Menú Cerrar

La serie de Halo: la tendencia de adaptar videojuegos cambiándolo todo

serie de halo

La serie de Halo: la tendencia de adaptar videojuegos cambiándolo todo

Este artículo fue escrito por Booker Crow, un aspirante a escritor que desde muy pequeño se enamoró de las buenas historias. Su verdadera y prácticamente única pasión es descubrir una gran historia oculta en cualquier formato.  Actualmente, se encuentra trabajando en sus propias historias en Wattpad y tiene una pequeña página de Facebook dedicada al cine y las series.

Con el auge de la industria de los videojuegos, se han comenzado a hacer una gran cantidad de adaptaciones para el cine y la pantalla chica, y Halo es una de las últimas franquicias en unirse a esta moda.

Si bien, hacer la adaptación de un libro ya tiene sus retos, adaptar un videojuego es especialmente complejo pues, en muchas ocasiones, no se tiene la misma cantidad de material narrativo que en una novela o en una saga.

Es común que la historia de los juegos sea dejada a un lado en pro de la jugabilidad y, con frecuencia, el lore se basa en mencionar algunos eventos importantes que nunca se desarrollan. Si bien esa no es una mala práctica en el contexto de los videojuegos, vuelve muy complicada la tarea de adaptarlos, poniendo mucho peso en las capacidades de los guionistas que deben llenar los espacios vacíos.

Afortunadamente, Halo cuenta con dos trilogías de juegos, varios spin off, muchas novelas e historietas que nutren a su universo a lo largo de una línea de tiempo que abarca miles y millones de años, pasando por la existencia de dos razas humanas: una antes y una después de la extinción de toda la vida en el universo.

Con tanto material para adaptar nada podría malir sal… A menos, claro, que los guionistas decidieran apartarse del material de origen.

La serie pretende ser una adaptación libre que reinterpreta la historia para otorgarle una nueva visión a los eventos, pero termina alejándose bastante.

Como veremos más adelante, la serie de Halo ni siquiera tiene los elementos mínimos para ser considerada una adaptación, por lo que vendría a ser algo más parecido a una fanfic.

Eso no lo digo de forma despectiva, los fans nos han dado historias increíbles (si quieres aprender a escribir geniales fanfics dale una leída a esta entrada del blog), pero hay muchas cosas de las cuales hablar sobre la serie.

La primera vez que me senté a verla, la abandoné al tercer episodio al igual que mi hermano y varios amigos.

En general, ninguno de mis conocidos, sobre todo los fans de los primeros juegos, la terminaron, por lo que ya me había olvidado de la serie, hasta que vi algunas secuencias de acción en redes sociales acompañadas de varios comentarios positivos.

La emoción me ganó otra vez así que decidí darle una nueva oportunidad.

Ahora, después de haberla acabado, te puedo decir que me dejó con muchos sentimientos encontrados.

Si quieres saber si la serie te dejará igual o a lo mejor es justo la clase de historia que disfrutarías, ¡sigue leyendo!

Nota: ¡el artículo contiene algunos spoilers!

Sinopsis de Halo, la serie

La humanidad está en guerra con una coalición alienígena llamada “el Covenant” (el “pacto” si la traducimos el español).

El gobierno humano es cruel y autoritario con su pueblo, por lo que varios grupos terroristas se han rebelado en las colonias planetarias.

Después de que el Covenant aniquilara la base rebelde del planeta Madrigal, y de ser rescatada por los Spartans,  Kwan Ha deberá buscar la forma de liberar a la colonia de la tiranía del gobierno humano.

Al salvar a Kwan Ha, John 117, líder de los Spartans, encuentra un artefacto extraño en Madrigal.

Mientras que el equipo científico busca descubrir la función del artefacto, John se adentrará en una búsqueda para conocer su pasado y revelar el oscuro reclutamiento de los Spartans.

Fortalezas y debilidades de la serie

Ahora hablemos un poco sobre las fortalezas y debilidades que vi en la serie. De esa forma, espero que puedas darte una idea de si esta serie es para ti o no.

¡Empecemos!

Muy a favor: el fan service

Afortunadamente los tres personajes principales, John 117, la doctora Halsey y Cortana, lucen muy parecidos a los juegos, conservando también las voces que todos conocemos en inglés y en español.

El aspecto de todas las razas del Covenant, las armaduras de los Spartans, las naves de ambos bandos, los uniformes militares, al igual que los vehículos terrestres son visualmente lo que un fan podría esperar.

