Menú Cerrar

Fire punch: aquí había potencial… ¿qué pasó?

FIRE PUNCH DESTACADA

Fire punch: aquí había potencial… ¿qué pasó?

Este artículo fue escrito por Héctor Elizondo, apodado como Poncho, licenciado en comercio internacional que le apasiona leer y escribir sobre ficción. También es un interesado en la música en su apartado lirico e histórico.

A lo largo de los años, el generó shonen ha ido evolucionando con el fin de entregar nuevas obras; utilizando los tropos ya conocidos para darles un giro más fresco o saliendo de la fórmula con el fin de ofrecer una experiencia única. Uno de los autores más prometedores dentro de la industria del manga es Tatsuki Fujimoto, creador de la aclamada obra llamada Chainsaw Man.

Este manga ha sido uno de los mejores de los últimos años y no es exageración, ya que ganó el premio a mejor manga el año pasado por su estilo salvaje, absurdo y emocionante tanto en el estilo de ilustración como en su trama; recordando a obras recientes como Jujutsu Kaisen.

Pero antes del hombre motosierra, Fujimoto nos dejó una historia sobre un hombre en llamas en busca de venganza: Fire Punch.

¿Es un manga que merece la pena leer? Es una pregunta difícil de responder, así que hablemos sobre el tema. ¡Aquí vamos!

Sinopsis:

En un mundo distópico por culpa de una era de hielo de más de 300 años, Agni, nuestro protagonista bendecido con el don de la regeneración, se ve envuelto en este frío infierno en busca de venganza por la muerte de su pueblo y su hermana.

A lo largo de la historia veremos como este hombre, consumido por las llamas que le quitaron todo, se vuelve en el héroe dentro de una cruel y violenta película como también un dios de esperanza en este helado mundo.

¿Te la recomiendo?

Sí, pero no del todo.

Ok, profundicemos esta idea, ¿vale la pena?

No, pero sí, porque el manga es único.

¡¿Qué?! ¡Explícate de una vez!

Está bien, está bien.

Si la sinopsis te atrapó, posiblemente hayas leído otras historias de distopia o fantasía oscura como Attack on Titan, Berserk o Metro 2033.

Gracias a Fujimoto, Fire Punch tiene un estilo narrativo inexplicable: te deja deseando más cada vez que un capítulo termina, sin excepción alguna. Ya sea después de un capítulo lleno de acción, violencia y suspenso, como también después de sus momentos más frustrantes, aburridos y decepcionantes. Es un don del autor (los que leyeron Chainsaw Man me entenderán).

Fire Punch es dinámico en el “cómo” se desenvuelve la historia y la forma en que te muestra el triste universo de la obra, donde no importa si naces con “bendiciones” o no; al final, siempre puedes ser la víctima o el victimario en esta era de hielo.

La humanidad decadente presentada en el manga es extrema, haciendo que el lector dude si de verdad es un Shonen. Se estiran los límites aceptables del género con el fin de contar esta caótica historia, dándole así ese toque único que tiene Fire Punch.

Para cuando termines de leer este manga, lo más probable es que digas:

¿Qué rayos pasó?

¿Para qué leí esta cosa?

Hmm, creo que lo leería otra vez.

Por lo menos, eso fue lo que me sucedió a mí.

Las grandes cualidades de la obra (omitiré el aspecto del dibujo porque se explica solo).

Reseña Fire Punch - Ramen Para Dos

Lo bueno

World Building: La nieve siempre nos estará acompañando.

El mayor punto fuerte de Fire Punch es su escenario. No sabemos nada del mundo durante esta época, el pasado es solo un rumor y el futuro es desolador. Lo único que queda es un eterno invierno, siempre acompañando al protagonista y sus amigos.

La idea de un mundo congelado es espeluznante, pero es peor lo que conlleva.

La falta de recursos y calor han devuelto el salvajismo más primitivo a lo que queda de la humanidad agregando ideologías extremistas que deforman la lógica y sentido común.

Quienes quieran asemejar una vida más pacifica, optaron por métodos de supervivencia drásticos como lo es el canibalismo o el incesto.

Ya no hay ni bien ni mal, solo locura.

Sistema mágico (ni bueno ni malo)

Un punto adicional son los “bendecidos”, personas con poderes mágicos como lanzar fuego, generar electricidad, super regeneración, control magnético, etcétera.

Es solo un sistema mágico simplón que cumple con su cometido.

Hay quienes son una fuerza tiránica para la humanidad y otros que son veladores del prójimo.

Son puestos en pantalla cuando la historia los ocupa.

El tono: equilibrio perfecto de oscuridad y luz

El panorama que pinta la obra es horrible, algo que se deja claro desde el primer capítulo.

Las acciones humanas en este ambiente inhabitable son crueles, ya sea el genocidio, la esclavización o la violación se harán por la lógica que cada individuo aplique.

Aun así, la historia nos regaló momentos sinceros de inocencia y bondad que daban ternura y, cuando había comedia, esta era orgánica y graciosa.

Nunca se pierde el sentimiento de crueldad y se verán actos cada vez más atroces, pero cuando se tomaba su respiro de todo aquello, lograba relajar al espectador con lo que seguía a continuación u ofrecer escenas comiquísimas.

