Menú Cerrar

Narrador testigo: ¿qué es y cómo puede ayudarte?

narrador testigo wattson

Narrador testigo: ¿cuándo te conviene usarlo?

Existen muchos tipos de narradores que un escritor puede aprovechar para sacarle el máximo provecho a su historia, y quizás uno de los más interesantes y particulares es el narrador testigo.

Si eres un gran fanático de la literatura, es muy probable que hayas leído muchas historias con esta clase de narrador, pero eso no necesariamente significa que lo entiendes por completo o que puedas utilizarlo en una obra que piensas escribir.

Si te interesa conocer más sobre el narrador testigo, sus ventajas y desventajas, y en qué tipo de historias brilla, ¡no pares de leer!

¿Qué es un narrador testigo?

El narrador testigo es aquel que se caracteriza por una historia desde la perspectiva de alguien que presenció los eventos en cuestión, pero no participó en ellos como protagonista. Puede que haya estado presente, pero, en realidad, el foco de la trama se lo lleva alguien más.

Aquí te va un ejemplo:

Cuando volví del Este el otoño pasado, era consciente de que deseaba un mundo en uniforme militar, en una especie de vigilancia moral permanente; no deseaba más excursiones desenfrenadas y con derecho a privilegiados atisbos del corazón humano. La única excepción fue Gatsby, el hombre que da título a este libro: Gatsby, que representaba todo aquello por lo que siento auténtico desprecio. Si la personalidad es una serie ininterrumpida de gestos logrados, entonces había en Gatsby algo magnífico, una exacerbada sensibilidad para las promesas de la vida, como si estuviera conectado a una de esas máquinas complejísimas que registran terremotos a quince mil kilómetros de distancia” – fragmento de El Gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald.

Como ves, la narrativa es realizada por un personaje que tiene sus propias opiniones y forma de experimentar el mundo que lo rodea, pero la historia en sí está enfocada en un tercero, alguien cuyas proezas y actitudes son el verdadero motor que impulsa la trama.

Esto hace que el narrador testigo sea muy particular porque permite explorar al protagonista desde los ojos de alguien más. Es como si una persona relatara lo que haces según su propia interpretación, tan limitada o acertada como esté.

Ventajas y desventajas

Como te podrás imaginar, todo eso que mencioné antes tiene sus ventajas y desventajas. ¡Deja que te las comparta!

Ventajas del narrador testigo

Empecemos hablando de las dos ventajas más relevantes de utilizar este tipo de narrador.

Profundiza el misterio de los personajes y la trama

La característica central que hace que el narrador testigo sea una fuerza positiva para una historia, es la forma en que le permite al escritor profundizar los misterios de la historia y mantenerlos a lo largo de la misma.

Debido a que la narración en sí se lleva a cabo desde la perspectiva de alguien que no mueve la trama, sino que observa a alguien más hacerlo, existe una duda intrínseca sobre las motivaciones y formas de pensar de los personajes, especialmente del protagonista.

Imagínate que es como que te des cuenta de que tu vecino sale todas las mañanas al patio de su casa, hace un hoyo en el suelo y esconde algo ahí; al día siguiente lo desentierra y lo reemplaza por otra cosa.

Desde tu punto de vista, la acción en sí está llena de misterio y es hasta emocionante porque no tienes forma de saber con facilidad lo que la motiva. Sin embargo, si la contáramos desde el punto de vista del vecino, este elemento se perdería (a menos que intentes esconderlo de forma artificial).

Esto, a su vez, hace que la trama en sí sea misteriosa porque las acciones de todos los personajes se ven a través de la misma perspectiva limitada. 

La narración puede usarse para “despistar” al lector de una forma sana

Otra ventaja increíble que aporta el narrador testigo es que, a diferencia de los demás, es mucho más fácil introducir “pistas falsas” en la trama sin que esto se sienta como una manipulación.

Los demás narradores, técnicamente, pueden hacerlo también, pero ninguno lo puede lograr con la misma facilidad.

¿A qué me refiero exactamente? Bueno, básicamente me refiero a que, debido a que el narrador testigo es una persona como tú y como yo, es propenso al error y a sacar conclusiones equivocadas de lo que ve.

Esto es algo natural que, de hecho, probablemente ocurra orgánicamente si construyes bien a este personaje. Por eso, resulta muy sencillo meter elementos que despisten al lector y te ayuden a esconder con mayor facilidad el plot twist que tienes preparado para revelar el secreto del misterio impulsado por la historia.

Permite explorar al protagonista desde otro ángulo

Esto es especialmente útil con personajes ya establecidos, pero también sirve en sagas en las que la audiencia se irá empapando poco a poco de la personalidad del personaje principal.

Dado que el narrador testigo siempre es alguien que ve de adentro hacia afuera, nos ayuda a entender no solo ciertos aspectos del protagonista, sino también la forma en que los demás lo ven al interactuar con él o ella.

Esto puede ayudar a introducir conflictos geniales en la trama y explorarlos de una forma única.

Desventajas del narrador testigo

Ahora que conocimos las ventajas, es hora de que hablemos un poco sobre las debilidades de este tipo de narrador.

La historia es extremadamente dependiente de la calidad lírica del autor

Dado que el personaje que habla, al final del día, no es el enfoque de la trama, es mucho más complicado enganchar al lector, y por eso la calidad de la escritura debe ser extremadamente alta.

De hecho, si te pones a leer la mayoría de las novelas que utilizan este tipo de narrador con éxito, notarás que todas se van por una narración más poética y altamente estilizada.