A favor: las escenas de acción

Las escenas de acción están pensadas para impactar al espectador y, en general, tienen un buen grado de tensión y realismo.

Quizá las peleas cuerpo a cuerpo sean algo toscas, pero, sin duda, cada vez que hay un tiroteo la serie es muy disfrutable.

Algo que incorporó muy bien a diferencia de los juegos es la física del plasma al impactar contra la carne, y que los disparos desintegren o atraviesen a los humanos le aporta mucho realismo.

En lo personal, los momentos donde los Spartans se enfrentaban al Covenant era lo que me hacía pasar de un episodio a otro.

Muy en contra: los personajes

La mayoría de los personajes principales se ven igual que en los juegos, incluso tienen los mismos nombres, pero no tienen ni el mismo pasado, ni la misma conducta, ni la misma función en la historia.

En pocas palabras: son personajes nuevos creados para las necesidades de la serie, que si bien buscan emular a sus contrapartes, nunca lo logran.

En este punto (si eres fan de los juegos no me dejaras mentir), a nadie le importaría que los hayan cambiado si los personajes fueran buenos, pero tienen tanta profundidad como una hoja de papel.

Simbólicamente, en la serie, todos los personajes representan una parte de la esencia humana: John representa la búsqueda de la verdad, Kay la búsqueda de la libertad, la doctora Keyes una mezcla entre la virtud y la inocencia, Cortana el conocimiento, Soren la voluntad, Kwan Ha la parte emotiva, etcétera.

Por poner un ejemplo, como Kwan Ha representa la parte emotiva del ser humano, el guion la obliga a estar siempre irritable: gritando y tomando decisiones impulsivas que luego serán premiadas por la historia.

En ningún momento se busca que los personajes se desarrollen, más bien, es la historia la que busca justificar las acciones de los personajes; negándoles toda posibilidad de crecer.  

Un ejemplo muy claro es la forma en la que se trabaja el odio de Kwan Ha por el gobierno humano.

Incluso después de que el Covenant matara frente a sus ojos a su padre (el líder de los rebeldes en Madrigal), a sus amigos, a su mentor y a prácticamente todas las personas a las que amaba; y después de ser rescatada por el gobierno humano que además derrota a todos los Covenant que masacraron a sus seres queridos, Kwan Ha se rehúsa a decir públicamente lo que pasó en Madrigal. De hecho, amenaza con decir que el gobierno fue el culpable de masacrar a su gente.

No solo no llora ni una lágrima por sus seres queridos, sino que sigue odiando al gobierno y adopta como su misión personal rescatar a Madrigal de la tiranía del gobierno porque su padre así lo hubiera querido.

Luego nos enteramos que ella en realidad odiaba la lucha de su padre y ni siquiera se llevaba bien con él.

Efectivamente, el gobierno es un desgraciado; y con esto la historia justifica la lucha de Kwan, pero el problema no es ese, el problema es que Kwan, en realidad, no tiene motivos para odiar al gobierno ni para continuar con la lucha de su padre.

Simplemente es un personaje que odia al gobierno y que está ahí para darnos a entender que tener emociones es algo positivo.

Lamentablemente, en menor o mayor grado, todos los personajes sufren de los mismos problemas.

Muy en contra: el ritmo narrativo es lento

Si la serie pasara la mitad del tiempo en tiroteos podría haber perdonado todo lo demás. Y es que después de la secuencia de acción con la que abre el primer episodio, no vemos nada más hasta el quinto.

En el intermedio, debemos bancarnos una trama que constantemente entra en conflicto con sí misma, con el mundo y con la agencia de los personajes; además pasan los episodios sin que nada ocurra realmente.

Las interacciones entre personajes son poco atractivas y abundan los diálogos y las tramas de relleno.

En resumen, la serie es muy lenta.

Muy en contra: escritura perezosa y un continuo uso de conveniencias y subversión de expectativas

Aquí van algunos ejemplos:

Cuando Kwan Ha, descubre que todos los rebeldes están muertos, decide liberar al planeta SOLA siendo ella una simple niña humana; sin entrenamiento ni armas.

Cuando Soren 066, escapa del proyecto Spartan, nadie lo persigue a pesar de que es un conocido pirata que porta la armadura Spartan siempre que “trabaja”, y que conoce secretos oscuros del gobierno.

Otro ejemplo de escritura perezosa es que la guerra contra el Covenant es de lo más genérica. Nunca se nos explica el conflicto y la humanidad nunca está en verdadero peligro. Cuando el Covenant descubre una colonia o al ejército humano, simplemente ataca con una nave llena de infantería, gana la batalla si no hay Spartans y, si los hay, pierde y se retira.

