Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

Algo que se olvida con mucha frecuencia en las películas de acción e, incluso, en las historias de monstruos, es la importancia que tiene la sensación de peligro para elevar las escenas más cruciales de la trama.

Si estás pensando escribir una historia y te interesa que los lectores estén tensos y nerviosos cuando los personajes enfrentan situaciones de vida o muerte, entonces este artículo te servirá muchísimo.

¡No pares de leer!

¿A qué me refiero con “sensación de peligro?

sensación de peligro, Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

La sensación de peligro es la anticipación de que en cualquier momento algo terrible con consecuencias longevas puede suceder.

¿Alguna vez te has preguntado por qué puedes ver a los Power Rangers enfrentarse contra monstruos todos los días y nunca temer por ellos, pero en el momento que tu personaje favorito de Game of Thrones está en una situación medianamente peligrosa, se te va el alma a los pies?

Bueno, eso se debe principalmente a que una historia trabajó la sensación de peligro con mucho más esmero que la otra y, si quieres replicar esa experiencia, debes trabajarla también.

¿Cómo puede ayudarte?

sensación de peligro, Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

Ahora, cabe destacar que no estoy diciendo que una historia necesita obligatoriamente que exista una sensación de peligro palpable y temible. De hecho, existen muchas ocasiones en las que incluirla resultará negativo, como en el caso de las comedias o las historias de aventura para niños.

Eso es porque la sensación de peligro te ayuda a aportarle complejidad a la historia y dotarla de cierto realismo. De hecho, para que exista este elemento, necesitas forzosamente introducir la idea de que cualquiera, independientemente de su importancia en la trama, puede morir o sufrir un destino terrible si se equivoca.

Está claro que en obras donde lo que busca el autor es manejar un tono relajado y divertido, no es conveniente incluir esta clase de elementos, pero hay muchísimas que lo NECESITAN para poder ser memorables.

4 consejos para desarrollar la sensación de peligro de una historia

Por suerte, construir la sensación de peligro es más sencillo de lo que parece. Si quieres descubrirlo, ¡lee los siguientes consejos!

Da consecuencias a los eventos terribles de la trama

sensación de peligro, Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

Esta es la clave de este elemento. De hecho, casi se podría decir que si haces esto bien, realmente el 90% del trabajo está hecho.

Algo en lo que muchas historias se equivocan, es que colocan situaciones terribles en la historia, pero no exploran ningunas de las avenidas narrativas que ese hecho produce.

Un claro ejemplo de esto es en The Rise of Skywalker, donde Chewbacca “muere”, pero más allá de la reacción inicial de los personajes, no hay nada particularmente interesante. Inmediatamente, se nos revela que el personaje está vivo y la historia continúa como si nada hubiera pasado. Lo mismo hacen con C3PO y con Kylo Ren (aunque a este último terminan matándolo de todas formas).

La sensación de peligro nunca tiene oportunidad de aparecer porque las consecuencias son extremadamente pasajeras y la audiencia empieza a entender que nada realmente malo ocurrirá.

Por supuesto, no estoy diciendo que debas matar a tus personajes para que exista una sensación de peligro. Algo tan sencillo como hacer que pierdan un ojo, un brazo, alguien que aman, etcétera, puede ayudarte muchísimo.

Deja que el villano tenga éxito

sensación de peligro, Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

Si haces a tus villanos patéticos e incompetentes, jamás lograrás que las escenas en las que aparezcan tengan verdadero impacto.

Una de las razones por las que el Joker es tan icónico, es porque muchas veces sus planes tienen éxito y se aprovechan de las fortalezas del héroe para destruirlo. Se supone que el personaje es un payaso, pero como la posibilidad de que tenga éxito es palpable, también lo es la sensación de peligro que transmite.

¡No lo olvides!

Asegúrate que el poder está balanceado o a favor del villano

sensación de peligro, Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

One Punch Man es una serie genial, pero está claro que no podría tener éxito si no fuera una comedia de acción. Si has visto la serie, sabes que los únicos momentos de peligro los experimentan los personajes secundarios, porque justamente el chiste del protagonista es que puede derrotar a cualquiera de un solo golpe.

