¿Cómo construir un mundo fantástico desde cero?

Sin lugar a dudas, uno de los retos más importantes de una historia de fantasía (y sus subgéneros) nueva, es descubrir la fórmula lograr ideal para construir un mundo fantástico desde cero.

Si bien la imaginación del escritor siempre será el factor clave de este elemento, lo cierto es que hay muchísimas otras cosas que también hacen la diferencia entre construir un mundo fantástico que trasciende, a construir uno aburrido y poco creíble.

Crear tu propio universo es bastante difícil y requiere mucho trabajo, pero quizás lo más complicado es saber cómo compartírselo al lector a medida que progresa la historia, sin llenar el libro de texto expositivo y conversaciones aburridas.

Por eso, he decidido escribir este artículo para que exploremos juntos los distintos elementos que permiten construir un mundo fantástico nuevo y, además, introducírselo gradualmente al lector para que se enamore de él.

¡Empecemos!

Establece la premisa del mundo y respétala

mundo fantástico, ¿Cómo construir un mundo fantástico desde cero?

Para empezar, lo más importante de todo es darle al lector un base clara del tipo de mundo que tu historia presenta. No es lo mismo un mundo medieval con magia clásica, que un mundo moderno con hechicería. En ambos contextos, la interacción de los personajes y la clase de elementos que puedes meter varían muchísimo.

Esto es importantísimo porque de inmediato le da una idea al lector de la clase de cosas que puede esperar de la historia, y permitirá que su mente se mantenga abierta cuando se los encuentre.

Por ejemplo, el universo de Star Trek es presentado de buenas a primeras con una premisa galáctica. Aquí, la civilización posee una tecnología muy avanzada y constantemente somos expuestos a maravillas científicas.

En el momento en el que somos expuestos a la premisa, nos resulta mucho más fácil “creer” los viajes a la velocidad de la luz, las federaciones intergalácticas, los teletransportadores, los alienígenas, etcétera.

Es fácil que nos dejemos llevar porque todo tiene una base clara: la ciencia.

Dicho esto, si algún elemento se fuera a salir de este rubro, entonces el mundo perdería sentido y se volvería menos creíble.

Por ejemplo, si de repente se nos presentara que el capitán Kirk puede controlar personas con la mente, a pesar de ser un humano corriente, y esto nunca se justifica científicamente, el mundo fantástico no tendría congruencia y lo rechazaríamos en un abrir y cerrar de ojos.

Es lo mismo si en el Señor de los Anillos, de repente se nos dijera que Sauron es un alienígena, y que el Anillo de Poder no tiene voluntad propia, sino que ha sido programado para actuar como lo hace por seres de otra galaxia.

Por supuesto, estoy metiendo ejemplos muy extremos, pero esto no es tan distinto a la sensación que te llega cuando una historia empieza a mezclar elementos extraños uno tras otro, hasta el punto que ya no te queda claro qué es lo que sucede.

Todo buen mundo fantástico debe tener una premisa clara y congruente para trascender en la mente de los lectores/espectadores.

Establece el conflicto central

mundo fantástico, ¿Cómo construir un mundo fantástico desde cero?

Un problema que veo con frecuencia en plataformas como Wattpad cuando leo historias de escritores novatos, es que hay veces que se enfocan tanto en establecer las reglas de su mundo que se les olvida desarrollar un conflicto central.

Me ha pasado que llego al capítulo diez de una historia, y no hay nada que esté moviendo al personaje principal, no hay una meta establecida ni un arco de personaje en el horizonte.

Si bien construir el mundo fantástico es importante, la trama siempre debe ser la prioridad. El mundo debe tomar precedencia cuando el conflicto central lo demanda, no al revés.

Establecer un conflicto central rápidamente te permitirá darle guía a la historia, y enganchar al lector. No te preocupes por explicarle con peras y manzanas el intrínseco sistema económico y político que creaste; preocúpate por contar el viaje de tus personajes a través de ese mundo.

Si lo haces bien, encontrarás mil oportunidades para establecer partes idiosincrásicas de tu mundo y tu narrativa se mantendrá fluida e interesante.

Establece las autoridades del mundo

mundo fantástico, ¿Cómo construir un mundo fantástico desde cero?

Otro punto crucial de construir un mundo fantástico que se sienta vivo y real, es establecer las jerarquías de poder que se encuentran en el tope social, económico y militar.

