Los Miserables: una obra maestra que no puedes ignorar

Dentro de la literatura, existen algunas obras que han demostrado ser tan impresionantes, tan bien construidas, que han logrado superar el paso del tiempo. Estas novelas se consideran “clásicos” y dentro de esta selectiva categoría, hay algunas obras que están por encima del resto. Tal es el caso de Los Miserables de Victor Hugo.

No es para sorprenderse, después de todo, Victor Hugo está entre los escritores más maravillosos de la historia, en directa competencia con gigantes como Dumas o Dostoyevsky.

Pero ¿qué tiene de especial esta historia? ¿Por qué Los Miserables es una obra tan poderosa?

Si quieres aprender más al respecto, ¡no pares de leer!

Nota: ¡no habrá spoilers en este artículo!

Sinopsis de Los Miserables

, Los Miserables: una obra maestra que no puedes ignorar

Los Miserables es una novela situada en la Francia post-revolución en un momento complicado, justo cuando la monarquía parecía volver de manera definitiva al poder, para desconcierto de los franceses que arriesgaron su vida para sacarla.

Con la brutal lucha de poderes teniendo lugar en las esferas sociales más altas, la vida para el pobre es una lucha constante, especialmente por la rigidez moral y legal del sistema.

En medio de este panorama caótico, un exconvicto llamado Jean Valjean, que estuvo preso por casi veinte años por robar una hogaza de pan e intentar escapar de la cárcel varias veces, vuelve al mundo enojado con la vida y con todos.

Es un hombre perdido y roto, que siente que su vida no vale nada y que ve a su prójimo como un opresor indolente e injusto.

Esto cambia cuando un misterioso santo, el obispo Myriel, realiza un acto de absoluta generosidad no solo sin esperar nada a cambio, sino que lo hace justo después de que Jean Valjean intenta robarle las únicas posesiones que atesoraba.

Esto produce un impacto profundo en el alma de Jean Valjean, y le empuja a dejar su pasado atrás y convertirse en un hombre que sea merecedor del increíble gesto de Myriel.

Por supuesto, como toda buena novela, aunque Jean Valjean es el protagonista, lo cierto es que también hay otras tramas con personajes secundarios espectaculares, que ayudan a explorar a fondo el título de la obra, ya que a lo largo de la historia nos topamos con toda clase de “miserables”.

Es un estudio sumamente profundo sobre la naturaleza humana, desde lo más horrible hasta lo más hermoso.

¿Por qué se le considera un clásico de la literatura?

En caso de que no he sido demasiado obvio todavía, estoy haciendo todo lo posible para convencerte de que leas esta obra si no lo has hecho.

Es una absoluta maravilla y ahora te quiero resumir algunos puntos que explican por qué es un clásico entre clásicos.

¡Sigue leyendo!

Es una historia con temáticas poderosas

, Los Miserables: una obra maestra que no puedes ignorar

El libro no se llama Los Miserables, solo porque sí. La misión de Victor Hugo con este libro era explorar a profundidad todos los tipos de miseria que puede vivir el ser humano, y ese complejo tema le obligó a desarrollar una serie de subtemáticas increíbles.

Por ejemplo, en el libro se explora la miseria social, la miseria moral, la miseria económica, la miseria dogmática, etcétera.

Y créeme cuando te digo que todas y cada una de esas temáticas están manejadas con una experticia legendaria, no solo por lo bien que se exploran, sino porque todas se amarran a la temática central: la miseria humana.

¡Es una obra maestra!

Los personajes están impecablemente construidos

, Los Miserables: una obra maestra que no puedes ignorar

Victor Hugo a veces puede pecar de compartir demasiada información y pasarse un poquito de la raya con los monólogos, pero cuando se trata de construir sus personajes, ni una sola de las palabras que coloca sobra.

Especialmente en Los Miserables, los personajes secundarios tienen un impacto tan fuerte en la trama, que habrá momentos en los que sentirás que Jean Valjean deja de ser el protagonista y se vuelve un personaje de apoyo para el resto del elenco.

Cosette, Marius, Javert, Fantine… son personajes que se sienten tan humanos, tan idiosincrásicos y profundos, que no puedes evitar ponerte en sus zapatos y vivir su lucha en tu propia piel.

El debate moral y filosófico que presenta se maneja de forma honesta

, Los Miserables: una obra maestra que no puedes ignorar

Si te interesa algún día trabajar una obra con dilemas filosóficos y problemáticas complejas y difíciles, harías bien en leer con mucho cuidado Los Miserables.

Verás, la principal razón por la que esta obra es tan profunda, es porque no romantiza ninguna de las temáticas que presenta, sino que muestra tanto el lado oscuro como el positivo que tienen.

Por ejemplo, así como te enseña que un hombre bueno puede cometer una locura porque su consciencia no le permite obrar mal, también te muestra que un hombre malvado puede obtener muchísimos beneficios de sus fechorías, llegando incluso a no ser castigado por ellas por muchísimos años.

Victor Hugo no intenta que pienses como él, sino que debatas en tu propia cabeza qué es lo que está bien y lo que está mal, que decidas si conviene escapar de la miseria o aceptarla y convertirte en un monstruo.

¡Esta es precisamente la clase de obras que te ayudan a conocerte a ti mismo!

La lírica es excepcional

, Los Miserables: una obra maestra que no puedes ignorar

Y, por supuesto, si simplemente quieres exponerte a un libro escrito por uno de los autores más dotados de la historia, Los Miserables sigue siendo una opción espectacular.

La lírica de Victor Hugo es descomunalmente preciosa, siendo capaz de transmitir un monólogo filosófico sin que el valor artístico de la obra se pierda en lo más mínimo. Su forma de escribir es un ejemplo de que el intelecto y la belleza no son mutuamente exclusivos, sino que se complementan con perfecta armonía.

¡No hay una sola oración en ese libo que no haya sido pensada cien veces y se nota!

¡Ve a leer esta obra maestra!

Si llegaste hasta aquí, espero que te sientas muy motivado para darle una oportunidad a este increíble clásico de la literatura.

Si ya lo leíste y no te gustó (cosa que me pasó a mí la primera vez que lo tomé a los trece años), ¡dale otra oportunidad! Es un libro hecho para los amantes de la lectura y la escritura, pero puede sentirse pesado cuando eres muy joven.

Si te gustó este artículo, seguramente disfrutarás este otro que habla sobre el sufrimiento como elemento narrativo. ¡No te lo pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.