Menú Cerrar

Los 7 recursos narrativos que todo escritor debe dominar

recursos narrativos

Los 7 recursos narrativos que todo escritor debe dominar

Si estás empezando a navegar por el hermoso y terrible océano de la excelencia literaria, entonces estás en el momento indicado para empezar a dominar ciertos recursos narrativos que son cruciales para tener éxito en este ámbito.

Los mejores escritores de la historia no solo usan estos recursos, sino que los entienden a la perfección, y son capaces de darle la vuelta y mostrarlos de maneras únicas y genuinas.

¡Es por eso que los grandes autores marcan tendencias!

Si quieres algún día convertirte en alguien así, trata de dominar lo antes posible cada recurso narrativo de esta lista.

¡Sigue leyendo hasta el final!

¿Qué son los recursos narrativos?

¡Un momento! No podemos empezar este artículo sin primero explicar de qué se trata este concepto.

Un recurso narrativo es una herramienta literaria que puede ser utilizada para aportar belleza, profundidad y calidad narrativa a una historia.

Dicho de otra forma, estos recursos son los que permiten que una colección de palabras pase de ser una simple narración de hechos a una historia emotiva, poderosa y memorable.

¿Por qué debes conocerlos?

Si eres una persona que lee mucho, está claro que serás capaz de construir una historia que aparente tener una estructura relativamente bien construida y semblantes de una temática desarrollada; sin embargo, todo eso no será más que un intento de imitar el patrón que has identificado inconscientemente en tus historias favoritas.

Tu talento innato puede lograr que la historia sea buena, pero jamás será increíble, ni tampoco te hará llegar muy lejos en el ranking de los grandes escritores del mundo.

Si realmente quieres superar esa barrera y alcanzar la cúspide de lo que tu habilidad te permite, entonces necesitas entender a fondo estos conceptos y utilizarlos deliberadamente cuando sea necesario.

Eso significa que eres capaz de comprender a la perfección cuándo están aportando a tu historia, cuándo la entorpecen, cuándo resultan irrelevantes y, todavía mejor, predecir con mucha exactitud cómo afectará la experiencia del lector.

En resumen, si quieres pasar de ser un aficionado a un profesional, necesitas dominar la mayor cantidad de recursos narrativos posible.

Tipos de recursos literarios

En esta lista incluiré 7 de los recursos literarios más importantes. Ten en cuenta que hay muchísimos más (y en este mismo blog hablo sobre varios de ellos), pero creo los que están aquí son un buen lugar para empezar.

¡Conócelos!

1. Subversión de expectativas

Este recurso narrativo no lo coloco de primero porque sea el más importante, sino porque es uno de los más incomprendidos que hay.

La subversión de expectativas es tratada por muchos como la clave del éxito y su uso es muchas veces considerado por críticos pretensiosos como un reflejo de la inteligencia superior del autor (y de ellos por entenderle, por supuesto). Sin embargo, eso no es más que una exageración de lo que el recurso narrativo aporta, y también es una mirada superficial del impacto que puede tener en una obra.

En sí, la subversión de expectativas se trata de construir un hecho que contradice la progresión natural de la trama y quiebra el patrón narrativo que la audiencia espera.

Puede ser algo tan sencillo como que un personaje que supuestamente estaba muerto vuelva a la vida, o que el héroe muera a mitad de la película.

Lo cierto es que no hay nada grandioso ni brillante sobre este recurso narrativo, por lo menos no cuando lo tomas por lo que es. Su ventaja, sin embargo, yace en que puede ayudar a que una historia se salga de la fórmula común e intente cosas nuevas.

Eso puede ser muy valioso en sagas largas y en historias de misterio, como en Seven, donde el final es una poderosa subversión de expectativas que eleva la temática y añade profundidad a los símbolos de la historia.

Dicho esto, el peligro más grave de este recurso narrativo, es que fácilmente puedes caer en la indulgencia intelectual, y construir un momento sorpresa solo para sorprender, que termina destruyendo buena parte de lo que has construido.

Un ejemplo de eso es The Last Jedi y la última temporada de Game of Thrones, dos historias que arrojaron la lógica y desarrollo de personajes por la ventana, solo para ofrecer emociones superficiales y pasajeras a su audiencia.

Si no quieres que eso le pase a tu historia, ¡debes aprender a usar este recurso a la perfección!

2. Foreshadowing

El foreshadowing es simplemente la introducción sutil de eventos futuros de la trama. Se utiliza principalmente para ofrecer pistas al lector de que una escena crucial se avecina, de forma tal que esta no parezca sacada de la manga.

Ahora, la regla de oro que debes manejar con este recurso narrativo es una muy sencilla: el foreshadowing no es desarrollo de personaje. Es decir, no puedes hacer que un personaje actúe en contra de su naturaleza solo porque hiciste un foreshadowing al respecto.

Eso puede arruinar por completo tus arcos de personaje y, por ende, tu obra.

3. Flashback

El flashback se refiere a la narración de eventos pasados contados como si sucedieran en el presente. Este recurso es genial para presentar momentos cruciales de la historia que perderían toda su emotividad si son explicados de manera expositiva.

En las películas y series es relativamente fácil incluir este recurso, pero en la literatura es más complicado, porque puede alentar mucho la trama y/o confundir al lector.

Por eso, asegúrate de que tu flashback aporta a la historia y revela cosas que logran que la trama avance o los símbolos tomen nueva forma.