Es obvio por qué: un mundo real y vasto necesita autoridades que lo rijan. Además, mientras más elaborada sea la interacción entre esos poderes y más trabajado esté el lore, más profundos serán los mensajes que transmita la historia y más conflictos potenciales tendrá la obra.

Si bien es cierto que esto puede parecer un poco abrumador al inicio, lo cierto es que son estas limitantes las que permiten que la historia se sienta cohesiva y clara.

Por ejemplo, es justamente la historia de los hobbits lo que hace que quede claro por qué la Comarca no se une a la guerra ni manda a sus líderes al Concilio de Elrond: ellos, en principio, no tienen vela en ese entierro. Por lo tanto, Tolkien no tuvo que complicarse la vida metiendo a algún hobbit ajeno al grupo en la trama.

La otra cuestión es que, si hay variedad en los poderes del mundo, este se sentirá vasto y complejo.

Una serie que hace esto a la perfección es One Piece, que está inundada de sistemas de poder autónomos y poderosos: los Dragones Celestiales, los Shishibukai, el Gobierno Mundial, los Yonkous, el Ejército Rebelde, etcétera.

Cada uno de estos grupos tiene sus propias motivaciones, filosofía y lugar en el mundo, y la forma en la que interactúan entre ellos y con los personajes principales permite que el universo de One Piece se sienta inmenso, vivo e interesante.

Establece la existencia y las reglas del sistema mágico

mundo fantástico, ¿Cómo construir un mundo fantástico desde cero?

Si no estás familiarizado/a con este concepto, es muy probable que creas que esto no aplica para historias de ciencia ficción o que tienen elementos que no son “mágicos” exactamente, pero estarías equivocado.

Cuando hablamos de “sistema mágico” en general, estamos hablando del sistema que permite que las acciones fantásticas de tu mundo tengan lugar. Toda la ciencia de Star Trek, por ejemplo, realmente son las reglas del sistema mágico de la historia.

Incluso algo tan rudimentario como las reglas para convertirse en zombie en The Walking Dead califica como “reglas” de un sistema mágico propio de la historia.

Ahora, lo más importante de un sistema mágico son los límites que tiene, porque esto es lo que define lo que los personajes pueden y no pueden hacer en una determinada situación. Si cometes el error de no poner reglas claras, tus lectores no sentirán el peligro de los momentos cruciales de la historia porque no dimensionarán lo que está en juego.

Por ejemplo, cuando a Harry Potter se le cae su varita por una alcantarilla en un enfrentamiento con mortífagos, de inmediato se nos va el alma a los pies, porque las reglas del sistema mágico de la historia establecen que necesitas una varita para hacer encantamientos.

Sin embargo, si te digo que a Juanita se le cayó su brazalete dorado, no sabes qué pensar, porque no he establecido qué tan importante es el brazalete en cuestión ni que habilidades le otorga.

De la misma forma, si un sistema mágico no se establece bien, será imposible comprender el mundo fantástico que habita, porque no tendremos forma de saber cómo ayuda a escalar posiciones en ese mundo ni tampoco comprendemos qué lugar ocupa en él.

Es decir, Star Wars sería una historia muy distinta si no se estableciera que solo unas pocas personas en la galaxia pueden dominar la Fuerza. Quizás, no sería una mala historia, pero sería fundamentalmente distinta a la que conocemos ahora, porque el balance de poder de su mundo cambiaría.

El punto es que un sistema mágico y la construcción del mundo deben venir siempre de la mano, porque uno le da sentido al otro.

¡Y listo! Si prestas atención a cada uno de estos elementos, serás capaz de construir un mundo fantástico desde cero.

Si te sirvió el artículo, tienes dudas sobre el tema o quieres compartirme tu experiencia construyendo esta clase de universos, ¡dímelo en los comentarios!

12 Replies to “¿Cómo construir un mundo fantástico desde cero?”

  1. Hola
    Soy un niño que escribe novelas de mundos fantásticos y me estás ayudando mucho para hacerlas . Muchas gracias por hacer esto .
    Mis novelas tratan de un niño que está obligado a ir a oto mundo por problemas Oscuros provocados por un mago de alta categoría que se quiere apoderar del mundo. Este lugar de llama Egnanie y en el hay animales y bestias de todo tipo.
    Espero que mi idea se a buena , me haría mucha ilusión que me contestaras.

    1. ¡Hola, Martín!