Las temáticas: nihilismo, religión y películas

En el mundo de Fire Punch no existe la esperanza; la apatía y frialdad han reemplazado la fe, olvidando al prójimo y haciendo que las personas se comporten como animales.

Lo irónico de todo es que el nihilismo de la historia está casado con la religión.

Aquellos con decencia sufriente han creado sus religiones para ofrecer una ilusión con la que aferrarse a la vida.

Por ejemplo, Agni, un hombre en llamas, es glorificado y adorado como el dios del fuego que derrite el hielo eterno, cuando en realidad es un hombre en busca de venganza.

Viendo el planteamiento de estos temas, uno puede jurar que la narrativa es de una película. ¡Y ese es el punto, es el tema principal!

Las películas en Fire Punch tienen una carga cultural e histórica. De ellas nacen nuevas culturas, reviviendo momentáneamente el pasado con anhelo y a su vez se documentan los actos del protagonista como la película de películas.

Todos estos temas concluyen los últimos vestigios de la humanidad, su legado para el futuro.

La narrativa: Vámonos al cine

Repito, al leer este manga, lees una película.

La historia no tiene arcos argumentales como lo tendría un manga shonen habitual.

Es una historia lineal que va directo a contar su historia. Un capítulo de esta obra es de dos a diez minutos de esa película, algo solo posible gracias a la escritura adictiva de Fujimoto.

Conectando con el tema principal, el corazón de la historia recae en darle al lector la oportunidad única de leer Fire Punch como una película que hubiera sido dirigida por Zack Snyder o Cristopher Nolan (es decir, una película muy pretenciosa y compleja).

Ahora bien…

Si con lo que te acabo de contar proyectaste la imagen de una épica obra de horror distópico, déjame destruir toda tu ilusión.

Lo malo

Los personajes: ¿Y quiénes son esos?

A parte del personaje principal, los personajes que recuerdo los puedo contar con UNA MANO. Siendo sincero, ningún personaje realmente me llegó a encantar, (excepto Togata) No puedo recordar nombres de los personajes, SI ES QUE TENÍAN UNO AL EMPEZAR.

Son nada más que herramientas o Deus Ex Machina que se ocupan una vez y ya.

Aquellos que estaban más caracterizados, son incongruentes (excepto Togata), ya que constantemente toman decisiones aleatorias simplemente para avanzar la trama.

Y el protagonista… sin nadie que lo mueva es solo una marioneta de las circunstancias. Es un personaje principal pasivo, pero al menos es un buen personaje.

Los temas: Si no es cine, no es arte

Hablé anteriormente sobre los temas más relevantes, pero había muchos más por explorar.

Para empezar, el autor se tomó la molestia de presentar los temas en el contexto del mundo, pero no procuró que existiera un desarrollo satisfactorio de los mismos.

A parte de simbologías huecas y fueras de lugar, no había una profundidad de los temas en general después de la mitad de la obra, salvo por instantes específicos en donde se ocupaban.

La trama: En picada todo lo que se planteó

Sin entrar en spoilers, este fue el problema principal: el autor no sabía qué hacer cuando llegó a la mitad de la obra.

Siendo el primer manga serializado de Fujimoto, está claro que tendría altibajos, aunque los daños pudieron ser menores si hubiera terminado en un punto aceptable.

Teniendo más tropiezos que aciertos después de la mitad de la obra, se vuelve aburrida; sin una razón de existir.

Existía mucha expectación por el cómo se planteó desde un comienzo, pero simplemente se puso la barra muy alta que, como escritor, Fujimoto no alcanzó.

La obra se partió y se convirtió en una historia que olvidó lo que quería narrar.

Entonces, ¿sirvió de algo leer la obra?

Sí, sí sirvió… pero qué viaje…

En mi más honesta descripción: Fire Punch es el prototipo de Chainsaw Man.

Hay solo dos formas en las que yo podría recomendar esta obra.

1. Para los fans de Chainsaw Man que quieran mejorar su escritura

Las múltiples similitudes y referencias que tienen ambas obras son innegables.

Si lees Fire Punch y lo tomas como un simple ejercicio de análisis para aprender de los errores de Fujimoto y descubrir cómo los corrigió en Chainsaw Man.

2. Para los fans de las historias oscuras

Fire punch es un viaje desquiciado que cuenta una historia sobre la degeneración de la humanidad.

Puede ser una buena recomendación si quieren leer algo diferente, pero no es una historia para todos (empezando con que no se la recomendaría a menores de diecisiete años).

Si no te agradó la trama por lo que te conté, mejor lee otra cosa.

En conclusión

En mi caso no fue un desperdicio total de tiempo. Realmente me emocionaba saber qué pasaría a continuación y además hay momentos dentro de la historia que me llegaron al corazón.

Me entristece que la trama no alcanzara su potencial porque genuinamente creo que pudo ser un clásico moderno de la fantasía oscura o de distopía.

Siempre se puede aprender con lo que lees y si quieres mejorar como escritor, nos vemos para más artículos.

Si te gustó este contenido, considera leer este otro sobre lo que significa hacer una historia edgy, ¡seguro te encantará!

Publicado en Series

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.