Menú Cerrar

Las facciones de un universo narrativo: ¿cómo se construyen?

Fullmetal Alchemist facciones

Las facciones de un universo narrativo: ¿cómo se construyen?

Uno de los componentes más complejos de un universo narrativo, son las distintas facciones que establecen las dinámicas de poder que se desarrollan en el mismo. De hecho, enfocarte en crear buenas facciones es un ejercicio que beneficia toda tu construcción de mundo en general.

Esto se debe a que un buen sistema de facciones tomará en cuenta toda clase de elementos del universo narrativo, desde recursos y geografía hasta sistema mágico y conflictos bélicos. Eso también te debería dar una pista sobre lo complicado que puede resultar esta tarea, y justamente por eso en este artículo nos dedicaremos a hablar sobre el tema a fondo.

¡No pares de leer!

¿Qué es una facción?

Una facción es un bando o grupo de gente con su propio sistema de intereses y motivaciones cuyas acciones producen un impacto en el universo de la historia.

Las facciones pueden estar conformadas por un puñado de personas o por civilizaciones enteras que comprenden millones de individuos; sin embargo, desde el punto de vista narrativo, el tamaño no es tan importante como su influencia, la cual puede variar drásticamente dependiendo de factores políticos, económicos, mágicos, etcétera.

Un ejemplo de esto son los Tenryuubitos en One Piece, un grupo de élite relativamente pequeño, pero que tiene una cantidad de influencia desproporcionada en el universo narrativo.

Lo mismo podríamos decir de los Avengers en el MCU, unos pocos individuos que tienen un inmenso impacto en la evolución del mundo.

Dicho esto, lo más importante de una facción no es en sí el poder que tiene, sino lo que representa, algo que está más relacionado con la filosofía que defiende y los métodos que utiliza para llevarla a cabo.

Es en este elemento en el que se encuentra la verdadera profundidad temática de las facciones. ¡No lo olvides!

Componentes de una facción

Aprovechando que ya mencioné algunos de los componentes más importantes de las facciones, es hora de meternos de lleno en esos elementos que deben estar presentes en cualquier facción bien construida. ¡Aquí te van!

Filosofía de vida y motivaciones

Esto lo coloco de primero porque, como mencioné antes, es lo más importante. Las facciones solo tienen verdadera identidad cuando representan una filosofía de vida clara y las motivaciones que persiguen están establecidas.

Incluso si se trata de la organización más malvada sobre la faz de la tierra, necesitan tener razones de peso para perseguir sus fines; de lo contrario, será imposible que sus miembros aparezcan como seres reales y tridimensionales.

Por ejemplo, en Full Metal Alchemist la facción de los villanos se considera a sí misma superior a los humanos y están buscando dar el siguiente paso en su evolución: superar a Dios.

Esa es la motivación que está alineada con una filosofía clara: el poder y la superioridad son los valores más importantes que existen y deben perseguirse por aquellos con la fuerza para obtenerlos.

Esta es una filosofía malvada, sin duda, pero que es congruente con esta facción a lo largo de la historia.

Lo interesante aquí es que darle filosofías a cada facción es justo lo que enriquece las interacciones entre ellas, ya que dos filosofías incompatibles pueden resultar en enfrentamientos violentos mientras que dos filosofías cercanas pueden desarrollar alianzas interesantes.

Claro está, lo mismo aplica con las motivaciones, porque incluso filosofías incompatibles pueden unirse si las motivaciones están alineadas. Esta dinámica generará una fuerte tensión en esa supuesta alianza, lo que también puede abrir rutas narrativas interesantes.

El punto clave aquí es que, si te falta este componente, jamás podrás darle verdadera profundidad a tu facción, lo cual afectará negativamente el desarrollo de tu universo narrativo en general.

Jerarquía

Otro aspecto interesante sobre las facciones es que una cosa son las ideas que promueve y las motivaciones que tiene, y otra muy distinta es la forma en que los miembros de la misma las interpretan.

Esto es particularmente importante cuando hablamos de la jerarquía que forma la estructura del grupo, en la que los distintos niveles de liderazgo pueden corromper o elevar drásticamente la ética institucional de la facción.

Estos miembros importantes, aquellos que toman las decisiones más importantes para la trama, necesitan trabajarse con cuidado, tanto si genuinamente creen en lo que su facción persigue o es solo una excusa para salirse con la suya. Dependiendo de qué tan complejos sean estos personajes, mayor complejidad narrativa tendrá la facción, ya que al final estos grupos no son una mente de colmena, sino un conjunto de individuos con sus propias razones, fallas y necesidades.

Quiero que quede claro que cuando hablo de “líderes”, no me refiero exclusivamente a rangos, sino a los líderes desde el punto de vista narrativo. Es decir, un personaje de poco rango, pero que tiene mucha incidencia en la historia, sigue siendo una cara importante a la hora de representar la facción. ¡No te olvides de este detalle!

Impacto y relevancia en el universo narrativo

No todas las facciones tienen el mismo poder ni alcance, y esto también afecta su rol en la historia y, quizás todavía más importante, su progresión en la misma.

Con esto último me refiero a algo como lo que vemos en Peaky Blinders, donde la banda empieza siendo una casa de apuestas de poca monta y termina convirtiéndose en un grupo poderoso con influencias en el gobierno.

