Menú Cerrar

Setup y Payoff: dos conceptos cruciales para construir historias

setup payoff

Todos queremos construir momentos increíbles y memorables en nuestras historias, de esos que harán que tu audiencia se acueste a las tres de la mañana reviviendo una y otra vez las imágenes que se crearon en su mente, dándole un nuevo significado cada vez.

Las mejores historias que se han hecho pueden crear esta sensación en nosotros, y uno de los métodos más efectivos para que puedas imitar esta cualidad, es que conozcas a fondo cómo funciona el setup y el payoff.

Si quieres aprender más sobre estos conceptos, ¡lee hasta el final!                      

¿Qué es el setup?

El setup, traducido al español como “organización” o “disposición” se refiere a la técnica narrativa de establecer un elemento para añadirle profundidad y significado en una escena posterior.

El setup es lo que hacemos cuando nuestro personaje que apunta a un arco de redención diga algo como “los dejaría a todos morir si eso logra que me quede con el oro” o cuando la pareja de enamorados dice que se reencontrarán sin importar lo mucho que el mundo se esfuerce en separarlos.

Son pistas narrativas y momentos que incluyes con la intención de que luego se resuelvan, ya sea de forma irónica o real, y la experiencia se vuelva más idiosincrásica y poderosa.

Claro está, también es importante considerar que los setups también ayudan a que una historia se mantenga interesante; es decir, forman parte activa del relato hasta que el payoff eventualmente les da otro tipo de valor.

¿Qué es el payoff?

El payoff, que se traduce como “recompensa” o “pago”, es la técnica que resuelve un setup previamente establecido, cosechando el valor simbólico, dramático, artístico y/o humorístico que aporta.

Siguiendo los ejemplos anteriores, el payoff sería cuando el personaje que previamente señaló que valoraba más la riqueza que la vida de sus amigos, toma una decisión dramática, abandonando la posibilidad de quedarse con el tesoro para proteger aquello que es realmente irremplazable; o cuando, después de años de dolores y sufrimiento, la pareja de enamorados se reencuentra y uno de ellos dice “te prometí que te volvería a encontrar”.

Los payoffs suelen ser los momentos más emocionantes de una historia, los que terminan haciéndonos llorar, reír y sorprendernos.

¿Por qué son tan importantes?

Si bien es cierto que un momento dramático puede tener valor narrativo sin necesidad de estos elementos, es incuestionable que el uso de un buen setup y un payoff bien construido permite que el suceso adquiera verdadero significado y valor emocional.

No es lo mismo que te diga que un sujeto se fue de su hogar en barco, a que veas a Frodo (un personaje que constantemente ha mencionado lo roto que se siente por dentro, que has visto cómo la maldad lo ha dejado con cicatrices que ni siquiera la victoria del bien ha podido borrar) subirse a un navío que lo llevará a un paraíso donde por fin podrá obtener el descanso que se merece.

La diferencia entre un payoff y otro, es que uno tiene un setup muy trabajado y que aterriza lo que el evento en sí significa para el personaje y aquellos cercanos a él.

Sin un buen setup nunca tendrás payoffs poderosos, y sin un buen payoff tus setups se sentirán frustrantes e inconsecuentes.

¿Cómo construir un buen setup?

Como estos elementos tienen características muy particulares, te hablaré de cada uno por separado para que obtengas tips útiles para construirlos correctamente.

¡Empecemos por el setup!

Introduce a los personajes y su contexto

Es importante que, cuando construyas un setup, siempre tengas muy presente a los que serán protagonistas del payoff: los personajes.

Las decisiones de tus personajes solo pueden tener idiosincrasia y fuerza en el payoff si los construyes con cuidado y realmente ayudas a que la audiencia entienda lo que significó para ellos el resultado final de la trama o subtrama que manejaste.

Por eso debes trabajar con cuidado su personalidad, explorar su backstory y la interacción que tienen con el mundo y los otros personajes.

Presenta un conflicto y define lo que está en juego

Los setups necesitan presentar o nacer de un conflicto tanto externo como interno para los personajes, y la audiencia debe entender a fondo qué es lo se está jugando el personaje; cuáles son las consecuencias de que el setup tenga un resultado negativo o uno positivo.

