Menú Cerrar

Trama no lineal: ¿en qué consiste y cuándo te conviene?

trama no lineal

Trama no lineal: ¿qué es exactamente?

Hace unos días hablamos sobre las tramas lineales a fondo, pero en ese artículo no conversamos sobre su contraparte: la trama no lineal.

Si leíste ese contenido, seguramente podrás adivinar mucho sobre la naturaleza de este concepto, pero de todas formas hay mucho de qué hablar.

Si quieres aprender más, ¡no pares de leer!

¿Qué es la trama no lineal?

La trama no lineal, también conocida como trama desarticulada o interrumpida, es una técnica de estructura narrativa que establece los acontecimientos de la historia fuera del orden cronológico en el que sucedieron.

Esta técnica les permite a los escritores ser más creativos con la forma en que arman la trama y ofrecen soluciones a las preguntas de la audiencia o crean misterios que les intriguen y mantengan la tensión de la narrativa.

Algunas de las historias más famosas y queridas por las audiencias utilizan este estilo de trama para manejar con éxito la amplia gama de elementos narrativos que dan vida al complejo conflicto en el medio de la obra.

¿Qué ventajas y desventajas tiene?

La trama no lineal, como todo en esta vida, tiene sus ventajas y desventajas. No todo es bueno ni malo y es importante que entiendas sus fortalezas y debilidades para que sepas si te conviene utilizar este estilo de estructura o mejor facilitarte la vida con una trama lineal.

Entonces, empecemos por las ventajas:

  • La trama no lineal facilita mucho el cambio de perspectiva dentro de la historia, permitiendo que la historia narre eventos que acontecieron al mismo tiempo o antes que otros.
  • La trama no lineal hace mucho más eficiente la inclusión de exposición, especialmente porque permite mostrar a la audiencia de forma directa los eventos, evitando la necesidad de recurrir exclusivamente a diálogos expositivos o exposición directa.
  • La trama no lineal le da más libertad a los escritores para que armen la trama como prefieran, abriendo la puerta a su creatividad.
  • Esa libertad hace mucho más sencillo que el escritor pueda manejar una trama compleja con muchos componentes importantes y diversos.

Ahora, conozcamos las desventajas:

  • Puesto que la trama no lineal tiende a romper el ritmo cronológico de la historia, puede desenganchar a la audiencia y/o confundirla.
  • La introducción de escenas fuera de tiempo también puede romper el ritmo narrativo haciendo que la obra se sienta lenta.
  • Es común que los escritores caigan en la tentación de traspasar su desarrollo de personaje a las escenas fuera de tiempo, disminuyendo drásticamente la calidad global de la historia.
  • La trama no lineal es, por naturaleza, mucho más compleja que la trama lineal por lo que requiere mucha más preparación y planeación; lo cual también la hace más propensa a tener errores.

¿Cómo debes tener en mente al construir una trama no lineal?

Como lo ves, a diferencia de la trama lineal, la trama no lineal es una estructura completamente libre que tiene tantas limitantes como el autor quiera ponerle: ya sea usando única y exclusivamente los flashbacks o supeditando toda la historia a la forma en la que se cuenta (como veremos en algunos de los ejemplos que te compartiré al final del artículo).

Entonces, lo más importante aquí en realidad es que, como escritor, a la hora de tener la intención de aprovechar una trama no lineal es que te tomes MUY EN SERIO la etapa de estructuración de la historia.

El secreto de las tramas no lineales es que el escritor no se pierda y entienda tan a profundidad su propia narrativa que resulte muy sencillo para él o ella lograr que la audiencia también la siga (incluso si se requiere de un pequeño esfuerzo).

Si logras acomodar bien la estructura y te aseguras que los saltos de tiempo tienen una lógica acorde con la narrativa, ¡te irá muy bien!

3 ejemplos de tramas no lineales

La mejor forma de entender este tipo de tramas es viendo otras historias que ya la han aprovechado con éxito. ¡Deja que te comparta tres de ellas!

1. Snatch

Snatch es una película bastante divertida y particular, especialmente si te gustan las historias de gángsters y el humor negro.

Dicho esto, para efectos de lo que nos interesa en este artículo, lo interesante de Snatch es cómo salta constantemente de atrás hacia adelante para ofrecer contexto para algunos de los plot twists más importantes de la narrativa.

Es un gran ejemplo de cómo jugar con la estructura de una obra puede engrandecer la narrativa.

2. Pulp Fiction

Pulp Fiction es un absoluto clásico del cine y con justa razón, ya que sumado a sus intrigantes personajes y entretenidos diálogos, hay que mencionar la inmensa creatividad con la que se arma la trama.

De hecho, esta es una de esas películas que ameritan que, al acabar, te metas en Youtube para que alguien te explique todo lo que ocurrió porque es difícil que identifiques todo a la primera.

Puede parecer un poco caótica, pero lo cierto es que todo tiene sentido.

3. Memento

Memento es uno de los experimentos más interesantes que hay a la hora de manejar tramas no lineales y lo cierto es que, incluso si no se vuelve tu película favorita, lo cierto es que todo escritor debería darse la oportunidad de verla.

En este caso, vemos cómo los saltos de tiempo no se utilizan simplemente para reforzar la narrativa, sino que activamente permiten que la audiencia se ponga en los zapatos del protagonista y logre interpretar y aterrizar la temática de la obra.

En pocas palabras, la trama no lineal no es una mera herramienta estructural, ¡sino que es un elemento con valor narrativo!

 ¡Y con eso ya acabamos! Espero que este contenido te haya enseñado mucho sobre las tramas no lineales y que te aventures a, algún día, escribir una historia con esta estructura.

Si tienes alguna otra duda, ¡asegúrate de compartirla en los comentarios!

Publicado en Escribir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.