Así es, aunque sus naves principales están llenas de esas naves pequeñas de infantería y sus destructores pueden desaparecer planetas enteros sin entrar a la órbita, simplemente deciden irse después de enviar un solo ataque de infantería. Decisiones como esas hacen que el mundo se sienta falso.

Además, la mayoría de personajes no tienen ninguna importancia para la trama por lo que constantemente se recurre a conveniencias narrativas y a la subversión de expectativas para darles algo que hacer.

El arco de Soren es una conveniencia narrativa y los arcos de John y Kwan Ha están llenos de supresiones.

En contra: historia sesgada, sin un argumento definido

Después de ser adquirida por Microsoft, la franquicia de Halo fue a parar en manos del estudio 343, quienes desde un principio buscaron borrar y deconstruir la historia y a los personajes para darles su propia visión.

Lamentablemente, nunca entendieron lo que hacía especial a Halo y su falta de respeto por el primer material se transmitió a la serie.

Esa trama que juega con que John es malo, la satanización de la doctora Halsey, la inutilidad de Cortana, la introducción de un personaje molesto para “humanizar” a John (Kwan Ha), el gobierno autoritario y amoral, son todas partes de la nueva narrativa que 343 introdujo en sus historias post Guerra Covenant y el Gran Viaje (primera trilogía de Halo llevada por Bungie).

En la serie tratan de meter las ideas de 343 mezclándolas con sus propias ideas. Resultando en una historia poco coherente y que se esfuerza en manipular las opiniones del espectador con respecto a los personajes. Si la historia quiere que odies a un personaje, se esforzará por demonizarlo y hacerlo quedar mal en cada ocasión; de forma opuesta es igual.

Por si se lo preguntan, es un logro súper raro terminar las historias de los juegos de 343, ni el 5% de los jugadores terminan sus campañas. Por lo que si no se iba a ocupar el lore de Bungie, que es el tiempo donde la serie está ubicada, habría sido mejor para la serie que se desapegara también de la visión de 343 y presentara una historia original, con un tono, trama y personajes bien definidos.

Al no ocupar a los personajes, ni el mundo, ni la trama, ni la premisa principal del Universo de Halo, porque como ya vimos la serie está más enfocada en decir que el gobierno es horrible en lugar de explorar una guerra intergaláctica por la sobrevivencia de la humanidad; la serie termina siendo un fanfic con tintes políticos; algo que lamentablemente terminan siendo el 90% de las adaptaciones de videojuegos.

Muy muy muy en contra: el trato a Avery Johnson

Johnson es un personaje importantísimo tanto en los juegos como en las novelas y el canon en general.

Aparte del Spartan 117, Johnson fue el único sobreviviente en la destrucción del primer Halo, peleó en todas las batallas importantes de la guerra Covenant hasta su final, sobrevivió y enfrentó en numerosas batallas al Flood, acompaño a John 117 en varias campañas suicidas, y la lista de sus logros sigue y sigue.

Que lo hayan dejado fuera de la serie siendo él tan importante y un derrochador de personalidad,  agregando que obviamente la producción se preocupó por la inclusión, me dice que en efecto querían apartarse del lore inicial o que simplemente, como ya es moda en estos años, no conocían el material de origen.

Además, si la serie tratara sobre Johnson nadie se molestaría, todos lo amamos. Todos queremos ver cuando en sus tiempos únicamente tenían dos palos y una piedra por sección. ¡Y tenían que compartir la piedra!

Okay, todo este último punto lo agregué solo para hablar de Johnson (es que a veces hay que darle a los fans lo que quieren), pero este inciso bien podría llamarse: no hagas una adaptación de un universo que no conoces ni comprendes.

¿Te la recomiendo?

En resumen, bajo mi punto de vista, fuera de la acción, la serie no tiene mucho que ofrecer.

Pero recuerda que es solo mi opinión. Si tú eres de las personas que pasan de la historia y que solo quieren ver Spartans liándose a tiros contra el Covenant, seguramente serás de los muchos que disfrutaron la serie.

Deja en los comentarios qué te gustó y qué no te gustó de la serie, o qué parte de la historia de Halo hubieras elegido para adaptar.

En lo personal, me hubiera encantado ver los primeros años de la Guerra con Johnson o la historia de Halsey que va antes de secuestrar a los niños para el proyecto Spartan III, pero ese soy yo. ¡Quiero escuchar tu opinión!

Publicado en Series

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.