¿Cómo manejar varios villanos en una historia?

Si de por sí tiene su ciencia construir un buen villano en una historia, la simple idea de manejar varios villanos en una novela, y darles a todos un lugar importante, suena prácticamente imposible.

Sin embargo, no lo es. Hay muchas historias increíbles que cuentan con varios villanos distintos y espectaculares, que afectan la historia de distintas formas, cambian alianzas y cuyas motivaciones son misteriosas e interesantes.

Todas estas historias cuentan con elementos clave para que este manejo profundo de varios villanos sea interesante y aporte mucho a la narrativa, ¡y justo de eso vamos a hablar en este artículo! ¡No te lo pierdas!

Dales a todos una motivación relevante con la temática de la historia

villanos, ¿Cómo manejar varios villanos en una historia?

No caigas en el error de pensar que el hecho de que tu villano tenga una organización y varios aliados poderosos es sinónimo de que tienes un gran elenco de antagonistas.

Por ejemplo, en Star Wars, no puedes decir que hay miles de villanos porque hay miles de Stormtroopers. ¿Por qué? Pues, porque todos tienen la misma motivación, todos están en la misma sintonía que los verdaderos villanos, por lo que no tienen presencia propia, sino que son una extensión de los deseos de sus jefes.

La única forma de tener villanos diversos en una historia es dándole a cada uno una motivación única, algo que lo mueve a él o ella de una forma distinta y lo separa de sus contrapartes antagónicas.

En Full Metal Alchemist Brotherhood, se maneja este concepto de manera espectacular, porque los villanos, a pesar de estar aliados de cierta forma, tienen sus propios deseos y dilemas existenciales. Al final del día, cada uno está siguiendo sus propios intereses, y eso hace que se sientan independientes e interesantes.

Gula solamente quiere comer, Envidia quiere castigar a la humanidad por provocar sus celos, Ira quiere descargar su odio contra el mundo, Avaricia quiere apoderarse de las riquezas del mundo, Padre quiere absorber a Dios, etcétera.

Su motivación personal es lo que los mueve, por lo que las interacciones que tienen entre ellos, los personajes principales y los secundarios, siempre es fascinante y genuina, y hace que sean inolvidables por mérito propio.

Haz un protagonista complejo o una serie de protagonistas interesantes

villanos, ¿Cómo manejar varios villanos en una historia?

Por supuesto, un villano necesita alguien a quien oponerse, y si el protagonista (o protagonistas) no está a la altura, realmente será muy difícil que pueda lucirse.

Este es uno de los problemas que tuvo la tercera película del viejo Spiderman, donde Peter se enfrenta al Duende Verde, Sandman y Venom en una sola película.

Lamentablemente, el Peter Parker de esa versión de Spiderman no era un protagonista lo suficientemente interesante para explorar, en un formato limitado y corto, la complejidad que estos villanos podían poseer.

La razón es muy sencilla: Peter es un personaje que duda constantemente de sus capacidades y que suele meterse dentro de sí mismo cuando algo lo corroe por dentro. Un protagonista así no te permitirá explorar varios villanos al mismo tiempo, porque constantemente está mirando hacia dentro en lugar de hacia fuera.

Eso sí, en un libro o serie de televisión esto puede evitarse más fácilmente, porque se pueden usar distintas perspectivas para explicar un mismo tema y se tiene más tiempo para trabajar la psicología de los personajes.

Dicho esto, si tu protagonista no es alguien complejo, con luchas interesantes y debates poderosos, no importa cuánto tiempo tengas, jamás lograrás que los villanos de tu historia tengan verdadero peso.

Dales a los villanos características buenas y malas

villanos, ¿Cómo manejar varios villanos en una historia?

Esto realmente es una regla que aplica para cualquier historia, independientemente de la cantidad de antagonistas que tengan, pero es particularmente importante si tu intención es manejar más de uno al mismo tiempo (y hacerlo bien).

Como mencioné antes, si la motivación de los villanos es la misma y representa lo mismo, entonces realmente no son varios, sino uno solo con varios rostros. Lo mismo sucede si la razón detrás de sus acciones es completamente malvada o completamente idealista.

Siempre debería existir una mezcla, y mientras más compleja mejor.

Por ejemplo, una de las cosas que hace que villanos como Stain de My Hero Academia sean tan interesantes, es la forma en la que su filosofía de vida contrasta con los demás antagonistas, que en este caso pertenecen a la Liga de los Villanos.

Mientras estos son más caricaturescos y malvados, Stain tenía capas de complejidad. No mataba por algo tan superficial como porque “odiaba a los héroes”, sino porque podía ver cómo el sistema de héroes estaba corrompido y tenía un aspecto oscuro que empeoraba la sociedad.

