Los tipos de narrador y sus diferencias: ¿cuál te conviene más?

Elegir el tipo de narrador es algo que la mayoría de los escritores hacen de forma automática, sin dedicarle mucho tiempo a debatir la idea. Sin embargo, lo cierto es que este es un elemento vital para una obra, y entender las fortalezas y debilidades del narrador que escogiste es clave para que tu historia tenga éxito.

Por eso, decidí construir un artículo que te permita entender mucho mejor los distintos tipos de narrador que existen así como entender los beneficios y desventajas que cada uno te dará.

¡Sigue leyendo!

Primera persona

tipos de narrador, Los tipos de narrador y sus diferencias

El narrador en primera persona es muy popular entre escritores novatos y con buena razón, ¡es el que más te permite meterte en la piel de los personajes y disfrutar la historia! Dicho esto, este es un estilo de narrador bastante complejo y que ofrece muchas cosas interesantes, especialmente si el personaje que narra está bien construido.

En pocas palabras, el narrador en primera persona es aquel que cuenta los hechos desde su punto de vista y vive en carne propia los eventos de la trama.

Breve ejemplo

“Jamás creí que llegaría este momento, pero una buena parte de mí esperaba que sucediera. A veces, lo que menos deseamos que ocurra, es lo único que puede realmente liberarnos, y eso fue lo que la muerte de mi padre abusivo logró: liberarme.”

Ventajas

Ente sus ventajas están:

  • Permite construir al personaje a fondo, dándole idiosincracia y un proceso mental especial.
  • Ayuda a que el personaje se encuentre en el centro de los conflictos más grandes de la historia, de forma tal que se mantenga interesante.
  • Le da a la historia un aire más personal y cercano, y permite que el lector se identifique más fácilmente con los personajes.
  • La exposición puede ser maquillada con pensamientos únicos e interesantes, lo cual la hace menos invasiva y más disfrutable.

Como ves, este tipo de narración es genial para historias que quieren enfocarse perpetuamente en los personajes y explorar misterios complejos. Es por esto que muchas de las historias de cuentistas como Edgar Allan Poe (en el Corazón Delator) y Lovecraft (en Dagon) usan este tipo narrador, o escritores muy profundos como Dostoyevsky (en Memorias del Subsuelo).

Desventajas

Algunas desventajas son:

  • La perspectiva de la historia está amarrada a la experiencia del personaje, lo cual hace que ciertos elementos sean difíciles de incluir. Es por esto que escritores, como Bram Stoker en Drácula, utilizan distintas perspectivas en primera persona y así eludir un poco esta desventaja.
  • La calidad de la historia depende, en buena parte, de la complejidad del personaje que narra. Si el personaje está mal construido o no tiene cualidades que lo hagan interesante, entonces será imposible que la obra despegue.
  • Es muy fácil abusar de la exposición. Dado que los eventos de la historia que no toman lugar frente al narrador son desconocidos, es casi irresistible caer en la necesidad de utilizar personajes secundarios que revelen toda la información que el protagonista se perdió. Esto en sí no es un gran problema, pero es algo que debes tomar en cuenta.
  • Como la historia toma lugar dentro de la cabeza del personaje, los misterios de la historia tienen que estar relacionados con factores ajenos a él. En pocas palabras, con este tipo de narrador, es muy difícil (por no decir imposible) crear un protagonista misterioso y contar la historia desde su perspectiva.

¡Toma todo esto en cuenta! Piensa en lo que tu historia necesita y sabrás si te conviene contarla en primera persona o no.

Segunda persona

tipos de narrador, Los tipos de narrador y sus diferencias

Este es, probablemente, el tipo de narrador menos usado que existe, y por buena razón. Este tipo de libros tratan de darle una experiencia única al lector y permitirle que sea, literalmente, el personaje que protagoniza el relato.

Breve ejemplo

“Tomaste la espada con la mano derecha y la blandiste con valentía. El reflejo de la luna caía sobre la hoja y podías escuchar el anhelo del arma como si gritara en tu oído. Corriste hacia tus enemigos, dispuesto a luchar una última vez.”