Esto funciona muy bien en One Punch Man, pero es una pésima idea si planeas crear algo con mucho drama, con un tono serio y símbolos complejos y profundos.

En estos casos, lo más importante es que tanto los héroes como los villanos tengan un poder similar o que los villanos sean los que tienen todas las de ganar.

Esta, de hecho, es la razón por la que a Superman le cuesta tanto generar las poderosas emociones que Batman produce con tanta facilidad: es tan poderoso, que la audiencia nunca teme por él ni tiene la menor duda de que ganará.

Al contrario, se vuelve frustrante ver a un sujeto que, supuestamente, se puede mover más rápido que la luz, ser golpeado por un humano en una armadura de hierro o por una bala de kryptonita. El personaje se siente inconsistente y el peligro falso, porque parece que todo depende del humor de los escritores.

Si te interesa trabajar este elemento, entonces crea una escala de poder que invite al lector a creer que existe una posibilidad de que los héroes pierdan o, mejor todavía, de que no hay forma de que ganen.

Es difícil escribir historias así, pero valdrá la pena. ¡Confía en mí!

Asegúrate de abrir nuevas puertas narrativas

sensación de peligro, Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

Si eres la clase de escritor al que le resulta extremadamente fácil asesinar a sus personajes, entonces este consejo está principalmente dirigido a ti.

Verás, lo que hace que George R.R Martin sea un genio literario, no es que constantemente subvierta nuestras expectativas, sino el hecho de que consigue cerrar puertas narrativas al mismo tiempo que abre otras.

Por ejemplo, la muerte de Eddard Stark, efectivamente, cerró todas las rutas narrativas relacionadas con ese personaje. Después de lo que le sucedió, desapareció la posibilidad de que se convirtiera en rey de Westeros, que se uniera Jon en la lucha contra el Night King, que revelara los juegos depravados de Jaime y Cersei, etcétera.

Pero, al mismo tiempo, se abrió el arco de venganza de Arya, la captividad de Sansa y la pérdida de su inocencia, la misión de guerra de Rob, y mucho más.

Dicho de otra forma, George R.R Martin no utilizó la muerte de Eddard simplemente para aumentar la sensación de peligro, sino que se aseguró que la escena en sí beneficiaba a los personajes que quedaban.

¡Asegúrate de hacer lo mismo!

Mantén el tono de tu historia

sensación de peligro, Sensación de peligro: ¿cómo trabajarla?

Para poder incluir exitosamente la sensación de peligro en tu historia, necesitas entender a la perfección qué tan lejos quieres llevar este elemento. Es decir, si quieres irte full “Game of Thrones” o prefieres optar por un ángulo más a lo “El Señor de los Anillos”.

Deja te explico la diferencia.

En el caso de Game of Thrones, la intención de George R.R Martin claramente era manejar una sensación de peligro extrema, donde ningún héroe es intocable y cualquier error puede significar la muerte. Esto es muy apropiado con el mundo que construyó y la ambigüedad moral presente en su obra.

Por su parte, El Señor de los Anillos solo le interesaba que te tomaras en serio el aura de peligro que la sombra de Sauron proyectaba sobre la Tierra Media. Por eso, en el primer libro experimentamos la muerte de Gandalf y de Boromir, a su vez que tenemos un final abierto, inconcluso y deprimente.

Con este desenlace, Tolkien se aseguró que a lo largo de su obra siempre existiera una sensación de peligro palpable, sin que esta se volviera insoportable y oscura. A su vez, los héroes también sufren por otras razones, como el secuestro de Pippin y Merry o la apuñalada que recibe Frodo en la Cima de los Vientos.

Son dos niveles de peligro muy distintos, pero igual de efectivos en el contexto de sus respectivas historias.

Lo importante es que te decidas por un tono en particular y lo mantengas a lo largo de la historia.

¡Y con eso concluimos! Ya con esto, seguramente tienes una idea muy clara de lo que es la sensación de peligro y cómo construirla.

Si tienes alguna duda o te gustaría compartir algo, ¡hazlo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.