Esto, a su vez, obliga a los escritores a crear un narrador que sea inteligente y perspicaz, de forma que sus opiniones se sientan relevantes y útiles para el lector y este tenga ganas de escuchar lo que tenga que decir.

Dicho de otra forma, tienes que ser un escritor muy hábil con las letras para tener éxito con el narrador testigo.

El personaje que narra debe estar muy bien construido

A pesar de que el narrador no es el enfoque de la trama, sí es un personaje extremadamente importante para la historia.

Si su construcción no es buena (no tiene motivaciones claras, no tiene una forma de pensar establecida, no tiene una personalidad marcada, etcétera) será muy complicado que imprima tensión al relato.

Después de todo, se supone que el narrador está contando esta historia porque lo que ocurrió le dejó una fuerte impresión, pero si no entendemos por qué dicha impresión fue causada, será imposible que conectemos de verdad con la historia.

Es difícil que los momentos emocionales tengan impacto

De por sí, las dos desventajas que mencioné antes son un gran reto, pero el principal problema que tienen es que, si no las manejas a la perfección, será extremadamente complicado que los momentos emocionales de la historia tengan impacto.

Los mejores escritores, además de construir bien a sus personajes y hacer alarde de una lírica bestial, también se las ingenian para que el personaje que narra tenga una fuerte relación con lo que ocurre; ya sea porque los acontecimientos involucraron a personas que amaba o cambiaron su vida para siempre.

Es importante que exista esa relación emocional en el narrador o de lo contrario se sentirá igual a que un periodista cuente los hechos de una noticia que no tiene nada que ver con él.

Se debe sentir que el personaje está emocionalmente involucrado con lo que ocurre o, de lo contrario, la audiencia jamás lo estará.

¿Cómo saber si es para ti?

El mejor tip que te puedo dar aquí es simplemente que te preguntes lo siguiente:

  • ¿Qué tan importante es para mí trabajar los “misterios” de mi obra?

Si la respuesta es “MUCHÍSIMO” entonces deberías considerar seriamente al narrador testigo, ya que ningún otro tipo de narrador podrá ayudarte de la misma forma, especialmente si esos misterios giran en torno a tu protagonista.

Si no hay misterios interesantes en tu historia o estos no son el verdadero enfoque de la misma (desde el punto de vista de la trama), entonces no tiene mucho sentido que utilices esta clase de narrador, ya que estarás desaprovechando sus principales ventajas.

Dicho esto, ¡no tengas miedo de experimentar! ¡Quizás se te ocurra una forma muy original de aprovecharlo!

4 ejemplos de narradores testigo exitosos

Ahora que ya conoces todo sobre el narrador testigo, deja que te recomiende algunas novelas increíbles que te permitirán experimentarlo en su máxima expresión. ¡Aquí vamos!

El Gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald

El Gran Gatsby es una de las novelas con mayor prestigio de la historia, siendo considerada por muchos como la obra maestra de la literatura estadounidense.

Aunque no comparto esa opinión del todo, sí te puedo decir que entiendo perfectamente a aquellos que la sostienen.

En pocas palabras, El Gran Gatsby es un libro que explora a profundidad el concepto del “sueño americano”, con sus vicios y sus virtudes, a través de una historia desgarradora y llena de sueños y tragedia.

La historia es contada por Nick Carraway y el protagonista es Jay Gatsby.

Drácula de Bram Stoker

Todos conocen la figura de Drácula, pero, al igual que ocurre con la criatura de Frankenstein, no muchos conocen la obra que le dio vida al monstruo.

A diferencia de los otros libros de esta lista, Bram Stoker no utilizó a un solo narrador testigo, sino que varios personajes cuentan sus encuentros con el monstruo a través de cartas y entradas en sus diarios.

La trama está construida de forma impecable y la tensión de la misma es simplemente de otro nivel.

¡Échale un ojo!

Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle

Sherlock Holmes es un clásico mundial de la literatura hasta el punto que ha trascendido a otros medios como el teatro, el cine y la televisión.

Más de cien años después, lo cierto es que todavía no podemos tener suficiente de este personaje, y uno de los principales culpables de esto es nuestro querido Watson, el narrador testigo de esta saga inmortal.

Al igual que Drácula, no creo que haga falta que te explique en realidad de qué van estas historias. Lo mejor que puedo hacer es recomendarte encarecidamente que te expongas al genio absoluto que es Sir Arthur Conan Doyle. ¡No dudes ni un instante más!

El Vampiro de John Polidori

El Vampiro es un relato corto escrito por John Polidori, un escritor británico que, aunque quizás no lo conoces, era una gran eminencia en su época.

Con decirte que se dice que la idea de este relato surgió en la famosísima Villa Diodati, un lugar que ha inspirado escritores como John Milton, Voltaire y Mary Shelley (esta última, de hecho, estaba con Polidori cuando la musa le llegó).

El Vampiro nos cuenta la historia de un extraño y malvado hombre que parece ser más demonio que humano.

Esta historia fue la que popularizó el término “vampiro” y la que hizo que se volviera un elemento cultural con extrema influencia en los esfuerzos narrativos hasta nuestros días.

El narrador testigo es un joven llamado Aubrey el protagonista es un hombre de la alta sociedad londinense llamado Ruthven.

¡Y con eso acabamos! Espero que hayas aprendido mucho sobre el tema con este artículo y, quizás, te aventures a utilizar al narrador testigo en alguna de tus obras.

Si, más bien, descubriste que no es el ideal para ti, lee este artículo que contiene a los distintos tipos de narradores y los explica brevemente. ¡No te lo pierdas!

Publicado en Escribir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.