Ventajas

Usar este narrador te puede dar estas ventajas:

  • Involucras al lector directamente en la historia.
  • Puedes crear distintos caminos de acción y darle opciones al lector. Algo así como “si quieres hacer A, salta a la página 4; si quieres hacer B salta a la página 20”.
  • La narración se vuelve dinámica y personal, y produce una experiencia única que no es fácil de conseguir.

Si te soy honesto, la única historia que me ha gustado en este formato se llama Misión Alfa Centauro, escrito por Alberto Balcells.

Desventajas

Lamentablemente, las desventajas de este narrador son bastante pesadas:

  • La inmersión puede romperse fácilmente si el avatar no está bien definido o, simplemente, el lector es demasiado distinto a él. El problema aquí es que es difícil creerte que eres el personaje si este no actúa para nada como tú o las opciones que le presentan ni siquiera te parecen lógicas.
  • La narración tiene muchas limitaciones, tanto desde el punto de vista expositivo como de perspectivas, porque no solo tu lector no sabe nada sobre el mundo en el que supuestamente habita, sino que es probable que tampoco tenga las habilidades que el avatar tiene. Dicho de otra forma, te verás forzado a explicar muchas cosas con peras y manzanas para que el lector no se pierda.
  • La historia puede sentirse lenta y extraña, porque las debilidades y necesidades del personaje se deben proyectar en el lector, en lugar de crear un personaje que realmente las viva. Esto dificulta que los símbolos tengan fuerza y, además, también provoca que el arco, la mayoría de las veces, sea inexistente.

Son desventajas graves, pero más que nada lo que representan es la dificultad de utilizar este tipo de narrador. ¡Por eso lo vemos tan poco!

Tercera persona limitada o narrador equisciente

tipos de narrador, Los tipos de narrador y sus diferencias

Este puede que sea uno de los narradores más populares, sino el que más. Historias como Harry Potter y Crimen y Castigo, utilizan este formato con bastante éxito (aunque Rowling tuvo que hacer algunos ajustes a medida que su historia evolucionó en algo más complejo).

El narrador equisciente, o tercera persona limitada, simplemente se refiere al narrador que cuenta todo desde la perspectiva de un personaje, y solamente tiene acceso a los conocimientos que ese mismo personaje posee.

En pocas palabras, nuestro narrador no sabe qué están haciendo el resto de los personajes ni lo que piensan, solo sabe aquello que puede interpretar el personaje que sigue.

Breve ejemplo

“Matthew subió la colina decidido. El sudor caía sobre su frente y sus manos estaban cubiertas de sangre y tierra; sangre que no le pertenecía y tierra de un lugar bastante alejado de esa colina. Respiraba con dificultad, pero no dejaba de subir, como si estuviera poseído por una fuerza más grande que él.”

Ventajas

Algunas ventajas son:

  • El narrador es menos invasivo y toma un rol más lejano en la evolución de la historia, porque no puede interactuar con el resto de los personajes a menos que el personaje que sigue lo haga.
  • La exposición está más justificada, porque se puede explorar con más detenimiento el proceso mental del personaje sin que el ritmo narrativo se rompa.
  • Permite al lector identificarse con el personaje con más facilidad, además de que ayuda a construirlo con mucho más cuidado.

Por todos estos beneficios, la verdad es que creo que este es un narrador ideal para los escritores novatos, porque tiene un balance perfecto entre libertad y restricciones narrativas.

Desventajas

En cuanto a sus desventajas, las más importantes son:

  • Justo como su nombre lo indica, es limitado, por lo que abusar del alcance que tiene puede romper el ritmo narrativo y sacar al lector del relato.
  • Si el personaje que lleva la historia no es lo suficientemente activo en la trama, esta se sentirá aburrida y lenta, por lo que el protagonista es vital para este tipo de historias.
  • Los cambios de perspectivas se sienten mucho más antinaturales, y la exposición, si bien está más justificada, debe seguir la línea lógica de pensamiento del personaje; no puede aparecer de la nada.

Lo cierto es que escribir historias con este tipo de narrador es bastante sencillo, y beneficia especialmente a aquellas en las que el protagonista está descubriendo un mundo nuevo o analizando una situación social compleja.

