Menú Cerrar

Bojack Horseman: ¿por qué deberías darle una oportunidad?

bojack horseman

Bojack Horseman: ¿por qué deberías verla?

Este artículo fue escrito por Pedro Gálvez, un ingeniero electrónico con dos grandes pasiones: la música y las buenas historias. Aunque le gusta leer y ver de todo un poco, le fascina especialmente la animación, pues le permite expresar la creatividad y los símbolos narrativos de una forma única.

La primera vez que me recomendaron la serie de Bojack Horseman, fue más o menos con estas palabras:

“La empecé a ver esperando un programa entretenido; algo como Los Simpson, para pasar el rato. Y cuando terminé la tercera temporada tenía los ojos llenos de lágrimas”.

Esta es seguramente la mejor manera de describir Bojack Horseman, porque si bien parece otra clásica caricatura para adultos tiene varios elementos que la hacen una excelente historia, cuya mayor virtud es ser increíblemente humana.

Sinopsis

Bojack Horseman es un actor que adquirió fama en los 90’s cuando protagonizó el exitoso programa “Retozando”. Sin embargo, dieciocho años después de su cancelación, Bojack se ha convertido en un quejumbroso fracasado, que espera una oportunidad para saltar nuevamente a la fama.

Para ello contrata a una escritora fantasma que lo ayudará a desarrollar su autobiografía bajo una premisa tan interesante como aterradora: retratarlo como verdaderamente es.

¿Por qué verla?

Como dije antes, la serie se distancia bastante de la clásica fórmula de las series donde sabemos que todo se solucionará al final del episodio.

Para mí, en lo personal, marcó un antes y después en la forma de ver historias. Así que sin más preámbulo, examinemos las razones por las que Bojack Horseman es una obra magistral.

Nota: este artículo está libre de spoilers.

Los personajes

Tanto los principales como los secundarios, se sienten increíblemente humanos en sus pensamientos, actos e interacciones, lo cual es irónico porque varios de ellos son animales antropomorfos.

Esto se debe a que el carácter y las motivaciones de todos ellos están muy bien trazados, dándole una gran naturalidad a cada uno de sus movimientos dentro de la dinámica viciada y moralmente ambigua del mundo artístico de Hollywood.

Aunque hay un montón de personajes que merecen un análisis completo, me limitaré al protagonista.

Bojack es un ejemplo magnífico de victimización honesta y bien llevada. Desde pequeño experimentó una serie de crueldades que fueron moldeando poco a poco su personalidad, y constantemente recurre a sus traumas para justificar su conducta con los demás.

De ahí parte su conflicto central, la búsqueda de redención, mientras que cada vez lo vemos caer más y más hondo; pero lo más importante es que sus actos pesan y tienen consecuencias graves, verdaderamente graves.

La trama

Tal vez no lo parezca en un principio, pero la historia sí tiene una dirección clara y, conforme avanza, te das cuenta de que no existe vuelta atrás con cada capítulo que acaba.

Esto tiene mucho que ver con la progresiva corrupción del protagonista, pero también va de la mano con los personajes secundarios, pues todos ellos tienen sus propios arcos de personaje que se desarrollan de una manera fascinante.

Sabe crear conflicto de la cotidianidad

Sí, muchas series del género parten de problemas que aquejan al adulto promedio: que se te ensucie el traje antes de la reunión, posponer alguna actividad importante hasta el último momento o que te despidan del trabajo por alguna mala decisión. Pero lo que hace especial a Bojack Horseman es que, mientras el resto lo hace para empujarlos a situaciones hilarantes o darles algo que hacer durante el episodio, aquí estos acontecimientos tienen un peso narrativo impresionante porque conoces perfectamente al personaje que sufre por ello y las repercusiones que tendrá para él o ella.

Aunque es cierto que muchos de nosotros no tenemos la vida de una celebridad de Hollywood, aquí se nos ofrece una mirada bastante crítica de problemas a los que podemos ser afines como la depresión, el alcoholismo, la dependencia emocional o la violencia familiar.

Por supuesto, esto significa que es una serie bastante fuerte y requiere un criterio maduro para verla.

Una tragicomedia en toda regla

Aunque la serie no carece de humor, nunca deja que la historia decaiga para fortalecer este elemento, a diferencia de casos como el de Rick y Morty.

Cuando llega el momento de profundizar los aspectos más relevantes de la trama, suprime la comedia fácil para ofrecer cuadros verdaderamente desgarradores, construidos con gran maestría para estremecer y conmover al espectador.

Y todos estos momentos (salvo algún ligero tropezón) son el producto de las decisiones conscientes de cada uno delos personajes.

Aprovecha bien su mundo

Esta parte es quizás un poco subjetiva, pero a mi parecer sabe utilizar muy bien la dinámica entre los humanos y los animales para sazonar la obra.

Quizás los animales antropomorfos no sean la idea más innovadora del mundo, pero aquí la usan tanto para potenciar el humor como para contarnos cosas sobre la idiosincrasia del personaje.

Un ejemplo de lo primero es el caso de una foca (seal en inglés) que es también un SEAL de la marina, mientras que de lo segundo tenemos al personaje Mr. Peanutbutter, quien es un perro labrador con una gran necesidad de atención.

¡Dale una oportunidad!

Así que si eres fanático de las caricaturas para adultos y quieres ver una historia profunda y bien escrita, dotada de agudo ingenio y personajes memorables sin duda no te querrás perder Bojack Horseman.

Si te gustó el artículo y quisieras leer otros parecidos, ¡no olvides suscribirte al newsletter del blog!

Publicado en Series

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.