Es decir, Stain no es solo un asesino, frío y salvaje, sino también alguien con un profundo sentido del honor y la moralidad que le pertenece a él y solo a él.

Esto no solo lo hace especial y memorable, sino que nos permite creer que se trata de una persona real, con traumas e interpretaciones de la vida que no son completamente ajenas a nosotros. Dentro de su locura, podemos vernos a nosotros mismos reflejados en él, y eso lo hace escalofriante e interesante.

Otro experto en hacer esto es Dostoyevsky, especialmente en Crimen y Castigo con Svidrigailov, un personaje que puede pasar de ser un asesino y potencial violador en una escena, a un hombre cínico capaz de compadecerse de un pordiosero.

Lograr que esa transformación se sienta honesta y real es bastante difícil, no te lo voy a negar, pero es necesaria para que los villanos puedan lucir de forma independiente.

Crea una trama compleja y larga que te permita explorar a todos a fondo

villanos, ¿Cómo manejar varios villanos en una historia?

Ahora, es innegable que si vamos a hacer todo esto con nuestros villanos, debemos asegurarnos de que nuestra trama les dé oportunidades a todos para brillar y expandirse.

Dicho de otra forma, tenemos que planear una obra extensa, con varios arcos de personaje y motivaciones distintas, con metas palpables y variadas que empujen a nuestros personajes por caminos óptimos para explorarlos.

Es por esto que el Señor de los Anillos es una obra maestra, porque los villanos cambian y aparecen a medida que el viaje de nuestros personajes principales los obliga a tomar rutas inciertas y separarse.

Sauron y Saruman son claramente los principales villanos, pero también hay otros poderosos y memorables como Grima, Denethor, Gollum, Faramir y Boromir (en puntos específicos de la historia), y más.

La razón por la que todos estos personajes son tan memorables en su rol de villanos, es porque la historia se toma su tiempo para preparar escenas que expandan sus arcos y le den un lugar importante en la historia. Lo cual nos lleva al siguiente punto…

Asegúrate que sus acciones tengan relevancia en la historia

villanos, ¿Cómo manejar varios villanos en una historia?

Un ejemplo perfecto de cómo NO manejar varios villanos en una historia, es la reciente secuela del remake de la famosa novela IT (wow, Hollywood, ¿en serio?).

Sin darte muchos spoilers en caso de que no la hayas visto, la película intenta introducir a Henry Bowers, el bully de la primera, como un antagonista desquiciado. Sin embargo, podríamos quitarlo y realmente no cambiaría nada.

Su inclusión en la trama no tuvo ningún tipo de impacto, ni en las acciones de los personajes ni en la temática. Parece que se incluyó más por una cuestión de fan service que por una razón narrativa.

Para que todos los villanos de la historia estén justificados dentro de la historia, deben repercutir en ella de formas únicas y claras.

Por ejemplo, si hablamos de Parasyte y sus villanos, todos impactan la temática y la trama de formas distintas:

  • Tamura Reiko: hace que el protagonista cuestione la naturaleza humana y la de los parásitos, y es el vehículo narrativo que mueve una buena parte del dilema filosófico de la historia.
  • La madre de Izumi (parásito): no solo asesina a la mamá del protagonista, sino que lo apuñala a él, y provoca que Migi comparta sus genes de parásito y lo convierta en un superhumano sin querer. Además, su inclusión permitió a los escritores explorar el significado del amor maternal, y esa conexión inexplicable y aparentemente irracional que pueden tener los humanos.
  • Takeshi Hirokawa: un humano que junta un grupo de parásitos y los hace mucho más temibles. Con este personaje también se exploró la idea de cómo el odio humano más intenso puede hacer que nos volteemos contra nuestra propia raza, en busca de su destrucción.
  • Todou: un parásito especialmente poderoso, que lleva al punto de quiebre a Izumi y le permite obtener una enseñanza clave para su arco: el valor de la vida y el lugar de los humanos en la naturaleza.
  • Uragami: un asesino que construye, casi por sí solo, el clímax de la historia. Él es quien transmite la última gran idea de la historia, y permite que su contraste con Izumi nos dé un mensaje muy profundo sobre la dualidad de la naturaleza humana, su capacidad para cometer tanto los actos más deplorables como los más generosos y puros.

Cada uno de ellos impacta la historia de distinta forma y expande la temática a su manera. Es por eso que están tan bien hechos y por qué no puedes simplemente quitarlos.

¡Y eso es todo! Este es el patrón que siguen todas las historias que manejan varios villanos al mismo tiempo. ¡Espero que hayas aprendido algo interesante con el artículo!

Si fue así, considera suscribirte al newsletter del blog, ¡seguro te gustará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.