¿Cómo construir un momento épico?

Especialmente si estás trabajando en una historia de fantasía, aventura o acción, es muy probable que estés buscando con todas tus fuerzas la forma de incluir la mayor cantidad de momentos épicos posibles en tu obra.

Digo, está claro por qué lo intentarías. Los momentos épicos pueden convertirse en los momentos más memorables de una historia, y lo que hará que tu audiencia se sienta inclinada a revivirla una y otra vez.

Sin embargo, una cosa es “intentar” y otra muy distinta es “ejecutar”. Si estás interesado o interesada en aprender a construir un momento épico increíble, ¡lee este artículo hasta el final!

¿Qué es un momento épico?

momento épico, ¿Cómo construir un momento épico?

Quizás parezca extraño que empiece el artículo de un forma tan básica, pero lo cierto es que la respuesta a esta pregunta no es necesariamente fácil de responder.

Por ejemplo, cuando Terminator dice “Volveré” ¿estamos hablando de un momento épico? Cuando Ichigo despierta como Hollow, ¿es un momento épico? Cuando John Wick vence tres sujetos con un lápiz, ¿es épico?

La respuesta a esas tres situaciones es: no.

Sí, sé que te puede confundir, pero eso es solo porque hoy en día utilizamos esa palabra muy a la ligera, y prácticamente cualquier cosa que nos emociona o nos parece genial podemos catalogarla como épica, pero no funciona así.

En la literatura, un momento épico necesita dos elementos particulares:

  1. Debe nacer como producto de la valentía, coraje o heroísmo de los personajes.
  2. Debe representar, de alguna forma, un conflicto que se siente especial y grandioso.

Si bien los ejemplos que mencioné antes son memorables por otras razones, no representan un momento épico, y es importante entender esa diferencia para poder construir algo genuinamente poderoso.

¿Necesitas tener esta clase de momentos?

momento épico, ¿Cómo construir un momento épico?

Como te podrás imaginar, la respuesta a esta pregunta es: no necesariamente.

La Historia Interminable, por ejemplo, es una gran novela fantástica que no necesitó este elemento para convertirse en un clásico. Sin embargo, es importante recalcar que la temática de ese libro no está relacionada con el heroísmo como tal, sino con el redescubrimiento del valor propio y de los demás.

El crecimiento del personaje no tiene mucho que ver con la valentía y por eso no hace falta que cumpla una hazaña en la que el coraje y la valentía son el enfoque central. Es decir, tiene cierta valentía lo que hace Baltasar al final, pero no es la lección más importante que aprendió; esa es la diferencia.

Al final del día, lo que tienes que entender es qué clase de arco tendrán tus personajes y cómo entra dentro de la historia la necesidad de que muestren facultades heroicas. Si la respuesta es “bastante”, entonces el momento épico debe ocurrir sí o sí.

¿Cómo construir un momento épico y memorable?

Ahora que ya quedó claro todo lo que rodea este concepto, llegó la hora de hablar cómo se construye un momento épico que le ponga la piel de gallina a tu audiencia.

¡No te lo pierdas!

Escala el conflicto gradualmente

momento épico, ¿Cómo construir un momento épico?

Algo que no parecen entender muchas películas, es que no puedes tener un gran final, si no lo has trabajado a lo largo de toda la historia. Muchos escritores se sienten cómodos pensando que saben cómo continuar una obra, pero no tienen la menor idea de cómo terminarla.

No estoy hablando de que tienen varios posibles finales, sino que no tienen ninguno y aún así siguen escribiendo. El problema de esa metodología es que, eventualmente, tendrás que crear un final, pero como no lo has construido, este se sentirá separado de la historia y de los arcos de los personajes.

Es como lo que sucede en el primer y segundo libro de Twilight, cuyo final aparece prácticamente de la nada y aporta muy poco a la temática o a los arcos.

El conflicto va de cero a cien en un instante, y eso hace que el desenlace del libro termine siendo apresurado y carezca de símbolos que lo fortalezcan.

Este error es más común de lo que crees, porque no lo sufren solo los escritores que están demasiado enfocados en sorprender y subvertir expectativas; sino que afecta muchísimo a los que no tienen una estructura de trabajo y escriben cada vez que se les antoja.

Por ejemplo, si algún día quieres crear un momento tan épico como la batalla final de Avengers: Endgame, entonces mira para atrás y fíjate en todo lo que Marvel hizo para ganarse ese momento. Todos los años y películas que invirtió en los personajes, sus conflictos y la construcción del villano.

Esos momentos NUNCA salen de la nada, y por eso es clave que trabajes el conflicto poco a poco y lo vayas escalando.

Desarrolla a los personajes que participarán en el enfrentamiento

momento épico, ¿Cómo construir un momento épico?

Los momentos épicos no son épicos simplemente por el contexto de lo que sucede, sino porque el conflicto en sí representa para los personajes más que una pelea: se están jugando su propia filosofía de vida, lo que los convierte en lo que son.

Por eso, cuando los Avengers pierden en Infinity War, aunque están vivos, todos están derrotados y perdidos porque su única razón para existir se vio completamente cuestionada y, hasta cierto punto, invalidada.

Por eso cuando Black Widow le pregunta a Steve Rogers “¿crees que esto funcionará?” él le responde “funcionará, porque no sé qué será de mí si no lo hace”.

El personaje está expresando que lo que está en juego no es solo su vida, sino su razón de existir.

Por supuesto, si quieres que la audiencia entienda ese conflicto, necesitas desarrollar a fondo tus personajes, de forma tal que podamos entender lo que les duele en lo más profundo de su corazón.

Si no lo haces, tu pelea final será solo un montón de luces y explosiones, sin ninguna sustancia que les dé sentido.

Une el momento crítico con el arco del personaje o personajes

momento épico, ¿Cómo construir un momento épico?

Tocando nuevamente el tema de Avengers: Endgame, una de las razones por las que casi nadie disfrutó la presencia de Hulk y Thor en la película, pero la de Capitán América y Iron Man sí, es porque los primeros no tuvieron un arco que se cerrara en la batalla final.

El momento épico de la película, el punto más elevado y memorable del universo cinemático de Marvel, prácticamente se olvidó de ellos, y por eso se sintió casi como si no hubieran participado en la película o peor, como si se les hubiera desechado.

Obviamente, no quiero que parezca que estoy siendo muy crítico con la película, porque había tantos personajes y tantas cosas que incluir, que es comprensible que no les diera tiempo para todo.

Sin embargo, es indiscutible que le faltó eso a los personajes, y por eso debemos tomarlo como una lección para nosotros.

El arco de los personajes y el momento épico deben estar unidos. El primero debe llevar al segundo, y el segundo debe fortalecer el primero.

Si no lo haces, se sentirá que faltó algo.

 ¡Y eso es todo! Espero que este artículo te ayude a crear momentos épicos memorables y bien construidos.

Si te gustó el artículo y quisieras leer otros similares, ¡no olvides suscribirte al newsletter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.