómo caer en tus prejuicios puede hacer que arrastres a otros a un hueco profundo de miseria, incluso si en el fondo no eres una mala persona.
  • Gollum y el anillo: cómo sucumbir ante el mal te vuelve un esclavo de tus propios deseos en lugar de liberarte.
  • Saruman: cómo la ambición y el miedo pueden corromper una mente sabia y buena.
  • Aragorn y la corona: cómo tu pasado, por oscuro que sea, no define lo que serás, y utilizarlo como excusa es una falla moral grave.

Podría mencionar otras, pero creo que se entiende la idea.

Lo que hace brillante al Señor de los Anillos es que, por muchas subtramas que se estén manejando al mismo tiempo, hay una congruencia temática que permite que todas se sientan relevantes e interesantes, sin sentirse repetitivas.

Construye cada personaje con mucho cuidado

construir una trama, ¿Cómo construir una trama compleja?

Ahora, para poder construir una gran cantidad de subtramas interesantes que te ayuden a explorar una temática compleja, necesitas que cada uno tenga una personalidad que te ayude a hacerlo.

Es decir, si vas a manejar una historia sobre el tema de la ambición y quieres atacar las distintas formas en las que este vicio arrasa con las personas deberías crear personajes con características como:

  • Un personaje pobre y bueno que quiere ser rico y poderoso para salir de las calles. Explora con él la corrupción que la riqueza provoca incluso en las personas con mejores intenciones.
  • Un rico corrupto. Alguien que ejemplifique lo que representa una persona que adquiere su fortuna a través de medios ilícitos e inmorales.
  • Un rico bueno. Alguien que haga un contraste con el resto, que demuestre que la ambición también puede ser dominada y puesta a raya si se tiene la fortaleza moral y voluntad para hacerlo.
  • Una persona rica que no le ve valor al dinero. Alguien que te permita explorar la idea de que el dinero y el poder no son las únicas formas de medir el éxito y valor de una persona.

Obviamente, se te pueden ocurrir muchas cosas más, pero planear este tipo de personajes te ayudará a crear subtramas geniales que profundicen en la temática de una forma espectacular.

Procura que tus personajes tengan la misma meta (o una meta que los lleve al mismo sitio)

construir una trama, ¿Cómo construir una trama compleja?

Por supuesto, de nada te sirve crear muchas subtramas si al final del día no existe una excusa para que los distintos personajes interactúen entre sí y tengan conflictos entre ellos.

Lo interesante de manejar varios puntos de una misma temática es que habrá filosofías diferentes para tratar un mismo problema, y este conflicto hará que tu historia se llene de idiosincrasia y tus lectores/espectadores no puedan evitar participar mentalmente en el dilema que les presentaste.

Por ejemplo, lo que hace que Full Metal Alchemist Brotherhood sea una serie tan compleja y bien hecha, es que los personajes tienen distintas motivaciones, pero al final del día apuntan al mismo lugar: entender el propósito de su existencia.

Desde los homúnculos hasta los militares, todos enfrentan problemas existenciales rudos y sus arcos, por distintos que sean, giran en torno a la idea de lo que significa estar vivo y la actitud que deberías tener ante la belleza y crueldad de la realidad de cada individuo.

Por supuesto, esto funciona mejor si, además de unirlos de forma simbólica, también lo haces por medio de la trama. Es por algo que, para el final de la historia, los bandos están tan bien definidos, a pesar de que hubo personajes como Scar o Greed que no seguían a nadie en particular. En el clímax de la serie, todos los buenos tienen la misma meta narrativa (detener a Padre) y todos los villanos tienen la suya (derrocar a Dios).

No son estrictamente la misma motivación, pero ambas apuntan a la misma dirección lo cual, temáticamente, las une en una sola. Es por eso que ese combate final es tan intenso, porque todos los personajes se están jugando lo que es más importante para ellos.

¡Y listo! ¡Haz todo esto y verás cómo tu historia se vuelve una trama compleja e interesante, capaz de enamorar a miles de personas!

Si te gustó este artículo y quieres aprender más sobre la construcción de historias, ¡asegúrate de leer mi artículo sobre las 7 claves de la estructura narrativa según John Truby!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.