El testigo

tipos de narrador, Los tipos de narrador y sus diferencias

Este estilo de narrador se caracteriza por contar la historia desde el punto de vista de una persona que presenció los eventos, y quizás formó parte de ellos, pero no desde un punto de vista protagónico. En pocas palabras, cuenta la historia de alguien más que realmente es el enfoque de la historia.

Si te suena familiar, probablemente es porque te recuerda a una de las novelas más famosas de la historia, ¡Sherlock Holmes!

Breve ejemplo

“El coronel terminó su discurso y pudimos sentir la energía que emanaba. Todos los que estábamos ahí, seríamos capaces de saltar de un precipicio y aceptar la muerte si él nos lo pedía; seguro lo haría por una buena razón. Se bajó de la tarima y me acerqué a él con la sensación de que vería grandes cosas si me mantenía a su lado.”

Ventajas

Algunas ventajas que ofrece son:

  • Es genial para construir personajes misteriosos e interesantes, porque puedes idealizarlos y explorar cada una de sus acciones a través de las reacciones del narrador.
  • Es perfecto para contar historias con pistas y dejos de misterio, al mismo tiempo que es uno de los formatos que aprecia más la exposición por medio de diálogos, lo cual facilita la escritura. Un ejemplo sería El Señor Valdemar de Edgar Allan Poe.
  • Se pueden dejar muchas cosas a la imaginación y explorarlas al mismo tiempo con detalle, porque todo se limita a la experiencia del testigo.

Es por esto que muchas historias de misterio, terror y dramas “detectivescos” se escriben con este formato.

Desventajas

En cuanto a sus desventajas, tenemos:

  • Si la prosa del escritor no es poderosa, la historia se puede volver aburrida y la exposición se sentirá invasiva y molesta.
  • Como sucede con la narración en primera persona, si el personaje que narra no tiene una personalidad interesante o al menos una voz que sienta propia y genuina, la historia tiene pocas probabilidades de ser exitosa.
  • Dado que la historia puede volverse fácilmente un simple relato de hechos, es complicado provocar que los momentos emocionales surtan efecto. Hay que utilizar los símbolos de manera experta para poder escribir en este formato.

No es fácil escribir con este estilo, y no todas las historias se benefician de este formato, pero hay algunas que lo NECESITAN, por eso es importante conocerlo.

Omnisciente

tipos de narrador, Los tipos de narrador y sus diferencias

Ahora hablemos del omnisciente, un tipo de narrador bastante interesante, porque no es necesariamente complejo, pero puede llegar a serlo. Todo depende de la habilidad del escritor.

El narrador omnisciente es aquel que relata los hechos desde una posición privilegiada. Este narrador conoce a fondo cada uno de los detalles de la historia, sabe todo lo que piensan los personajes, la personalidad que tienen y los sucesos de la trama.

Tiene la libertad de compartir tanta información como quiera, y puede involucrarse a sí mismo en el relato si lo desea, dando su opinión y ofreciendo sus insights propios.

Victor Hugo utiliza este estilo de narrador con muchísimo éxito en Los Miserables, incluso tomando capítulos enteros para soltar monólogos profundos sobre la naturaleza humana y el sufrimiento de los personajes.

Jane Austen también es una experta en el manejo del narrador omnisciente, e incluso lo utiliza para producir comedia y hacer que ciertos momentos emotivos peguen con más fuerza.

Breve ejemplo

“Jade no sabía que del otro lado de la calle estaba el hombre que había buscado por tantos años. Estaba tan absorta en sus pensamientos y preocupaciones, que no notó los ojos deslumbrados que la observaban como si fuera un ángel sobre la tierra, ni tampoco se percató de que un muchacho alto, de pelo rubio y ojos verdes, cruzaba la calle nervioso, con la esperanza de cruzar una sola palabra con ella.”