Por ejemplo, en Crimen y Castigo, cuando el protagonista comete un asesinato terrible sin ser descubierto, se empiezan a reforzar un setup muy importante: la idea de que su pecado le está costando su alma.

Esa exploración permite que la audiencia se meta de lleno en el conflicto de la historia, porque entiende que el personaje se está jugando su libertad si es descubierto, pero también su entereza moral y mental si no confiesa.

Si haces esto, estarás aprovechando una de las características únicas que tiene el setup en relación con el payoff: es un elemento que PARTICIPA en la trama y su desarrollo.

¡Refuérzalo!

Si introduces setups de forma aislada, es muy probable que tu audiencia ni siquiera caiga en cuenta de que un payoff se llevó a cabo. Esto es particularmente malo si tu intención es que dicho payoff sea realmente memorable.

Es por eso que los setups deben aparecer más de una vez en la historia, asegurándose que la audiencia es capaz de reconocerlos hasta cierto punto. Esto no significa que debas crear la misma escena varias veces (aunque eso incluso puede ser una buena idea como lo demostró La Vida es Bella), pero sí significa que debes mostrar el símbolo más de una vez.

Si vemos el universo cinemático de Marvel como un todo, está claro por qué cuando el Capitán América levanta el martillo de Thor en Endgame todos nos emocionamos y casi saltamos de nuestra silla.

A lo largo de las películas se ha reforzado una y otra vez que solo aquellos “merecedores de su poder” pueden levantar el legendario Mjolnir. Incluso, hay una escena en la que todos los Avengers intentan levantar el martillo, y da la impresión de que el Capitán América es el único capaz de moverlo aunque sea un poco.

Todos esos pequeños refuerzos brincan a nuestra mente de inmediato y hacen que la escena en sí se llene de un significado que es casi imposible de explicar, pero que todos somos capaces de apreciar.

¡Es crucial tomar esto en cuenta para construir un buen setup!

¿Cómo construir un buen payoff?

En sí, es muy cierto que los mejores payoff dependen, en buena parte, de la calidad del setup que les dio vida. Sin embargo, existen setups geniales con payoffs terribles y mal construidos, y eso sucede porque hay cosas que de todas maneras necesitas entender para que tus increíbles setups tengan una recompensa a la altura de su construcción.

¡Aquí te las comparto!

No dependas de conveniencias narrativas ni crees errores argumentales

Para que un payoff puede aprovechar al máximo lo que el setup ha preparado para él, necesita enfocarse por completo en los elementos que le dan valor, ya sea el factor emocional de la escena, la importancia para el conflicto central o el valor humorístico que aporta.

Precisamente por esa necesidad, es que es pésimo crear payoffs que, al ser analizados con cuidado, terminen creando conveniencias narrativas o errores argumentales que distraen a la audiencia de lo que está sucediendo.

Por ejemplo, en la película de terror The Open House (alerta de spoilers) el payoff en el que se revela que el villano no es en realidad un fantasma, sino una persona de carne y hueso, es pésimo porque lo único que se te viene a la mente son el montón de instancias sobrenaturales que contradicen este hecho.

Es un intento de subvertir nuestras expectativas con el payoff, pero depende tanto de conveniencias narrativas y presenta tantos errores argumentales, que te saca por completo de la experiencia y pierde todo su impacto.

Relaciona el payoff con el arco de los personajes participantes

Si es cierto que los payoffs bien construidos añaden significado a la historia, entonces está claro que deben tener una relación muy cercana con uno de los elementos que, simbólicamente, tiene mayor valor en una historia: los arcos de personaje.

Dicho de otra forma, de nada te sirve un payoff que paga un setup si este no está directamente atado a el arco que el personaje participante está teniendo.

Esto es algo que queda patente en películas como The Last Jedi, que está llena de payoffs que subvierten nuestras expectativas, pero que carecen de valor porque no hay una relación entre ellos y el arco del personaje.

Por ejemplo, cuando nos enteramos que los padres de Rey son unos “borrachos que la abandonaron” y la vemos llorar, en realidad no nos importa, porque la relación de Rey con sus padres (o la falta de ella) tiene tan pocas ramificaciones en la trama y su arco de personaje, que literalmente daba lo mismo si fueran don nadies o no.

