Menú Cerrar

¿Cómo el cinismo destruye a los escritores y sus obras?

cinico

¿Cómo el cinismo destruye a los escritores y sus obras?

Una de las peores repercusiones de escribir una historia con la intención de enseñarle al mundo una “verdad absoluta” que solo tú conoces, es que tu obra se convierte rápidamente en un producto cargado de cinismo que no tiene otra intención aparte de burlarse de aquellas personas que ignoran esos conocimientos privilegiados que tienes.

Esto es particularmente común con los escritores jóvenes (después de todo, la soberbia de la adolescencia nos ataca a todos), pero no es extraño verlo en autores supuestamente más maduros (o en profesionales a los que les pagan por su trabajo).

El cinismo es un vicio de la escritura terrible y necesitas aprender a lidiar con él. Si quieres aprender más al respecto, ¡no pares de leer!

¿Qué es el cinismo?

El cinismo es una forma de enfrentar la vida a través de la crítica exagerada y ruda de sistemas sociales y convenciones generales que tiene una comunidad.

Como herramienta, lo cierto es que el cinismo puede tener sus usos porque permite al cínico analizar de forma subversiva ciertos conceptos que no son cuestionados con la suficiente rigurosidad o que simplemente se dan por sentado. Sin embargo, al igual que la deconstrucción, el problema es que el cinismo tiende a dejar el trabajo a medias y termina ofreciendo una visión parcial del asunto.

Con el ánimo de cuestionar la utilidad o el propósito de algo, cae en la deshonestidad y pierde de vista la verdad.

Es como cuando alguien dice que nuestras emociones no son más que una serie de conexiones eléctricas en el cerebro. Esto es deshonesto porque el hecho de que exista un componente biológico y científico, no anula la importancia de las emociones en la existencia humana. No son SOLO ESO y un cínico ignora a propósito esta realidad para ser subversivo y provocador.

¿Cómo hiere a los escritores y sus obras?

El principal problema del cinismo es precisamente que invita a los escritores a ser deshonestos con ellos mismos, su audiencia y, por supuesto, sus historias.

El cínico moldeará su historia para que le dé la razón porque, al final del día, es imposible que alguien más la tenga.

A su vez, un autor cínico hace personajes cínicos que, siempre tienen la razón, independientemente de si la historia requiere darles una lección o forzarlos a que aprendan de sus errores. Esto hace que sus tramas sean incongruentes y sus personajes simplones y superficiales.

Por supuesto, como el cinismo invita al autor a creer que ya sabe la respuesta a la pregunta que plantea su historia, el escritor no tiene ninguna motivación para tomarse en serio el problema y lo reduce a cualquier cosa que le pase por su cabeza.

No se preocupa por los matices de gris porque solo ve negro: una verdad absoluta que solo él conoce.

En pocas palabras, el cinismo hace que tus historias sean deshonestas, superficiales y planas. ¡Evítalo a toda costa!

¿Cómo evitarlo?

Es normal que el estado caótico del mundo nos haga perder la esperanza y nos desanime. Esa es la fórmula típica que hace que el cinismo crezca en nuestro corazón y nos vuelva personas resentidas y soberbias.

Si lo quieres evitar, lo primero que debes entender es que no tiene nada de especial que te sientas así. Ese ego que crece en tu pecho, que te hace pensar que nadie más que tú entiende los problemas del mundo y que, si lo hicieran, estos se solucionarían, es algo que le ocurre A TODO EL MUNDO.

Hasta el sujeto idiota de Youtube del que te burlas por sus opiniones ignorantes piensa eso mismo que piensas tú, y lo cierto es que nada te diferencia de él.

Si en este momento estás pensando algo como “claro que no, JEFS, ese tipo es un tonto, yo soy distinto, educado, articulado; yo no soy lo mismo que ese idiota”, estás probando mi punto.

El mundo es un lugar extremadamente complejo y ni siquiera la mente más brillante de la historia será capaz de entender siquiera un 1% de lo que ocurre aquí. Vamos, que ni siquiera entiendes a tu mamá, a tu hermano o a tu mejor amigo, y estamos hablando de UNA PERSONA. Imagínate entonces lo que significa entender a siete billones y todos los complejos sistemas sociales en los que se desenvuelven, y los siglos de historia que han desarrollado su contexto.

El hombre más inteligente de la historia sigue siendo un ignorante y esa es la forma más clara que tengo para tumbar ese ego que da nacimiento al cinismo.

¿Por qué? Bueno, porque el único verdadero antídoto al cinismo es la humildad. Si tienes la humildad de admitir que no sabes nada y que todo lo que opinas y piensas probablemente está mal, entonces tendrás la humildad para hacer preguntas honestas y escuchar las distintas respuestas con una mente abierta y preparada.

Esos son los escritores que necesitamos y aquellos que marcan a las audiencias por generaciones.

¡Y con eso acabamos el artículo! Espero que te haya inspirado un poco y te sientas más preparado para luchar contra tu cinismo.

Si te gustó este contenido, seguramente disfrutarás este otro sobre cómo lograr que la creatividad fluya. ¡No te lo pierdas!

Publicado en Escribir

3 comentarios

    • J.E.F.S

      ¡Claro! Un ejemplo reciente está en la película de Don’t Look Up, donde los “villanos” de la historia no son más que unos seres caricaturescos, exageradamente superficiales y elitistas, además de estúpidos, egoístas y malvados. Es un cinismo inmenso porque la serie explora la dinámica social que nace por culpa de las diferencias de opinión, prioridades e intereses entre los miembros de una comunidad. En lugar de darle a cada bando al menos algo de cordura, la película se va por la vía fácil y hace que todos los seres que opinan distinto a los protagonistas sean unos seres irredimibles y despreciables. Una película honesta no tendría que caer en esta trampa, y sería capaz de construir villanos tridimensionales que aún así estén “equivocados”. Este es un claro ejemplo de una historia que pierde profundidad por culpa del cinismo.
      Algunos dicen que esto se le debe perdonar porque es una “sátira”, pero precisamente porque es una sátira la deconstrucción debe ser más profunda. Full Metal Jacket, por ejemplo, a la hora de criticar al ejército no se queda solo con lo malo, sino que también rescata algunos de los valores positivos que tiene como el compañerismo, la valentía y el esfuerzo. Tengo un artículo de cada una de las películas en caso de que quieras leerlos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.