Ventajas

Algunas ventajas de este narrador son:

  • Es el que te da más libertad para manejar la narrativa a tu gusto. Puedes explorar tantas cosas como quieras al mismo tiempo, desde puntos expositivos hasta insights de los personajes que se escapan del protagonista.
  • El salto de perspectiva se siente más natural, lo cual hace que este tipo de narrador sea ideal para contar historias con grandes odiseas y elencos inmensos de personajes. Una historia como El Señor de los Anillos NECESITA este tipo de narrador sí o sí.
  • Si bien la exposición no se recibe tan bien, la construcción de mundo (siempre y cuando sea relevante con la escena) es muy apreciada por el lector, por lo que la creación de personajes y mundos creíbles se vuelve mucho más sencilla.

Si tu historia es bastante compleja e involucra muchos personajes, escenarios y conflictos, el narrador omnisciente es una herramienta esencial para sacarle todo el jugo posible a tu obra.

Desventajas

En cuanto a las desventajas que tiene, podemos mencionar:

  • Dado que te da tanta libertad, el escritor necesita tener un profundo conocimiento sobre muchas técnicas narrativas y manejarlas a la perfección. De lo contrario, el relato puede carecer de sentido y sentirse aburrido y lento.
  • Como el enfoque no está colocado directamente en un personaje, la selección y el desarrollo del protagonista debe ser hecha con mucho cuidado. Es decir, debes seguir la máxima de John Truby: el personaje principal debe ser el más interesante del relato. Si no lo haces, es probable que tu historia sufra por esto.
  • Es fácil pasarse de listo con tus opiniones personales. Como este tipo de narrador tiene la libertad de meterse en el relato, muchas veces puedes caer en la tentación de extrapolar tu visión personal y proyectarla sobre los personajes, quitándoles agencia y credibilidad.

Dicho de otra forma, el omnisciente es un estilo de escritura que puede ser tan simple o sofisticado como el talento del escritor. Es útil tanto para empezar a escribir como para veteranos con experiencia, pero eso no lo hace necesariamente el más efectivo.

¿Cuál es el ideal para ti?

¡Y eso es todo! Espero que el artículo te haya ayudado a entender los distintos tipos de narrador y determinar cuál es el más útil para ti.

Si te gustó el artículo, seguramente disfrutarás este sobre cómo construir el final perfecto para tu historia. ¡No te lo pierdas!

5 Replies to “Los tipos de narrador y sus diferencias”

  1. La mayoría de historias están escritas en pasado, pero ¿hay alguna desventaja con escribir en presente? A mi me gusta más, siento que es más inmersivo al estar contándotelo como si pasara en ese momento, pero no se si sea mejor escribir en pasado.

    1. Sí hay muchas desventajas, porque el problema de contarlo en “presente” es que la imagen se congela constantemente en el cerebro, mientras que el pretérito te permite pasar una imagen en movimiento y darle sentido inmediato a la acción.
      Además, me temo que no hace más inmersiva la lectura, sino lo contrario, porque así no es como interpretas el mundo. Los humanos, a pesar de vivimos en el presente, tenemos un delay ante todo lo que experimentamos. Cuando ves a alguien saltar, hay un espacio entre el hecho y el momento en que tu cerebro procesa lo que sucedió. Es decir, siempre estás viendo las cosas que ya pasaron, por lo que el pretérito (ya sea perfecto o imperfecto) es la forma real en la que vives el mundo. Las historias en Segunda Persona suelen usar el tiempo verbal en presente, pero eso es justamente porque son muy particulares. No pasa nada si pones este tiempo verbal en los diálogos, el problema es cuando lo tiene el narrador.

  2. Gracias por pubicarl esto, ya lo estaba esperando.
    De hecho, una de las razones por las cuales escribo en primera persona es que, aparte de que ya me acostumbre a usarlo, siento que así puuedo desarrollar mejor a mis personajes.
    Y he tenido el presentimiento de que las historias en tercera persona son más vistas y leídas que las escritas en primera persona. Y me he preguntado el porque sera.

    1. La mayoría de las historias están escritas en pasado, pero ¿hay alguna desventeja en escribir en presente? A mi me gusta más, lo siento más inmersivo al contártelo como si pasara en ese momento, pero no se si sea mejor hacerlo en pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.