      Bueno, de entrada, suena bastante interesante ^^. Obviamente, recuerda que por muy buena que sea la idea, siempre hará falta pulirla y trabajar muy duro en ella. Te recomiendo que planees la estructura de tu obra y no escribas los capítulos a ciegas. ¡Es la mejor forma de garantizar que todo tiene sentido!

      ¡Saludos!

      1. Hola , soy Martín :
        Gracias por tus recomendaciones , pero aún tengo una pregunta que hacerte :
        ¿Que puedo hacer cuándo ya he hecho todos los bocetos para un libro pero aún creo que no estoy preparado para escribirlo? , con esto me refiero a que creo que faltan cosas .
        Espero tu respuesta.
        GRACIAS

        1. En ese caso, Martín, lo que tienes que hacer es sentarte a escribir por dos razones:
          1. Muchas veces, nuestra mente utiliza la excusa “todavía no estamos listos”, para impedir que nos expongamos. Una cosa es planear tu historia y pensar que será la obra mejor contada de la tierra, y otra muy distinta es tener que escribirla. En tu mente, su potencial siempre se mantendrá intacto, pero sobre el papel depende completamente de tu calidad como escritor. Eso asusta e intimida, pero tienes que superarlo eventualmente.
          2. La historia jamás estará completa por medio de bocetos. Al final del día, los bocetos solo te ayudarán a ver superficialmente la obra, a expresarla de una forma resumida y simple. Para descubrir qué es lo que realmente le falta a tu historia, debes empezar a escribirla y checar cómo avanza. Es posible, incluso, que tengas que modificar algunas cosas de tu boceto porque a la hora de la hora, realmente no te sirven.

          ¡Suerte!

  2. «Es lo mismo si en el Señor de los Anillos, de repente se nos dijera que Sauron es un alienígena, y que el Anillo de Poder no tiene voluntad propia, sino que ha sido programado para actuar como lo hace por seres de otra galaxia.
    Por supuesto, estoy metiendo ejemplos muy extremos, pero esto no es tan distinto a la sensación que te llega cuando una historia empieza a mezclar elementos extraños uno tras otro, hasta el punto que ya no te queda claro qué es lo que sucede.»

    Estoy trabajando en un relato cuy sistema mágico se basa en una mezcla entre ciencia ficción y hechicería (casi como la teoría de los antiguos astronautas). ¿Conoces algún ejemplo que haga esto?. Sólo conozco la saga de «Relatos de Arcadia» de Guillermo del Toro como referente.

    1. ¡Hola, Thanairí! En ese caso, sigue la misma regla que mencionaba sobre introducir la naturaleza del sistema mágico lo antes posible. Simplemente, tienes que encontrar la lógica dentro de la fusión de magia con la ciencia y lograr que el lector la entienda. De hecho, Full Metal Alchemist es un gran ejemplo de un sistema que fusiona magia con ciencia, porque la alquimia tiene un aspecto sobrenatural a la par que científico. Donde le atina la serie es que pone reglas claras como “el intercambio debe ser equivalente”. ¡Lo importante es que todo quede claro y no cometas el error de usar la magia como excusa para sacarte cosas del sombrero!

  3. «Es lo mismo si en el Señor de los Anillos, de repente se nos dijera que Sauron es un alienígena, y que el Anillo de Poder no tiene voluntad propia, sino que ha sido programado para actuar como lo hace por seres de otra galaxia. Por supuesto, estoy metiendo ejemplos muy extremos, pero esto no es tan distinto a la sensación que te llega cuando una historia empieza a mezclar elementos extraños uno tras otro, hasta el punto que ya no te queda claro qué es lo que sucede.» Yo quiero hacer una mezcla entre ciencia ficción y hechicería (casi como la teoría de los antiguos astronautas) ¿Cómo lo manejaría?. ¿Tienes algún ejemplo que haga esto?. No tengo ningún referente por ahora, salvo por la saga «Relatos de Arcadia» de Guillermo del Toro.

  4. ¿Como se hace un worldbuilding en primera persona? Sin que suene forzado o a infodumping.
    Es que hay datos que pienso poner en la mía pero, cómo está en primera persona, quisiera saber como hacer que no suene tan forzado. Y tomando en cuanta de que mi historia es de tipo isekai (o sea, de alguien que viaja a otro mundo) me gustaría saber ejemplos

    1. Yo he estado planeando algo para mi mundo:
      Pienso en combinar la época medieval con la del virreinato de la nueva España en México.
      (mezclando culturas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.