Eso tiene mucho que ver con el hecho de que la posición de una facción en el universo narrativo también condiciona la forma en que define sus motivaciones, toma decisiones en la historia e interactúa con los grupos a su alrededor.

Recursos

Los recursos se relacionan con el impacto y la relevancia, pero de una forma distinta. En sí, los recursos con los que cuenta una facción varían constantemente de valor a medida que avanza la historia, y solo por eso son un componente que debes manejar y establecer por su cuenta.

Por ejemplo, en un mundo en el que la facción más débil se dedica a la agricultura, es muy factible que esa misma facción llegue a la cima si este recurso se vuelve tan escaso que supera otros como el oro o la tecnología.

A su vez, los recursos también tienen un impacto en la forma de pensar de la facción o por lo menos deben reflejar aquello que valoran. Por ejemplo, una facción que busca el poder, seguramente contará y buscará recursos militares, mientras que una que busca el arte y la ciencia, preferirá contar con mentes creativas y capaces.

La interacción entre facciones

Ahora que tienes los componentes de las facciones de tu mundo, viene la siguiente parte que es por mucho la más importante desde el punto de vista narrativo: la forma en que estas facciones interactúan.

Aquí es donde todo el trabajo que hiciste en construirlas debe dar sus frutos al ofrecerle complejidad narrativa a la historia y ofrecerte rutas narrativas interesantes y únicas para la trama.

Si quieres saber qué debes tomar en cuenta para manejar estas interacciones, ¡sigue leyendo!

Choque ideológico

La filosofía de vida de la facción es una de las principales fuentes de conflicto entre ellas. De hecho, este elemento es el que marca la pauta inicial entre los que son rivales o aliados naturales y es el primero que debes considerar al establecer la estructura social de tu mundo.

Ahora, incluso si en la evolución de tu trama resulta que grupos incompatibles se unen, las ideologías deben seguir generando conflicto interno entre aquellos individuos que, por sus propias creencias, ven la unión como un sacrilegio.

Quizás este conflicto tenga un resultado positivo haciendo que resuelvan sus diferencias, pero también puede tener un desenlace trágico. Todo depende de tu historia y la ruta que decidas tomar.

Choque de intereses

Si la ideología es lo primero, los intereses son lo segundo. Este elemento es tan fuerte que, como comenté antes, incluso puede crear “excepciones” entre grupos aliados o enemistados.

Los intereses, a su vez, representan el componente que evoluciona a lo largo de la historia, ya que la filosofía de la facción es algo mucho más complicado de modificar sobre la marcha. De hecho, los intereses son justo lo que te permitirá hacer que la filosofía evolucione a medida que la trama avanza.

El tema aquí es que, como autor, debes ser muy inteligente a la hora de manejar estas dinámicas porque siempre debe existir al menos algo de congruencia entre lo que persigue la facción y su forma de pensar.

Es posible que a un personaje corrupto no le interese realmente la filosofía, pero de ahí a que el grupo lo siga existe una gran diferencia. ¡Por eso es importante la congruencia!

Balance y funcionamiento del mundo

Siempre que dos facciones chocan, el mundo vive (o debe vivir) repercusiones. Estos cambios son buena parte de lo que te dará profundidad temática, porque al final del día están contrastando lo que dice la facción de lo que efectivamente hace.

Es decir, una facción que anuncia a los cuatro vientos que su propósito es la paz y la igualdad, pero termina creando conflictos violentos y más disparidad, claramente tiene algo roto en su filosofía y/o forma de hacer las cosas.

Ahí es donde la audiencia puede empezar su propio análisis y extrayendo sus propias conclusiones de lo que transmite el grupo en cuestión.

Al mismo tiempo, cuando hay cambios de poder a raíz de las interacciones entre facciones, esto producirá inevitablemente cambios en el balance del universo y también en su funcionamiento. Es muy importante que estos cambios tengan sentido para que tu mundo se sienta vivo y real.

¡Y con eso llegamos al final del artículo! Ojalá hayas aprendido mucho sobre el tema. Si te gustaría leer otros contenidos parecidos, ¡suscríbete al newsletter del blog!

Publicado en Escribir

4 comentarios

  1. Anónimo

    tambien en un manga llamado akame ga kill que se trata de un grupo de asesinos que luchan contra un gobierno corrupto, ahi a un monton de asesinos que de verad, son los mismos demonios(no literalmente) un critico dice “es estúpido e infantil” ya que “no hay nada de maduro en la idea de que el mal siempre toma la forma de un psicópata o un poder- glotones hambrientos, o que las personas se convierten en asesinos con el alma muerta porque alguna vez les sucedió algo traumático, o que los físicamente débiles están destinados a convertirse en esclavos y morir llorando”.

  2. Anónimo

    esta pregunta no tiene nada que ver con este artículo pero lo voy a preguntar si una tematica que gira en torno a la naturaleza humana, poner a alguien que no tiene un lado redimible es arruinar la tematica

    • J.E.F.S

      Más que arruinarla, le quitará profundidad, porque la naturaleza humana es dual. Es conveniente creer que las personas que actúan mal son monstruos que no tienen nada que ver con nosotros, pero lo cierto es que incluso Hitler es más parecido a ti y a mí que a un oso, un león o incluso un demonio. Si quieres explorar la naturaleza humana, necesitas lidiar con su complejidad sí o sí.

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.