Además, el problema del personaje nunca fue que sus padres fueran gente importante, su único problema era que deseaba estar con ellos. Podían ser borrachos o reyes, y las pretensiones del personaje no tenían por qué cambiar.

Esto más bien es un ataque a la audiencia, que sí esperaba que los personajes de Rey tuvieran algo de especial para justificar sus increíbles habilidades.

El elemento está mal construido y carece de valor porque existe una incomprensión profunda del personaje y su arco, y por eso la escena no funciona sin importar el ángulo con el que la mires.

Relaciona el desenlace con la temática de la historia

Por último, tus payoffs deben ayudarte a trabajar la temática de la historia, de forma que añadan profundidad a lo que estuviste trabajando todo el tiempo.

Volviendo a El Señor de los Anillos, el momento en el que Gollum cae en el Monte del Destino con el anillo en la mano, es un payoff poético y dramático desde el punto de vista del arco del personaje y el conflicto de la obra, pero también fortalece mucho la temática que giraba en torno a las tentaciones del mal.

Gollum falla en su arco de redención y es destruido como consecuencia, proponiendo la idea de que no resistirse al mal termina siendo tu propia perdición, incluso si consigues lo que quieres.

Este es un ejemplo de cómo relacionar un payoff con tu temática te puede ayudar muchísimo a crear esa clase de momentos que la audiencia puede revisitar una y otra vez descubriendo algo nuevo en cada instancia. ¡Es lo que hace que tus historias se vuelvan inmortales!

Ejemplos de buenos set ups y payoffs

No hay mejor forma de ayudarte a entender estos conceptos que dándote algunos ejemplos de set ups y payoffs específicos. Algunos de los que te compartiré son relativamente sutiles, y otros no lo son tanto.

¡Empecemos!

1. Come piedras ­— Moana

Moana - Heihei Best Moments | The Dumbest Chicken - YouTube

Si ya viste esta gran película de Disney, entonces seguro recordarás al gracioso gallo que aparece en la historia: Hei Hei.

Ahora, quizás no recuerdes una de las escenas introductorias del personaje en la que se menciona (y muestra) su extraña fascinación con comer rocas. Este foreshadowing también actúa como un set up para dos payoffs posteriores en la historia.

El primero ocurre cuando Moana y Maui son atacados por piratas y Hei Hei complica las cosas comiéndose el corazón de Tefiti (una roca). El segundo, más significativo, ocurre en el clímax de la historia, donde Hei hei, en lugar de tragarse el corazón, lo rescata y se lo devuelve a Moana, demostrando que ha crecido al menos un poco en la historia.

Es un set up y payoff bastante sencillo que nos demuestra que no tienes que volverte loco para utilizar este concepto. ¡La simpleza también es una buena estrategia!

2. Temía que hubieras perdido el camino — Avatar: La leyenda de Aang

Aly and Kimi's The Last Airbender Fan Fic Fan Art: Zuko hugging his Uncle |  Avatar zuko, The last airbender, Avatar airbender

Una de las mejores series para niños que hay por ahí se llama Avatar, y en ella tenemos uno de los personajes más complejos y mejor construidos de las historias animadas: el príncipe Zuko.

Al inicio de la historia, este personaje actúa como el villano principal de la narrativa, persiguiendo a nuestro protagonista y poniéndolo en peligro más veces de las que podemos contar. Sin embargo, rápidamente conocemos que detrás de su personalidad orgullosa y agresiva, se esconde un individuo vulnerable y traumatizado por los abusos de su padre y el adoctrinamiento de la nación de la que forma parte.

Durante la segunda temporada, vemos a Zuko encontrar algo parecido a la redención con su tío, pero esto rápidamente se evapora cuando el príncipe cae nuevamente en la oscuridad, traiciona a su tío y casi provoca la muerte del protagonista.

Este momento es un set up brillante y complejo, para permitir que el personaje enfrente de manera directa a su padre, su nación y finalmente tome una decisión mucho más profunda y clara sobre su destino.

El momento en el que el  set up finalmente tiene su payoff, nos llega con la escena en la que Zuko se reencuentra con su tío y le pide perdón por traicionarlo:

—¿Cómo me perdonas tan fácilmente? ¡Pensé que estabas furioso conmigo!

—Nunca estuve enojado contigo. Estaba triste porque temía que hubieras perdido el camino.

