¿Qué elementos se deben considerar para darle valor narrativo a un romance no correspondido?

Sin importar qué tan exitoso seas en el amor ahora, es muy probable que en algún momento de tu vida te hayas topado con un romance no correspondido que te hacía cuestionar la valía de tu existencia.

Y bueno, incluso si eres de los suertudos que nunca pasó por eso, seguro puedes reconocer que es un fenómeno tan común que vale la pena introducirlo en una historia.

Si estás pensando trabajarlo o simplemente quieres aprender más sobre él, ¡entonces este artículo te ayudará!

¿Cómo definimos un amor no correspondido?

Sin irnos demasiado por las ramas, un amor no correspondido simplemente es cuando un personaje ama a otro sin que este sienta lo mismo. Es algo que seguramente ya sabías, pero hablemos un poco sobre los matices.

Si bien el personaje puede “amar” al otro, es posible que ese amor esté incompleto o provenga de ciertas inseguridades o prejuicios del personaje.

Por ejemplo, en El Jorobado de Notre Dame, el amor no correspondido de Quasimodo a Esmeralda cumple estas características, porque el protagonista no la ama por quien ella es, sino por el simple hecho de que es una mujer hermosa que fue capaz de ser amable y ver más allá de su horrible apariencia.

Entonces, el amor no nace de algo sólido y real, sino de las inseguridades del personaje, y eso es importante tomarlo en cuenta porque son pistas que, como escritores, nos dicen si debemos o no debemos permitir que los personajes terminen juntos.

¿Cuál es su utilidad en las historias?

El amor no correspondido se utiliza para trabajar el arco del personaje que es rechazado, usualmente relacionando a este con un arco de identidad o de crecimiento (coming-of-age) aunque no es obligatorio.

¿Por qué? Bueno, porque un amor no correspondido, independientemente de las razones por las que se es rechazado, siempre hace que la persona observe para dentro y considere las carencias que le impiden ser alguien atractivo para quien ama.

Puede ser su estatus económico, su personalidad abrasiva, su apariencia física o su timidez general. Todos estos factores son interesantes, pero al final del día el que tú debes trabajar es el que está relacionado con la falla central de tu personaje y ayudarle a explorarla.

Por ejemplo, si tu personaje está obsesionado con gustarle a una muchacha superficial y altanera simplemente porque es muy hermosa como en la película Stardust, entonces esa ingenuidad e inmadurez del personaje es lo que el amor no correspondido te ayudará a trabajar.

El personaje, en su afán de gustarle a esta persona, sale en una aventura fantástica, eventualmente descubriendo su propio valor como persona y hombre, y enamorándose de alguien que sí merece su esfuerzo.

Como ves, el amor no correspondido es un elemento narrativo muy útil para utilizar como catalizador en el arco de un personaje y crear un parteaguas dramático que ayude a mover la trama.

¿Qué elementos debe contener?

Por suerte para todos, no hay demasiado que tener en cuenta a la hora de construir este elemento e implementarlo en una historia. En general, hay tres elementos que debe tener este concepto para estar presente de lleno en una historia.

¡Aquí te los comparto!

Relevancia en el arco del personaje rechazado

Como mencioné antes, el amor no correspondido es un catalizador, por lo que es crucial que cumpla un rol importantísimo en el arco del personaje rechazado.

El personaje debe recibir una especie de golpe emocional que le obligue a ver hacia dentro y evaluar los defectos personales que arruinaron o están arruinando sus probabilidades de estar con quien quería.

En algunos casos, esto incluso lo que significa es que de por sí estaban en la relación equivocada (en caso de que tu historia incluya una ruptura), pero al final día no se trata de la “pareja”, sino del individuo que es rechazado y su crecimiento como persona.

Algo así es lo que sucede en las clásicas películas románticas que empiezan con el protagonista o la protagonista siendo abandonados por su pareja de una forma humorísticamente devastadora; como en What Happens in Vegas donde el sujeto la termina en una fiesta sorpresa cuando todos los amigos estaban todavía escondidos, humillándola a más no poder.

Este elemento es un catalizador muy simple para darle a entender la audiencia cuáles son las fallas del personaje, lograr que empaticemos con ella y entender sus motivaciones de ahora en adelante.

Ilusión de que pueda ocurrir

Otra de las cuestiones importantes que hay que tener en cuenta aquí es que si realmente quieres que el arco del personaje sienta el impacto del amor no correspondido, debes darle al personaje y a la audiencia la ilusión de que pueda surgir algo.

Esta ilusión no tiene que ser increíblemente dramática ni engañar a la audiencia por completo, pero debe existir aunque sea una duda razonable.

¿Por qué? Bueno, porque si ni siquiera el personaje es capaz de creer que sucederá, entonces no hay conflicto ni tiene relevancia narrativa. Es por eso que cuando un personaje dice que está enamorado de una celebridad de su mundo que es virtualmente inalcanzable, realmente no se está manejando ningún elemento ahí.

Tampoco sucede nada cuando el clásico nerd pervertido anda persiguiendo a la chica más popular e insufrible de la escuela. De hecho, precisamente porque ahí no se está manejando nada profundo en el arco del personaje, es que no es extraño que estas subtramas acaben de forma ilógica, con esa pareja imposible terminando junta.

En realidad, este tipo de relaciones deben partir de una química entre los personajes básica, donde por lo menos son capaces de hablar entre ellos o está claro que el interés romántico no encuentra del todo repulsivo a su contraparte.

Esto también es útil como símbolo si, más adelante, quieres hacer que el personaje tenga que decidir entre estar con un nuevo amor o con quien lo rechazó originalmente. Si realmente dependía de él o ella elegir uno y otro, tiene mayor peso el camino que tome al final.

Generar conflicto que avance la trama

Si bien es cierto que este elemento puede ser muy poderoso y relativamente fácil de incluir en una historia, es crucial que recuerdes consideres que, una vez que lo presentes, estás obligado a que forme parte de prácticamente todo el conflicto del personaje y la forma en que avanza por la trama.

Es por eso que en El Jorobado de Notre Dame, una vez que aparece Esmeralda toda la motivación y los conflictos de Quasimodo giran en torno a ella; de otra manera el elemento no puede tener valor narrativo y terminaría siendo desperdiciado.

Eso es algo que debería servir también como una advertencia, porque hay veces en las que no te conviene introducirlo y limitarte a ti mismo, aunque todo depende de las rutas narrativas que piensas tomar en el futuro.

¡Y con eso acabamos! Ahora ya conoces a fondo todo sobre el concepto de los amores no correspondidos en las historias.

Si te gustó este contenido, seguro disfrutarás este otro sobre About Time y cómo construir un arco de personaje centrado en el amor. ¡No te lo pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.