Narrador omnisciente: ventajas y desventajas

Una de las primeras dudas que tenemos cuando empezamos a escribir, es el tipo de narrador que deberías utilizar en nuestras historias.

Entre las opciones más populares, está el narrador omnisciente, y por eso pensé que sería una buena idea hablar específicamente de él y explicarte las ventajas y desventajas que tiene.

¡Sigue leyendo y descubre todo sobre el tema!

¿Qué es un narrador omnisciente?

narrador omnisciente, Narrador omnisciente: ventajas y desventajas
Soy Dios

El narrador omnisciente es aquel que sabe todo lo referente a la historia. Sabe qué pasa por la cabeza de los personajes y lo que acontece en distintos lugares del universo narrativo.

Es un tercero que está fuera de la historia cuya identidad el lector no conoce ni tampoco necesita conocer.

Este es el tipo de narrador utilizado en novelas extremadamente famosas como El Señor de los Anillos, Los Miserables u Orgullo y Prejuicio.

Ejemplo:

“Marco, a pesar de su perspicaz inteligencia, no entendía lo que la mirada de Isabelle le pedía a gritos, implorándole que leyera el deseo escondido en su corazón. El joven se dio la vuelta con la sensación de que estaba pasando algo por alto, pero confundió esa duda con debilidad y prefirió ignorarla”.

Ventajas que ofrece

El narrador omnisciente tiene varias ventajas que te ayudarán muchísimo a construir tu historia. ¡Aquí te comparto las más importantes!

Puede hacer saltos de perspectiva

El narrador omnisciente, a pesar de que es muy probable que narre principalmente los eventos alrededor del protagonista, en realidad tiene la libertad de moverse por todo el universo ficticio de la historia.

Eso le permite contar eventos de la trama desde varias perspectivas, sin tener que limitarse exclusivamente a lo que el protagonista vive y ve.

Esto es ideal para dar contextos distintos del mundo de la historia y trabajar a fondo personajes secundarios dentro de la historia.

Es más sencillo introducir texto expositivo

Dado que el narrador omnisciente no está amarrado a la consciencia de un personaje, la inclusión de texto expositivo para dar contexto al lector es mucho menos disruptiva.

Por lo general, los lectores esperan que el narrador les ofrezca la información que necesitan para terminar de comprender una determinada escena o acontecimiento, ya que ellos identifican que el narrador está fuera de la historia y no es un personaje que participa en la misma.

Esto se contrapone con lo que sucede con un narrador en primera persona, quien, debido a que está presente en la escena, difícilmente puede darle pausa al evento para narrar información expositiva importante.

Facilita el manejo de varios arcos de personaje simultáneos

Como mencioné antes, el cambio de perspectiva es muy útil para explorar personajes secundarios y darles un arco a cada uno.

Lo interesante aquí es que no necesitas hacer saltos espaciales o en el tiempo para trabajar otros personajes, sino que en las mismas escenas en las que varios de ellos aparecen, tienes la libertad de pasar el protagonismo de un personaje a otro.

La libertad que tiene este narrador a la hora de describir pensamientos, gestos y acciones, le permite manejar arcos de personaje simultáneamente, ayudando con la eficiencia narrativa y el flujo de la historia.

Facilita la construcción de mundo

Si estás pensando construir un mundo fantástico, trabajar un narrador omnisciente puede ser perfecto para ti. Recuerda que este narrador lo sabe todo y tiene la ventaja de que se le facilita incluir texto expositivo.

La combinación de esas dos cosas lo hace ideal para establecer las reglas del mundo y su funcionamiento sin que se vuelva invasivo.

Ayuda a desarrollar villanos

Por último, es importante mencionar que si estás pensando en construir una historia con varios villanos o un villano particularmente complejo, el narrador omnisciente puede ser exactamente lo que buscas.

Esto se debe a que el narrador omnisciente también está por encima de la “moral” de los personajes. Es decir, él no juzga a los personajes, sino que explica la historia desde su perspectiva y presenta el contexto tal como ellos lo ven.

Eso le permite adentrarse de lleno en la filosofía de los villanos y lograr que la audiencia entienda su forma de pensar y actuar. ¡No es por nada que Dostoyevsky utilizó este narrador en Crimen y Castigo!

Desventajas que tiene

Como te podrás imaginar, ningún narrador es perfecto y, por lo tanto, es obvio que el narrador omnisciente también tiene desventajas que debes tener en cuenta a la hora de utilizarlo.

¡Aquí te las comparto!

Es fácil abusar del texto expositivo

Precisamente porque es TAN fácil incluir texto expositivo, es normal que los escritores novatos abusen de este recurso e incluyan un montón de información que no es relevante para las escenas que se trabajan.

Esto puede tener consecuencias negativas en el ritmo narrativo y hacer que la historia sea extremadamente aburrida.

Puede perder el enfoque en los personajes

Si bien la construcción de mundo se vuelve mucho más sencilla al utilizar un narrador omnisciente, es muy común que los escritores se enamoren tanto del universo que están creando, que se les olvide lo que realmente importa: los personajes.

Por muy interesante y único que sea el mundo que estás creando, lo que realmente le da fuerza narrativa es la forma en que los personajes interactúan con ese mundo a medida que viven sus arcos y evolucionan a lo largo de la historia.

El narrador omnisciente fácilmente confunde esto y hace que el mundo en sí sea el elemento más desarrollado de la obra.

Es fácil crear protagonistas poco interesantes y estáticos

Con un narrador omnisciente, donde puedes trabajar varios arcos de personaje y explorar distintos aspectos del mundo que creaste, muchas veces puede cubrir las deficiencias narrativas de tu protagonista y permitir que otros elementos sostengan el peso de la trama.

Si bien esta práctica no tiene nada de malo en sí misma, si la llevas al extremo te puede llevar a crear protagonistas aburridos y estáticos, que realmente no evolucionan a lo largo de la historia o participan activamente en su desarrollo.

¡Ten cuidado con eso!

Es muy fácil caer en “juicios de valor” que nadie pidió

Si estás escribiendo una historia con un narrador omnisciente que lo sabe todo, es probable que comiences a confundirte y creas que tú también lo sabes todo.

Esto te llevará a colocar juicios de valor en la historia cuando los personajes se enfrentan a una situación moral sobre la que ya tienes una opinión definida.

Esto es terrible porque, a diferencia de cuando los personajes hacen un juicio de valor, cuando lo hace el narrador omnisciente no hay espacio para que la historia lo cuestione. Lo que él diga es absoluto y eso mata toda la complejidad que los símbolos narrativos podían haber obtenido.

El narrador omnisciente no debe presentar su opinión. En todo caso, puede ofrecer reflexiones (con mucha discresión) que inviten a la audiencia a pensar sin decirles cuál es la respuesta que el autor considera como correcta.

El mejor ejemplo de esta práctica está en Los Miserables de Victor Hugo, pero en general te recomiendo que, por lo menos al inicio, evites por completo estos juicios de valor.

¡Y con eso terminamos! Espero que este contenido te sirva y ya tengas mucho más claro cómo funciona este tipo de narrador.

Si te gustó este contenido, tienes alguna duda o quieres agregar algo, ¡deja tu comentario!

One Reply to “Narrador omnisciente: ventajas y desventajas”

  1. Hola
    Sería bueno un artículo sobre “el sentimento de culpa” o “la culpa” como recurso narrativo o el simbolismo que hay detrás de ello para la construcción de un personaje o el arco del mismo y cómo desarrollarlo en la trama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.