Es una escena emocionante que solo tiene peso por el excelente trabajo que hicieron los escritores para llenar de idiosincrasia y valor narrativo ese reencuentro, que representa muchísimo para el arco de redención de Zuko.

Si lloraste en este capítulo, es porque el set up y el payoff no pasó desapercibido a tu corazón.

3. Soy Iron Man — Avengers: Endgame

Escena de "I Am Iron Man" de "Avengers: Endgame" recibió figura oficial

El universo cinemático de Marvel fue y es uno de los proyectos artísticos y creativos más ambiciosos de la última década (aunque Martín Scorsese no quiera admitirlo). Nos dio un mundo vivo, con personajes que interactuaban de formas complejas y repercutían entre sí más de lo que se imaginaban.

Esta fue una de las razones por las que la muerte de Iron Man en Endgame no dejó a nadie indiferente: la cantidad de set ups y payoffs que se reflejaron en esa escena fue tan grande, que la respuesta emocional de la audiencia fue simplemente inolvidable.

No voy a tocar todos esos set ups, solamente uno de los más significativos. Aquí estoy hablando del primer encuentro entre el Capitán América y Iron Man, donde Tony Stark suelta la clásica frase de: soy un genio, billonario, playboy, filántropo.

Muchos aman esa frase (con justa razón), pero a mí lo que más me cautivó de la escena fue la respuesta de Cap:

—Conozco hombres sin ninguna de esas cosas que valen diez como tú. He visto lo videos. Lo único por lo que peleas es por ti mismo. No eres el sujeto que hace el sacrificio; que se acuesta en el alambre y deja que otro se arrastre sobre él.

—Creo que simplemente cortaría el alambre.

—Siempre con una ruta de escape. Quizás no seas una amenaza, pero lo mejor es que dejes de pretender ser un héroe.

Esto es interesante porque, en el momento en el que Steve Rogers dice esto, tiene razón. En ese punto de la historia, Tony todavía necesitaba crecer como héroe y como persona.

En Endgame, su muerte representa este crecimiento en justo la clase de persona que está dispuesta a hacer el sacrificio; a morir para que otros puedan vivir.

El arco de Iron Man se cierra demostrando su transformación en un héroe. Un brillante payoff a una serie de set ups igual de geniales.

4. El eclipse — Berserk

Amazon.com: Kineticards Apocalypse Casca Muerte Miura Nihilismo Negro  Demonios Monstruos Blancos Arju Manga Gutts Gótica Anime Noir Godhand  Eclipse y Griffith Berserk | Decoración para el hogar Póster de pared :  Hogar

También puedes tener payoffs negativos, con consecuencias terribles para tus protagonitas, y justo eso es lo que nos demuestra el eclipse de Berserk, una de las escenas más oscuras y horribles alguna vez incluidas en una historia.

El set up de esta escena se construye de forma paralela con la relación entre Guts, el protagonista, y Griffith, el eventual villano que primero inicia siendo el líder y amigo del personaje principal.

Gracias a una mezcla compleja de envidia, cariño, ambición, resentimiento y poder demoníaco, Griffith traiciona a Guts de una manera terrible. Sacrifica a los demonios a toda la banda del Halcón, comete un acto innombrable sobre la amada del protagonista (que la lleva a la locura), y tortura y desfigura a este último, que en su desesperación se arranca el brazo con la esperanza de salvarse a sí mismo y a quien ama.

Esta escena es tan sangrienta y perturbadora, que fácilmente podrías creer que existe principalmente por el morbo si la vez fuera de contexto; pero si consideras lo bien que se construyó el viaje hasta ese momento, entenderías que todo tiene valor narrativo.

Es un payoff desgarrador y doloroso que nace de una serie de set ups que le permiten tener todo ese impacto emocional.

Para ser honesto, no te recomiendo que te expongas a esta historia si tienes menos de 21 años, pero si ya eres adulto (y tienes el estómago para aguantarla), te puede enseñar cosas muy valiosas sobre cómo construir set ups y payoffs.

¡Y ya llegaste al final del artículo! Espero te haya resultado interesante y hayas comprendido a fondo estos conceptos. Si fue así, tienes alguna duda o te gustaría agregar algo, ¡puedes hacerlo en los comentarios!

Publicado en Escribir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.