4. Símbolos narrativos

Este es el secreto del éxito literario. De hecho, los símbolos son tan importantes que ignorarlos evitará por completo que seas capaz de crear obras con belleza y profundidad narrativa.

Los símbolos narrativos pueden ser cualquier cosa que, de manera simbólica, aporte a la temática de la obra. Estamos hablando tanto del color de una prenda de ropa como la reacción de un personaje; tanto de una escena como de una pieza de diálogo.

Quizás esa amplitud te haga creer que es fácil utilizar este recurso narrativo, pero es todo lo contrario: hace que sea BRUTALMENTE difícil.

¿Por qué? Bueno, porque si todo puede ser un símbolo, entonces hay muchas cosas en tu historia que pueden contradecirse entre sí y arruinar la temática.

Por ejemplo, si tu historia maneja la temática de que ser avaricioso es malo, pero ninguna consecuencia negativa llega al personaje por culpa de la avaricia, entonces tus símbolos contradicen la temática.

Lo mismo sucede en una historia donde se supone que la temática es que la violencia no trae nada bueno, pero el protagonista resuelve todos sus problemas a golpes.

Esa disonancia crea problemas y arruina la historia. ¡Por eso es crucial que aprendas a manejar los símbolos narrativos lo antes posible!

5. Construcción de mundo

Al contrario de lo que piensan algunos, la construcción de mundo no solamente aplica para historias de fantasía donde es importante explicar el funcionamiento del mundo y las reglas que lo rigen; en realidad, aplica para todo tipo de historias.

Es importante recordar que el mundo en el que habitan los personajes no es igual al nuestro, por mucho que se le parezca. Por esa razón, es importante que des un contexto de la realidad que viven los personajes.

¿Cómo es su ciudad? ¿Quiénes son sus vecinos? ¿Cómo es el ambiente en su oficina? ¿Cómo es la jerarquía social de los círculos que frecuenta?

Todo es crucial para que entendamos los elementos que rodean al personaje y, por ende, lo entendamos a él o ella.

La construcción de mundo puede ser tan sencilla como la que hace Jane Austen o tan compleja como la de Tolkien. Al final del día, depende de lo que necesita tu historia.

¡Por eso debes entender a fondo este recurso narrativo!

6. Sistema mágico

Este es el único recurso narrativo de esta lista que solo aplica para historias con elementos fantásticos, pero es tan crucial que de todas maneras me siento inclinado a colocarlo aquí.

Un sistema mágico es una estructura de reglas y condiciones que determinan el funcionamiento de los elementos fantásticos de una historia. Es decir, cuando decimos “mágicos” no nos referimos exclusivamente a magia, sino a cualquier elemento que no existe en la vida real y es crucial para la historia o la construcción de mundo.

Por ejemplo, las reglas del funcionamiento de una máquina de tiempo forman parte de un sistema mágico. Lo mismo sucede con las condiciones para convertirte en zombie, o la combinación de gestos manuales para hacer un jutsu.

Esto no significa que debes explicar a fondo la “ciencia” detrás de estos elementos, pero debes explicar sus limitaciones y alcance.

Ojo con esa palabra: “limitaciones”. Esto es, de hecho, el aspecto crucial de un buen sistema mágico. Demasiadas limitaciones y se vuelve predecible; muy pocas y se vuelve vago e inconsistente.

7. Subtrama

Si quieres que tu novela logre atacar una misma temática desde distintos ángulos, no hay nada mejor que añadir una subtrama que añada complejidad a los conflictos del protagonista u ofrezca importancia y valor a los personajes secundarios.

Una subtrama es un camino narrativo que avanza de manera paralela al conflicto central de la obra.

Muchas de las más grandes historias, como El Señor de los Anillos o Los Miserables, cuentan con una gran cantidad de subtramas que ayudan a elevar el arco del protagonista, personajes secundarios y el mensaje central de la obra.

Una buena subtrama nunca estará demasiado separada del conflicto central, pero al mismo tiempo tendrá peso por sí sola, de forma que la audiencia nunca sienta que el cambio de enfoque es molesto o intrusivo.

Este recurso narrativo puede ser de gran ayuda para construir grandes odiseas épicas, desarrollar personajes secundarios o explorar otras facetas del protagonista o villano sin tener que darle pausa a la trama.

No es fácil construir esta clase de hilos narrativos porque añaden mucha complejidad a la estructura de la obra, pero si lo logras hacer bien recibirás mucho a cambio.

¡Y ya con eso acabamos! ¡Ahora conoces 7 recursos narrativos importantísimos para que puedas convertirte en un gran autor!

Por supuesto, la información que está en este artículo no es suficiente para que los domines. Asegúrate de revisar los artículos que tengo dedicados a cada uno de estos temas y, además, empieza a utilizarlos en tus historias.

¡La práctica hace al maestro!

Si te gustó este artículo y quieres conocer más recursos narrativos, ¡suscríbete al newsletter del blog! ¡Así sabrás cuándo publico contenido nuevo!

Publicado en Escribir

3 comentarios

  1. Claudia Liset

    ¡Hola J.E.F.S! ^^
    He leído antes varios de los temas que has comentado en esta entrada y me parece muy buen resume, aunque el primero lo desconocía por su nombre al igual que el segundo.

    Ahora recuerdo otro tema que me ha llamado la atención y no sé si más adelante lo quisieras comentar, es uno llamado “secuela/sucesor espiritual”. Siento que es un poco similar a un spin off, pero definitivamente no son lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.